JULIA VASCONCELOS: LA OLÍMPICA QUE ABANDONA EL TAEWKONDO POR ABUSOS PSICOLÓGICOS Y ENGAÑOS DE SU ENTRENADOR

A finales de 2019 una historia conmovió a la opinión pública: Julia Vasconcelos, una taekwondista brasileña que había sido olímpica en los Juegos disputados en su país (=Río 2016), realizaba públicamente varias denuncias a un medio de comunicación brasileño. Duras e impactantes declaraciones que fue desgranando una por una, a cual más dolorosa.

Lo primero que hay que decir es que Julia se vio moralmente obligada a abandonar la práctica de su deporte. El entrenamiento de taekwondo, que durante años le había proporcionado las mayores satisfacciones, le llegó a resultar doloroso, y no hablamos del plano físico. Vasconceslos había llegado a ser plata en los Juegos Paramericanos de 2014, lo que la ponían a la cabeza del equipo brasileño de cara a los Juegos a disputar en casa. En Río, en efecto, compitió, aunque esa vez se fue sin medalla. Para entonces su calvario ya había empezado. Básicamente se sintió sola, en absoluto arropada y, al contrario, despreciada por su entrenador y su equipo técnico, que llegó a realizar abusos sobre ella de tipo económico y psicológico. Para empezar, el entrenador se quedaba con gran parte de las ganancias de la taewkondista y, lo que es peor, abusaba vendiendo a las deportistas las camisetas, cuando era derecho de ellas tenerlas. Su actitud llegó a ser tan rastrera que cobrara a las deportistas los billetes de los autobuses para las competiciones por el doble de precio (60 reales en lugar de 30).

Los abusos psicológicos se unieron a los económicos. Julia tuvo que pasar por el quirófano para operarse una mano y eso, entre otras causas, le provocó una depresión (una de las varias que ha sufrido). En lugar de encontrar apoyo en su entrenador y equipo, se sintió sola y el entrenador empezó a meterse con su peso. Entonces Julia padeció bulimia. La comida, en concreto el chocolate, los bollos y la pizza, eran una obsesión para ella. Compraba ese tipo de comida (no precisamente la adecuada para un deportista) y la ingería a mansalva, provocándose luego vómitos. Sin embargo, su desorden alimenticio durante las competiciones -incluyendo los Juegos de Río- era de signo contrario: apenas ingería comida, llegando sólo a 600 calorías al día consistentes en una clara de huevo y un poco de pollo. Se llegó a pasar 20 horas sin tomar líquidos durante la cita olímpica.

El mal trato moral del entrenador se manifestó también por otros derroteros: la madre de Julia se presentó en unas elecciones a concejal de su población. Como había otro que ayudaba al equipo se exigió a las deportistas, incluyéndola a ella, apoyar expresamente a dicho concejal, así que Julia no pudo hacer campaña por su madre, sino por uno de sus rivales. Si en cualquiera de los casos antes mencionados ella o alguna de sus compañeras se negaba a claudicar recibían la amenaza de quedarse fuera de poder participar en competiciones.

Julia, viendo todo el trato recibido, ha confesado que llegó a sentir miedo. Estaba claro que en esas condiciones no podía seguir, ni entrenando ni viviendo, rodeada de temores, abusos, incomodidad y depresión. Así que decidió marcharse de su país y emigró a Estados Unidos gracias a un visado de deportista de élite. Pero en Estados Unidos la vida que se ha encontrado Julia ha sido muy dura: trabaja 15 horas al día, divididas entre una obra donde trabaja de obrera y clases de taewkondo nocturnas. Las pocas horas que le quedan libres las emplea para dormir. Confiesa sentirse agotada, pero en absoluto siente vergüenza por tener que trabajar en una obra. Es el pago que ha tenido que hacer para escapar de los engaños, abusos, estafas, depresiones, bulimia, chantajes y temor provocado por su entrenador. Trabaja duro en Estados Unidos pero por fin se siente libre, según declara. “Esta libertad no se puede comprar”, ha dicho Vasconcelos, la taewkondista olímpica a la que forzaron a llegar a odiar su deporte.

Foto de Issei Kato/REUTERS

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

MARTÍN FIZ: “MI 4º PUESTO EN ATLANTA 96 FUE UN PALO PERO AHORA VEO LO DIFÍCIL QUE FUE CONSEGUIRLO”

Cuando un monstruo del atletismo como Haile Gebrselassie dice de ti que en cada carrera en la que participas, “ese día tocaba morir” es que tienes madera de gran campeón. Las palabras del campeón africano fueron dedicadas a Martín Fiz, grandísimo atleta y pluricampeón que, sin embargo, no tuvo suerte en la máxima cita deportiva: los Juegos Olímpicos.

Y es que el fondista vitoriano, conquistador de múltiples oros entre los que destacan los del Mundial y el Europeo de maratón en Gotemburgo 95 y Helsinki 94, respectivamente (además de plata en el Mundial de Atenas de 1997) se fue sin medalla al cuello en las tres ediciones olímpicas en las que participó. Y eso que los Juegos Olímpicos habían sido su sueño desde pequeño. “Era un niño que siempre soñó con ir a unos Juegos Olímpicos”, confesó el atleta a Rincón Olímpico. Completó su sueño hasta en tres ocasiones, a cual más diferente, según nos desgrana una a una: “Mi primera experiencia consistía principalmente en participar, además en mi país, en Barcelona 92. Conseguí hacerlo y participar allí. Mi siguiente experiencia fue en Atlanta, donde lo importante entonces para mí no era participar, como decía el Barón de Coubertin, sino ganar. Me quedé con esa “medalla de chocolate”, el cuarto puesto. La verdad es que para mí fue un palo, pero según van pasando los años y veo mi diploma olímpico me doy cuenta de lo difícil que es ser cuarto en unos Juegos Olímpicos. Por último corrí en los Juegos de Sidney, donde mi deseo era retirarme del olimpismo de una forma digna y lo conseguí siendo sexto”.

Foto de Paco Campos/EFE

El resultado de Atlanta le dolió especialmente al vasco: “En esa época todo un país soñaba con que un Martín Fiz, oro en el Europeo y oro en el Mundial, consiguiera la “triple corona” con una medalla en los JJ.OO. y la verdad es que siempre quedará esa espinita clavada. Ya no se puede dar la vuelta a la historia y he de conformarme con ese diploma olímpico”. Los que no vivieron esa época no serán conscientes de lo mucho que se esperaba y se exigía de él, en el momento culmen de su carrera. No obstante, nos confesó no haber sentido presión debido al control mental que tuvo: “La balanza de un deportista de élite tiene que estar muy equilibrada: 49% físico y 51% mental. La única carrera en la que me he retirado en mi vida fue en una maratón en la que no fui mentalmente bien preparado. Las cargas motivacionales de tener que ganar son bastante difíciles y hay que ir muy compensado. Yo creo que el trabajo mental es el que te lleva a conseguir grandes triunfos o a quedarte bloqueado”.

Martín Fiz, maratoneta excelso que sin embargo no comenzó su carrera en esa distancia, sino en otras más cortas, llegando a afirmar que “mi sueño era ir a unos Juegos Olímpicos corriendo los 1.500m”. Y añade: “Nunca supe que iba a ser maratoniano. Me pasé a la maratón, que me ha enseñado todo. Es una distancia que llevo en los genes”. Pero antes de hacerlo corrió, con éxitos varios, los 3.000 obstáculos, los 5.000 (distancia con la que fue olímpico por primera vez, en los Juegos de Barcelona 92), cross-country…Los de Barcelona, por cierto, fueron unos Juegos indudablemente especiales para él al celebrarse en su país y por suponer su primera experiencia olímpica: “Para mí lo importante era pisar el tartán del anillo olímpico de Montjuïc pero también para mí era importante era codearme y convivir con los que eran mis grandes ídolos. Fue un gran sueño estar en la villa olímpica y en el anillo olímpico”. Y continúa el fondista: “Sufrí diferentes sensaciones en cada edición olímpica. No me importó que Atlanta estuviera mal organizado -que sí que estuvo mal organizado-, pero para mí lo importante era ganar una medalla. Me inhibí de toda la negatividad que rodeaba esos Juegos”.

Aun habiendo conseguido lo máximo en todas las grandes competiciones internacionales e irse sin medalla alguna en los Juegos Olímpicos Fiz insiste en la importancia de éstos en todo deportista: “Ir a unos Juegos Olímpicos es lo que sueña cualquier deportista, incluso Miguel Induráin o los jugadores de la NBA, gente para la que en principio los JJ. OO. no es la competición más importante, como niños que han sido, sueñan con los Juegos Olímpicos”. Porque unos Juegos suponen, entre otras cosas, “ver a tus ídolos y que ellos mismos te vean a ti como a un igual, algo que sólo se da en unos Juegos. Allí todos somos una familia”. Aunque no consiguiera una medalla olímpica, o precisamente por eso, Martín Fiz representa los valores del olimpismo y la importancia que, como deportista de élite, les concede, algo incomparable aunque se haya ganado todo lo demás.

Publicado en Entrevistas | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

ETIENE STOTT: EL CAMPEÓN OLÍMPICO CONDENADO POR SU ACTIVISMO EN DEFENSA DEL PLANETA

Etienne Stott pertenece a esa clase de campeones que “utilizan”, si se permite el término, su fama de éxitos deportivos para otras causas mayores. El británico, nacido en Nottingham, causó una de las más inesperadas y agradables sorpresas al público local durante los Juegos de Londres de 2012. Stott formaba parte, junto a su compañero Tim Baillie, de uno de los dúos británicos en la final de C2 de piragüismo en aguas bravas que se disputaba en Lee Valley. Si Stott ni Baillie esperaban el resultado final, que les condujo al oro. No es de extrañar, puesto que habían accedido al último puesto posible de la final. Por lo tanto, salieron en la misma en primer lugar por realizarse las bajadas en sentido inverso. Completaron el recorrido en 106. 41 segundos. Ningún otro equipo mejoró ese tiempo, así que se colgaron una en absoluto esperada medalla de oro al cuello.

Etienne Stott se había iniciado en el mundo de la piragua en una categoría bien distinta: el K1, pero en 2005 se cambió a la que se convertiría en su modalidad definitiva: el C2. Desde 2009 había conseguido medallas en campeonatos de Europa y del mundo, pero siempre subiendo al tercer cajón del podio, excepto en el Europeo de 2009 disputado en su localidad natal, en el que se hizo con la plata. Hacer un buen puesto en los Juegos de Londres a priori se veía factible, pero no tras la semifinal, que le colocaba -junto a su compañero- en el último puesto de los finalistas. Por eso los adjetivos con los que calificó Stott su oro olímpico se sitúan en el mismo sentido: “sorpresivo”, “inesperado” e incluso “una locura”. Stott y Baillie siguieron juntos un año más pero su racha de victorias se frenó. En 2015 cambiaría de pareja para pasar a competir con Mark Proctor durante un año, hasta la retirada final en 2016. Pero no es únicamente de su sorpresivo oro el aspecto que más nos interesa de Etienne Stott.

Ya durante su época de deportista pero aún más tras su retirada el inglés se decantó por unos hábitos de vida (y, sobre todo, alimentación) saludables y sostenibles. Su concienciación con lo que estamos haciendo con el planeta caló hondo en el piragüista y pasó a formar parte del grupo ambientalista Extinction Rebellion, que actúa activamente en actos por la defensa del planeta. Su propósito es concienciar, no solo a la sociedad en general, sino particularmente a los gobernantes, en cuyas manos está el poder de decisión de asuntos que pueden hacer cambiar el planeta. En numerosas ocasiones Etienne Stott ha dado charlas, ha concedido entrevistas sobre el tema y se ha manifestado públicamente para hacer una llamada de atención, de emergencia incluso, sobre el devenir del planeta. De su boca han salido afirmaciones como “Estamos consumiendo la Tierra y convirtiéndola en dinero”. El piragüista confiesa que su interés por el medio ambiente empezó siendo deportista ya que su especialidad se realiza al aire libre. Ya en 2010 entró a formar parte de otro grupo ambientalista, pero su compromiso ha aumentado una vez retirado. Primero pasó a convertirse en vegetariano, más tarde vegano, pero su principal contribución a la causa es el activismo en manifestaciones, siempre pacíficas. A finales de 2018 entró en conocimiento de las ideas del grupo Extinction Rebellion, con las que comulgó de inmediato, y entró a la acción participando en manifestaciones que le han llevado finalmente a ser incluso detenido y sentenciado. Pero vayamos por partes.

Foto: PA

Este campeón olímpico es consciente de que, al haberse proclamado campeón olímpico, pesaba en él cierta responsabilidad que él ha asumido. En primer lugar, la de promocionar su deporte y facilitar el acceso a los niños. Desde un primer momento asumió su papel en el legado olímpico de Londres 2012. Además de que su mero triunfo haya inspirado a futuros practicantes, Etienne enseña a niños en la pista olímpica de Lee Valley y les adentra en su modalidad, la menos accesible dentro del piragüismo. Pero su concienciación sobre la responsabilidad que tiene un campeón olímpico va más allá. Consciente de que su voz puede tener más resonancia por el hecho de ser campeón olímpico, la alza para llamar la atención sobre lo que denomina “emergencia”. Considera que su “sentido del deber” le obliga a no quedarse ni callado ni parado. Salvaguardar el futuro es lo que le mueve. “Estoy comprometido a hacer todo lo que pueda hacer”, ha declarado en alguna ocasión. La visibilidad que le da su éxito olímpico y el convencimiento de que lo que hace es “por la totalidad del planeta”. Aunque reconoce que entrar en acción puede afectar su vida -algo que, como veremos, se ha producido- está convencido de que “lo que no es correcto es no entrar en acción”. No obstante, el manifestarse -pacíficamente- en abril de 2019 en el puente de Waterloo, junto a otros compañeros, condujo a su arresto por “obstruir deliberadamente la vía pública” en contra del reglamento municipal. Aunque fue liberado, se inició una investigación que se desarrolló posteriormente en juicio, donde se le consideró culpable. Y eso que el juez a cargo declaró sentirse “impresionado” por Etienne Stott y su compromiso con el planeta. Pese a ello, el campeón olímpico fue condenado a nueve meses de libertad condicional y pagar una multa de 350 euros.

Stott no lamenta su participación : “Como olímpico y como deportista sé el papel de modelo que tengo para los niños, a los que suelo visitar en sus escuelas, pero soy consciente del futuro incierto que tienen. No puedo mentirles sobre la situación del planeta. Quiero usar inteligentemente la plataforma desde la que ocupo un puesto privilegiado”, ha declarado.

Etienne Stott, un campeón concienciado. Embajador de su deporte y de la defensa del planeta.

Foto del Comité Olímpico Británico

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

AMY PURDY: LA PARATLETA QUE SUPERA REVÉS VITAL TRAS REVÉS

Positividad ante la adversidad. Esa es Amy Purdy, una de las mejores riders de snowboard cross paralímpico del mundo. Cuando alguien como Oprah Winfrey la considera como su heroína es que Amy Purdy tiene algo especial. Amy ha podido con todo a lo que se ha afrontado, pese a sufrir a los 19 años el mayor tortazo que le dio la vida y ahora, cuando lo tenía todo superado, afronta un nuevo revés. Pero conozcamos mejor a esta tres veces medallista en snowboard en Juegos Paralímpicos.

Amy, nacida en Las Vegas, practicaba diversos deportes siendo desde siempre muy activa. A los 19 contrae una enfermedad que al principio creía una simple gripe. Su situación empeoró y acudió de urgencia al hospital: estaba sufriendo un choque séptico. Lo que tenía en realidad era una meningitis bacteriana que había afectado a su sistema circulatorio, provocando una infección que llegó al citado choque séptico. Cuando entró en el hospital los médicos le dieron un 2% de posibilidades de salvar su vida. Había que actuar rápido, teniendo que amputarle ambas piernas -debido a la falta de circulación- y los dos riñones, además de su bazo. Amy había entrado en choque séptico en menos de 24 horas desde que se inflamara su infección. Dos años más tarde, justo a punto de cumplir los 21 años, a Amy le fue trasplantado uno de los riñones de su padre.

Foto de Getty Images

La joven nunca se dio por vencida. Le colocaron unas piernas protésicas y tan solo siete meses más tarde ya empezó a hacer snowboard con ellas. Pasados otros nueve meses ya se subía al podio en una competición. Purdy demostró desde un comienzo ser una atleta dotada, así que, en buena lógica, los éxitos en las mayores pruebas internacionales de snowboard paralímpico fueron cayendo a su favor. En los Juegos Paralímpicos de Sochi ya obtuvo el bronce, mientras que en Pyeongchang conseguiría una plata y un bronce.

El snowboard se quedó corto para Amy, que volvió a su trabajo anterior a la enfermedad como terapeuta de masajes, a lo que sumó trabajos como modelo, actriz y apariciones múltiplas en televisión. Encandiló a América llegando a la final de la versión local de “Bailando con las estrellas” donde, con sus dos prótesis, no tenía nada que envidiar al resto de participantes. También tomó parte en el reality de aventuras por el mundo “Amazing Race” y en otros muchos programas, así como protagonizando un anuncio que se proyectó en la Super Bowl de 2015 o participando en un vídeo de Madonna. Más importante que eso ha sido su labor dando charlas motivacionales, realizando discursos memorables, escribiendo el libro de su historia titulado “On My Own Two Feet” (=En mis dos pies), un libro que se convirtió en todo un best-seller. Ello ha hecho que se la incluyera en la lista de los 100 visionarios y líderes influyentes. Incluso más: Amy ha cofundado la O.N.G. Adaptive Action Sports, dedicada a personas con discapacidades físicas que quieren practicar deportes de acción (como el snowboard, el skateboard o el suf, deporte éste, por cierto, con el también se ha atrevido recientemente Amy), así como en música y otras artes.

Pues bien, esta dotada deportista e inspiradora vocacional ha sufrido hace pocos meses otro tortazo de la vida que ella considera ser más duro que el que cambió su existencia a los 19 años. A consecuencia de su ritmo de vida, sus prótesis y su sistema circulatorio han sufrido hasta provocarla un coágulo masivo de sangre. La actividad imparable durante 12-18 horas al día con las prótesis ha degenerado en esta situación. El coágulo se extendió desde su cadera hasta el final de su pierna izquierda. Los médicos la pusieron ante una encrucijada: o salvaba su (único) riñón o la pierna. Más tarde cambió de médico y encontró uno nuevo que le realizó un catéter en la pierna que solucionó el coágulo, eso sí, sufriendo horribles dolores durante 24 horas. Después de tres meses de recuperación se colocó de nuevo la prótesis en la pierna izquierda: ésta se volvió morada. Sus arterias habían disminuido. Nuevo periodo de recuperación usando una cámara hiperbárica durante semanas. Cinco operaciones y el método de recuperación no han servido aún para que Amy pueda volver a colocarse su prótesis izquierda, lo que cambiaría totalmente su vida, una vez más. Es posible que nunca más pueda usarla. Sin embargo, la propia Amy ha publicado en su cuenta de Instagram un mensaje esperanzador que vuelve a mostrar su carácter positivo: “No importa los retos a los que te enfrentes no te rindas porque nunca sabes lo que el mundo tiene para ti. Cuando perdí las piernas pensé que mi vida se había acabado pero no sabía entonces que justo estaba apenas empezando”. Ese es sólo uno de los muchos mensajes inspiracionales que inundan su cuenta de Instagram.

Aún más importante que su nombramiento, por parte del COI, de ser una de las 15 paratletas más fuertes del mundo, es el espejo a seguir que supone con su lucha personal constante, todo un ejemplo para el resto de nosotros, los mortales lejos de la excepcionalidad que supone alguien como ella.

Publicado en Paralímpicos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

ESTADIOS OLÍMPICOS 5: EL MELBOURNE CRICKET GROUND DE LOS JUEGOS DE 1956

El estadio donde tuvieron lugar las ceremonias de apertura y clausura, las pruebas de atletismo y las finales de fútbol y de hockey hierba durante los Juegos Olímpicos de Melbourne en 1956 resulta ser el estadio deportivo más grande del hemisferio sur, además del décimo de todo el mundo y el mayor dedicado al cricket. Porque su nombre real es el Melbourne Cricket Ground (también conocido MCG o sólo “The G”) y para esta modalidad deportiva fue construido en el ya lejano 1853. Huelga decir que desde entonces ha sufrido numerosas renovaciones, sobre todo para ser sede de los citados Juegos Olímpicos, así como los de la Commonwealth de 2006 y dos Copas del Mundo de cricket: las disputadas en 1992 y en 2015.

Es imposible mencionar todos los grandes momentos deportivos que de los que ha sido testigo este estadio, especialmente en el deporte del cricket, pero además ha albergado encuentros del muy popular en su país fútbol australiano, así como de rugby. Como todo gran recinto deportivo también ha albergado conciertos y otros eventos de importancia, como ceremonias religiosas del Papa Juan Pablo II o del en su momento afamado pastor evangelista Billy Graham. Además es sede del Museo Nacional del Deporte. El conjunto de todo ello y más han hecho que se le considere un punto de referencia indiscutible de la ciudad y ha sido incluido en la lista de Patrimonio Nacional Australiano.

En cuanto a la historia de su construcción, sus gradas de madera iniciales de 1854 vieron cómo se ampliaban a otros 6.000 asientos en 1861, siendo ampliado sucesivamente a partir de la década siguiente. Como dato curioso decir que su grada inicial fue vendida y sustituida por una de piedra, siendo el por entonces Príncipe de Gales el príncipe Alberto Víctor el que colocó la primera piedra. El estadio fue aumentando su capacidad hasta llegar a los 120.000 espectadores en los Juegos de 1956, aunque la cifra se revisó posteriormente bajándola a 103.000 espectadores.

Durante la II Guerra Mundial el gobierno requisó el estadio para usos militares, siendo ocupado desde 1942 a 1945 por fuerzas aéreas de los ejércitos de Estados Unidos, Australia, los marine estadounidenses y finalmente de nuevo por la fuerza aérea australiana. Llegó a albergar a 200.000 militares.

Estatua de Shirley Strickland en las afueras del estadio

Y llegó la cita olímpica. No estuvo claro si usar este estadio como sede principal de los Juegos en un principio. La polémica en la elección de la instalación definitiva llegó a causar casi el traslado de la celebración de los Juegos a otra ciudad, pues diferentes fuerzas políticas se decantaban por distintos estadios, pero finalmente la polémica se resolvió con la elección del Melbourne Cricket Ground.

El estadio vio durante los históricos juegos los triunfos de la velocista local Betty Cuthbert, que ganó tres oros. Ella fue la atleta local más exitosa en esos Juegos. Pero no sólo fue testigo de las pruebas de atletismo este estadio. También tuvo la oportunidad de batir todo un récord Guinness de espectadores para un partido de béisbol cuando 114.000 estuvieron presentes en el partido de exhibición, durante los Juegos, que enfrentó a la selección australiana y a una compuesta por militares de Estados Unidos. También se realizó aquí una exhibición, como deporte de demostración, del fútbol australiano. Entre los jugadores convocados estaba Lindsay Gaze, que posteriormente llegó a disputar tres ediciones olímpicas…pero en el deporte del baloncesto.

El uso olímpico del estadio de Melbourne no finalizó una vez acabados sus Juegos, pues en la edición disputada en Sidney en 2000 albergó partidos de fútbol.

Estatua de Betty Cuthbert

La lista de récords que ostenta este estadio es casi infinita. Por citar sólo algunos: posee los focos más altos del mundo; contiene las primeras pantallas electrónicas del mundo; en las pantallas de este estadio se mostraron por primera vez repeticiones al momento (en pantallas a color) de jugadas y un largo etcétera.

Alrededor del estadio podemos encontrar una serie de estatuas dedicadas a los mejores deportistas australianos, en diversos deportes, como el cricket, fútbol australiano o atletismo.

 

 

 

 

Publicado en Estadios Olímpicos | Etiquetado , , | Deja un comentario

MIRIAM BLASCO: “ME PLANTEÉ NO IR A BARCELONA 92 POR LA MUERTE DE MI ENTRENADOR, PERO QUISE GANAR POR ÉL. ESO ME DIO MÁS FUERZA”

La judoca Miriam Blasco entró en la historia del olimpismo español al convertirse en la primera mujer de su país en alcanzar el oro olímpico. Aunque parezca mentira, ella misma no fue consciente de este hecho hasta más tarde, según confesó a Rincón Olimpico en esta entrevista exclusiva: lo supe después y me alegro de no haberlo sabido porque, si no, me habría generado más presión”. El mérito fue doble, porque en la edición olímpica anterior Miriam sólo había obtenido como mayor logro el campeonato nacional. Sin embargo, viéndo los Juegos de Seúl 88 con avidez por televisión desde casa ya por entonces su entrenador -el malogrado Sergio Cardell- le espetó: “Miriam, yo creo que podemos preparar los Juegos y ganarlos”. Ella, un tanto atónita en ese momento, aceptó el reto y fue a por ello.

En Barcelona 92 no sólo estuvo, sino que ganó, aunque su presencia estuvo en el aire debido a la repentina muerte de su entrenador en un accidente,  pero quizás eso le produjo el impulso final que necesitaba: “Yo iba un poco con el hándicap de la muerte de mi entrenador antes de los Juegos, pero también de una forma u otra quería ganar por él. Eso me dio mucha más fuerza”. Ganar el oro, el primer oro olímpico personal y, en general, de cualquier deportista española, fue además especial por producirse en casa: “El ambiente fue impresionante. Imagínate a todo un país apoyando, un polideportivo entero chillando tu nombre, es precioso. La inauguración de los Juegos con el entonces príncipe de abanderado…fue maravilloso. A mí el competir en España me gustó, aunque es verdad que hubo compañeros de equipo que les fue mal porque se sentían muy presionados por estar en tu país y ser el foco de atención, pero para mí fue todo lo contrario: eso me dio una energía más”. Más emoción tuvo incluso el colofón de la competición, con el público volcado con ella y con su recién fallecido entrenador: “Fue muy emotivo y muy, muy bonito cuando todo el público del pabellón coreaba su nombre. Las semanas previas a los Juegos fueron muy duras”, incluso -como dijimos- se planteó no acudir a los Juegos: “En un momento dado no quería ir a los Juegos, pero luego tuve la suerte de tener a José Arruza, mi psicólogo y preparador físico, que tomó las riendas. Yo creo que sin él no lo hubiera conseguido. Se lo tengo que agradecer”. A Miriam se le pone una sonrisa en la cara al recordar su hito de Barcelona 92, aunque confiese que “han pasado tantos años que ahora lo pienso y parece que fue un sueño, no parece ni real. Fue muy bonito”.

No fue tan inesperada su victoria, ni mucho menos, puesto que “venía de ser campeona del mundo. Siempre me he planteado cada competición como algo diferente. Cada competición es un sorteo nuevo, una gente nueva y un día diferente. A mí siempre me ha gustado la presión, yo he disfrutado mucho. Siempre he sido mucho mejor compitiendo que entrenando”.

En su modestia, confiesa que nunca se ha sentido una pionera: “Lo he vivido como las mujeres de Barcelona y como Blanca Fernández-Ochoa. Para mí ella fue un referente, la que abrió la puerta ese mismo año a las mujeres olímpicas. Siempre he pensado en Blanca y las mujeres de Barcelona 92, que fuimos las que abrimos las puertas al deporte femenino”. Pero sí reconoce que ellas, las mujeres que abrieron brecha, lo tuvieron más difícil que en las circunstancias actuales: “Había menos recursos, otras condiciones, era diferente. Cuando veo que ahora se quejan digo “No habéis vivido nuestra etapa”. Posteriormente ha vivido éxitos olímpicos, pero en su faceta de entrenadora de dos medallistas (ambas en los Juegos de Atlanta 96): Isabel Fernández y Yolanda Soler: “Me ha gustado mucho ser entrenadora. Fue una etapa de mi vida muy bonita, poder transmitir todo lo que has aprendido. Creo que fue una etapa bonita porque no lo hice mal, ahí están los resultados. Como entrenadora pasaba muchos más nervios, porque yo controlo los míos pero cuando ves algo que tienen que hacer y desde fuera ves que no se hace como tú crees que tienen que hacer es más duro vivirlo”.

Lo curioso es que Miriam Blasco se inició en el deporte que la encumbró de la manera más casual posible: por “culpa” del resultado de un sorteo: “Éramos una familia de nueve hermanos, ocho chicas y un chico. Mi padre mandó dos a judo, dos a baloncesto, dos a atletismo. A mí me tocó el judo por sorteo, pero me enamoré de este deporte desde el primer momento”. Hay que agradecer a la suerte que, por una vez, atinara tan de pleno.

Publicado en Entrevistas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

JAKKRIT PANICHPATIKUM: EL TIRADOR OLÍMPICO ASESINADO POR ENCARGO DE SU SUEGRA

Juegos Olímpicos de Londres 2012. Participa en el deporte del tiro olímpico por Tailandia Jakkrit Panichpatikum. Lo hace en tres modalidades, quedando en puestos modestos en todas ellas: 37º en la de pistola de aire 10 metros; 14º en la de pistola 50 metros y 15º en pistola rápida de fuego 25 metros. ¿Por qué hablamos de él, entonces? Desgraciadamente, no por algo que tenga que ver con su carrera olímpica y ni tan siquiera deportiva. Panichpatikum saltó a la luz pública meses más tarde al ser asesinado y, sobre todo, por las circunstancias de su asesinato.

El 19 de octubre de 2013 el tirador iba en su coche cuando, de improviso, fue asaltado por dos personas en moto las cuales le dispararon hasta tres veces en pecho y abdomen. Jakkrit murió casi enseguida, camino del hospital. El asunto empieza a enredarse a partir de entonces. La policía tailandesa pensó en un primer momento que el asesinato se había debido a un ajuste de cuentas por asuntos de juego o drogas, pero asimismo sospecharon que la causa podría deberse a un asunto pasional. En efecto, pasadas tres semanas saltó la bomba: la suegra del tirador olímpico habría sido la encargada de contratar a los asesinos materiales. Fue otra mujer la que se puso en contacto con la policía para dar el dato. Se trataba de una paciente de la mujer de Panichpatikum, médico de profesión. Dicha paciente habría sido la que habría ejercido de contacto entre la suegra y los matones por intermediación también de un abogado, cerebro del asesinato.

La esposa y la suegra del tirador. Foto de Apichit Jinakul

Los sicarios fueron hallados y detenidos. Y entonces llegó otro de los momentos cumbres: en plena transmisión televisiva en directo el 11 de noviembre la suegra del deportista confesó haber encargado la muerte de su yerno. ¿Motivos? Los malos tratos que éste ejercía sobre su mujer. La investigación que siguió encontró ciertos los maltratos. Llegaron a ser de tal calibre que incluso Jakkrit había llegado a amenazar con un arma a su mujer, a la vez que la insultaba -en presencia de su suegra-. Los maltratos, realizados durante los seis años de matrimonio, habrían causado también el aborto natural del tercer hijo de la pareja. Desde que acabaron los Juegos de Londres la esposa del tirador había notado que Jakkrit había estado usando drogas duras y sus abusos hacia ella habían aumentado. Llegó a ser arrestado y acusado de intento de asesinato, asalto, posesión ilegal de armas de fuego, comisión de actos violentos, resistencia al arresto, resistencia a un análisis de sangre para determinar si había usado drogas y, por último, intimidación a testigos. Así las gastaba el tirador olímpico (lo cual no justifica su asesinato, dejémoslo claro).

Todo hacía prever que el asunto, ya de por sí enredado, acabaría ahí, tras la confesión de la suegra, con la detención de la misma y los sicarios, pero judicialmente se complicó. Desde el primer momento la suegra negó el conocimiento de su hija del plan, pero el juez no la creyó. Nitiwadee (que así se llamaba la ya viuda de Jakkrit) fue acusada de haber organizado el crimen debido a los continuos malos tratos recibidos. Es más: el 19 de diciembre de 2016 fue sentenciada a la pena de muerte, ella y el abogado Santi Thongsem por mediar en el contrato de los dos sicarios. Éstos fueron condenados a cadena perpetua.

Tenemos que volver al pasado para seguir explicando el enredo. Como hemos dicho, Jakkrit llegó a ser arrestado en su día (de hecho, en el momento de su muerte se encontraba en libertad bajo fianza). El tirador, al salir de la cárcel, encontró en falta algunas de sus acciones guardadas en su caja de seguridad personal, acusando a su esposa del robo mientras él estaba prisionero. Nitiwadee lo negó todo, alegando que el contenido pertenecía a los dos en conjunto y que también ella poseía una llave. La mujer contó además que se llevó las acciones porque, estando arrestado, Jakkrit la había amenazado con que sacaría todo de la caja fuerte y lo gastaría en otra mujer. En septiembre de 2013 hubo un intento público de arreglar las cosas en la pareja, con posado incluido de ambos con un ramo de flores. Eso ocurrió un mes antes del asesinato. Un asesinato al que Nitiwadee acudió presta -avisada por una persona de servicio de la pareja- intentando resucitar el ya cadáver de su marido. Pero, como hemos visto, el juez consideró que Nitiwadee había sido el cerebro del crimen.

No acabó aquí esta crónica negra. La lentitud de la justicia salvó la vida de Niriwadee. El Tribunal de Apelación exculpó a la doctora Nitiwadee…y pasó a acusar en firme a su madre. Habían pasado ya cinco años desde el crimen y no se habían encontrado pruebas concluyentes hacia la esposa del tirador, pero sí se determinó que su suegra había sido la encargada de idear el asesinato. La sentenciaron a la pena de muerte, que rebajaron a cadena perpetua por los útiles testimonios que había aportado. Sí que se sentenció a muerte al abogado que hizo las labores de intermediario, mientras que los autores materiales compartirían el mismo destino que la suegra.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

MOMENTOS OLÍMPICOS MÁGICOS 76: AVALANCHA DE POSITIVOS POR DOPAJE EN LA FINAL FEMENINA DE 1.500 DE LONDRES 2012

Londres, Juegos Olímpicos de 2012. 10 de agosto. Estadio Olímpico. Lisa Dobriskey, británica, acaba de finalizar en décimo lugar en la carrera femenina de los 1.500 metros. Nada más cruzar la meta declara a los reporteros: “No siento que haya competido al mismo nivel con todas las atletas presentes”. No se refería precisamente a la forma física o mental, sino que apuntaba, indirectamente, a que algunas de sus rivales habían corrido dopadas. Otras corredoras compatriotas suyas que habían participado en esa prueba coincidían en su sensación pero, preguntadas por la Federación Internacional de Atletismo sobre si tenían pruebas no pudieron presentar ninguna, así que su frustración, ante su propio público, continuó. La propia Dobriskey ya había advertido a la IAAF tras la prueba de la Liga de Diamantes de París sus sospechas aportando un clarificador dato: las marcas de la turca Asli Çakır Alptekin  y la marroquí Mariem Alaoui Selsuli eran mejores incluso de cuando corrían dopadas (ambas ya habían sido sancionadas previamente por dopaje). Pero sin pruebas no prosperaron en su totalidad las “sensaciones” y temores de la británica. El tiempo le ha dado la razón. (Sí que hay que decir que se prohibió a la marroquí participar en los Juegos de Londres al probarse haber corrido dopada en esa prueba de la Diamond League).

La final olímpica femenina de los 1.500 de Londres resultó ser tan sucia que superó a la que durante años había sido considerada la más tramposa de la historia olímpica: la de los 100m masculinos de Seúl 88 de infausto recuerdo. Sólo un dato: seis de las nueve primeras en cruzar la meta -y cuatro de las cinco primeras- dieron positivo en algún momento de su carrera. Vayamos por partes, de la primera a la novena:

-La inicial ganadora fue la ya mencionada turca Asli Çakır Alptekin. Ya había cumplido dos años de sanción de 2004 a 2006. Pasado un año de los Juegos de Londres cometió una nueva infracción, en este caso por violaciones en su pasaporte biológico. Como se trataba de su segunda sanción esta última fue de ocho años y se le despojó de su oro de Londres.

-Otra turca, Gamze Bulut, cruzó la meta en segundo lugar. Ya en semifinales mejoró su marca personal. Con posterioridad a los Juegos se la suspendió cuatro años debido a irregularidades en su pasaporte biológico. Durante bastante tiempo no se decidió si despojarla de su medalla de plata, pero finalmente se la despojó de ella, así como de la conseguida en el Europeo y de todos los resultados y récords obtenidos de 2012 a 2016.

-La rusa Tatiana Tomashova, una veterana ya que había sido dos veces campeona del mundo de la distancia, fue cuarta en cruzar la meta en Londres. Antes de los Juegos había sido sancionada por dos años por “sustitución fraudulenta de orina” antes de un análisis de dopaje.

Abeba Aregawi, de Etiopía, llegó quinta tras la rusa. Más adelante fue descubierta positivo en un análisis antidopaje.

-La bielorrusa Natallia Kareiva acabó en séptimo lugar. Fue sancionada en 2014 de nuevo por irregularidades en su pasaporte biológico y se anuló su resultado en los Juegos de Londres.

Ekaterina Kostetskaya, de Rusia, fue novena. Dos años después recibió una sanción de dos años por dopaje durante el Mundial de 2011. Ello provocó la descalificación de su puesto olímpico.

El podio que nunca tuvo que haber sido. Foto de Getty Images

Esta es la ominosa lista de tramposas que participaron en la final de marras. ¿Quién quedaba libre de sospecha? Las siguientes damnificadas:

Maryam Yusuf Jamal. Tercera. De origen etíope, corría por Baréin, pese a haber pedido asilo político en Suiza. Nunca falló un análisis antidopaje. En 2007 y 2009 se había proclamado campeona del mundo. Se subió al podio de Londres en tercer lugar, portando la medalla de bronce, cuando en realidad tendría que haberlo hecho como campeona en el escalón más alto.

Shannon Rowbury, de Estados Unidos. Cruzó en sexto lugar la línea de meta. Tampoco ha fallado nunca en un análisis de dopaje. Es una de las mayores perjudicadas ya que debería haber recibido la medalla de plata, pero simplemente se la ascendió dos puestos, hasta el cuarto.

Lucia Klocová, eslovaca. Acabó octava en la final. Nunca ha dado positivo. Después de Londres, que suponían sus terceros Juegos, se pasó a la distancia de 800m. Debía de habérsele adjudicado la medalla de bronce, pero sólo se le otorgó un quinto puesto final.

El resto de participantes, entre las que se encuentran la mencionada británica Lisa Dobriskey, apenas ascendieron pocos puestos tras el reajuste final de la clasificación.

¿Qué ocurrió con el reparto final de medallas? Sólo se despojó a las dos turcas (primera y segunda) de sus metales, ascendiendo la de Baréin del tercer al primer puesto. Irónicamente, se promocionó a la rusa Tomashova, que había sido cuarta y había demostrado ser una tramposa,  y recibió el regalo de una medalla de plata olímpica. Parecido caso el de la etíope Aregawi, que de quinta pasó a obtener una medalla de bronce. Como hemos dicho antes, Aregawi fue descubierta con posterioridad positivo en dopaje pero no se le quitó la medalla que se le había concedido.

¿Resultado final? Una de las carreras más sucias y tramposas de la historia, donde ni siquiera con el paso del tiempo y los acontecimientos posteriores se ha acabado de hacer justicia del todo. Ello ha provocado la impotencia del resto de corredoras “limpias”. No solo la británica Dobriskey ha manifestado su desesperación. La estadounidense Rowbory (quizá la más perjudicada) declaró sentirse “sin fuerzas para retar al resto de corredoras tramposas”. Pasados los años siguen recordando el momento con tristeza y rabia, al verse compitiendo no en igualdad de condiciones. Incluso nombran una palabra que las une: lo que sienten es “humillación”. Y lo peor es que, ni con el paso del tiempo, la situación se ha corregido ni se ha hecho justicia.

Foto de AFP

Publicado en Momentos Olímpicos Mágicos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

KATIE UHLAENDER: EJEMPLO DE PERSEVERANCIA ANTE LA ADVERSIDAD

Lo que ha tenido que sufrir la cuatro veces olímpica Katie Uhlaender sólo lo sabe ella y nosotros únicamente podemos percibirlo desde la distancia. Esta hija de un notorio primero jugador y luego entrenador de béisbol (Ted Uhlaender, cuya repentina muerte le afectó, llevando desde entonces su anillo de campeón a modo de collar en su cuello), ha pasado por todo tipo de infortunios. Empecemos con las lesiones: ni más ni menos que doce graves ¡y ninguna causada por el -aparentemente- peligroso deporte del skeleton!. En realidad Katie ha sido siempre una persona inquieta que ha practicado no solo diferentes deportes, sino también otras actividades como la fotografía o el baile y han sido estas actividades las que le han provocado lesión tras lesión (con sus correspondientes operaciones). A saber: en el tobillo izquierdo, haciendo fotos en la montaña; nueva operación un par de meses más tarde en ese pie para quitar uno de sus huesos; en la rodilla derecha, probándose en el deporte del esquí; en su rótula izquierda a consecuencia de un accidente con una motonieve; nueva operación en la rótula dañada meses más tarde; de nuevo en la misma rótula, al poco, por forzarla bailando antes de tiempo; en la cadera izquierda, que se había osificado y le faltaba tejido; en su tobillo izquierdo, nunca curado del todo, corriendo; operación en su estómago, tras sufrir fuertes fiebres, perder el apetito y tener alucinaciones. Fue ese el peor momento de su vida, una vida que dio entonces por perdida. Afirmó después haber estado segura de dos cosas: que iba a morir y que había tenido una vida plena; y, finalmente, operación en su hígado, al contraer una enfermedad autoinmune y que también la puso en grave riesgo vital.

Foto de Natacha Pisarenko/AP

Si piensan que toda esa lista de desdichas han sido las únicas que ha tenido que soportar esta deportista se equivocan: durante la enfermedad de su hígado sufrió un varapalo moral importante al encontrar ella misma el cadáver de su mejor amigo, el campeón olímpico Steven Holcomb , durante una concentración de las selecciones de deportes de invierno de Estados Unidos (Holcomb era campeón en bobsleigh, deporte muy unido al skeleton, cuyas competiciones se realizan en paralelo). Holcomb había sido siempre un pilar en su carrera, la persona que más ánimos le daba y en quien podía confiar. Su repentina e inesperada muerte mientras dormía afectó a Uhlaender en gran medida, hasta el punto de descentrarla en la cita olímpica de Pyeongchang que tuvo lugar meses más tarde. Tampoco ayudó la aparición imprevista en la localidad surcoreana de su madre, con la que llevaba cuatro años sin estar en contacto. Afectada mentalmente, Katie completó en Pyeongchang su peor clasificación (13ª) en unos Juegos Olímpicos, tras ser sexta en los de Turín 2006, 11ª en Vancouver 2010 y cuarta en Sochi 2014, este último, otro de los varapalos que le ha dado la vida.

Ser cuarto -y en la máxima cita deportiva- ya es de por sí traumático, pero la cosa se agrava si se tiene la convicción de que, en justicia, habría que estar en el podio. En efecto, la tercera clasificada -y, en consecuencia, medallista de bronce- fue la rusa Elena Nikitina. Siempre se sospechó de la limpieza de su competición, más teniendo en cuenta que fue en los Juegos de Sochi, donde toda participación rusa estuvo bajo la sombra de la sospecha. De hecho, tras una larga lucha de desgaste para Uhlaender, la rusa Nikitina fue despojada de su medalla, que iría a las manos de la estadounidense. Poco le duró la alegría y la sensación de alivio a la de Vail, Colorado, puesto que meses más tarde, en 2018, la medalla fue restituida a la rusa. Así pues, Katie Uhlaender ha seguido con su particular lucha por que se hiciera justicia y ha testificado en el Congreso de su país sobre el uso del dopaje, así como que se ha pronunciado en repetidas ocasiones sobre la disparidad de criterios en los controles antidopaje a los que se tienen que someter los deportistas: mientras que ella, siguiendo la política de su país, es sometida a análisis con una frecuencia que encuentra abusiva (por ejemplo, 19 análisis en pocas semanas), competidoras de otros países apenas los tienen que pasar. Esa desigualdad es la que ha clamado en numerosas ocasiones esta deportista.

Además de las competiciones de skeleton, en las que ha destacando logrando, por ejemplo, dos oros en Mundiales, además de una plata y tres bronces, la inquieta Katie se ha lanzado a otros deportes, como la halterofilia, que a punto estuvo de llevarla a los Juegos de Londres 2012, o el ciclismo en pista. En esta modalidad ha conseguido triunfos, como el nacional de su país.

Se deduce fácilmente que esta deportista no lo ha tenido cómodo en su vida. Como todo campeón, está hecha de una pasta distinta que a veces nos cuesta incluso entender. Ha luchado contra las lesiones, contra las injusticias en el deporte, contra el dopaje que la ha privado de lo único que le falta: la medalla olímpica; ha sufrido muertes cercanas e imprevistas y, como remate, no lo ha tenido fácil a nivel económico. Ella misma se ha tenido que pagar su material de competición. Ha buscado trabajo, pero la falta de estudios al estar compitiendo y los numerosos viajes que se derivan de la propia competición le han impedido encontrar un trabajo estable. Si acaso le ha sacado de algún apuro económico su labor en tareas de producción en el programa televisivo “Survivor”, así como en otra transmisión televisiva: “Eco-Challenge”.

Ahora, con 35 años, Katie ha vuelto a las pistas de skeleton. Quiere ser olímpica de nuevo y mejorar su último papel, cuando aún estaba afectada sobre todo por la muerte de Steven Holcomb. Si ha superado todas las adversidades que hasta ahora le ha puesto la vida no dudamos en que logrará alcanzar esta última meta.

Foto de James Lang/USA Today

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

STÉFANOS TSITSIPÁS: “DISPUTAR UNOS JUEGOS OLÍMPICOS ES EL SUEÑO DE MI VIDA”

Hace pocos meses ni siquiera habíamos oído hablar de él y ahora no descarten que se convierta en una de las figuras de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, con incluso dos posibles oros a su alcance. Es el griego Stéfanos Tsitsipás, la nueva sensación de uno de los deportes con más seguidores en el mundo: el tenis. Acabó el 2019 -donde ya había ofrecido numerosas muestras de su maestría a lo largo del año- a lo grande, de la mejor manera posible: ganando el Torneo de Maestros en el que sólo tienen derecho a participar los ocho mejores tenistas del mundo.

El heleno, ya toda una nueva sensación en el mundo del tenis al que sin duda ha aportado frescura, aun así nos confesó en esta entrevista en exclusiva que: “todavía estoy aprendiendo. Creo que tengo que ser más agresivo y no estar tanto a la expectativa. A veces pienso demasiado y pienso que no debo fallar, cuando de esta manera fallo en algunos puntos. Tengo cierta falta de decisión”. El joven, nacido en 1998 y que llegó a estar en el nº5 del mundo, confiesa que jugar ante los grandes le hace mejorar: “Creo que es una cuestión de tiempo que mejore. Ver jugar a Nadal o Federer me da confianza y la creencia de que yo también puedo hacer lo mismo. Es cuestión de tiempo que haga mi mejor tenis”. Pese a que a nivel individual sube como la espuma desde siempre ha manifestado públicamente su ilusión por competir defendiendo los colores de su país tanto en Copa Davis,  en la de reciente creación ATP Cup y, por supuesto y por encima de todas, los Juegos Olímpicos: “Es una sensación diferente [competir por Grecia]. Juego para el equipo. Me gustaría jugar en la Davis incluso más. No dejaré de lado esta competición y estoy interesado en que mi país tenga la oportunidad de llegar cada vez más lejos. Sé lo que se siente jugando para el equipo nacional”.

Sobre los Juegos Olímpicos se muestra aún más contundente: “Quiero competir en Tokio 2020. Disputar unos Juegos Olímpicos es el sueño de mi vida. Será increíble y un orgullo estar allí. Definitivamente estar allí y representar a mi país es uno de mis mayores objetivos”. No niega que el hecho de ser griego le impulse más y haga que cobre aún un mayor significado esa competición: “Por supuesto que siendo griego además no puede haber competición deportiva más importante que unos Juegos Olímpicos. No puedo decir lo contrario”. También es consciente de que sus compatriotas, ávidos de éxitos olímpicos, han puesto muchas esperanzas en él ya para Tokio 2020: “Es verdad que puede que yo sea una de las mayores esperanzas griegas para conseguir una medalla en Tokio 2020”. Es la gran estrella actual del deporte griego, donde no abundan los grandes campeones. Ello implica que “el camino hasta los Juegos en mi caso es algo solitario pero pienso recorrerlo y afrontar todas las dificultades para no decepcionar a mis compatriotas”. Pese a ello, reconoce no sentir presión: “No siento en absoluto ninguna presión por ganar medalla en Tokio. Entiendo que existan deportistas que la sientan, pero no es mi caso. Lo que hago lo hago a mi manera y lo que siento que es correcto. Yo sigo el camino que me he propuesto e intento hacer lo mejor en cada competición en la que participo”.

Decíamos que Stéfanos Tsitsipás aspirará, muy probablemente, no solo a la medalla individual, sino que también a la de dobles mixtos, junto a María Sákkari: “Junto con mi posible compañera de dobles mixtos (María Sákkari) somos los que mayor nivel de tenis tenemos en mi país y podemos dar una alegría a la afición griega”. Si él o ambos consiguieran una medalla en Tokio 2020 realizarían un logro que no ha completado griego alguno desde los lejanísimos Juegos de Atenas de 1896, los primeros de la era moderna. Entonces fue cuando ganó una medalla olímpica en el deporte del tenis el último griego: Diónisos Kásdaglis.

La relación de Stéfanos con los Juegos Olímpicos es múltiple y cercana. Para empezar, su abuelo materno fue campeón olímpico en Melbourne 56…en fútbol y jugando con la Unión Soviética. Se trata de Sergei Salnikov (su hija, Yulia, es la madre de Stéfanos. También ella fue tenista). Stéfanos nos habla de este vínculo: “Para mí es un orgullo lo que realizó mi abuelo. Por desgracia no tuve la oportunidad de conocerle, como me habría encantado, pero sé lo que consiguió y me siento muy orgulloso y afortunado por él, por lo que consiguió, especialmente en la época en lo que lo hizo, por la calidad del fútbol en aquellos tiempos en varios países. Lo que consiguió tiene un significado histórico en mi familia”. De conseguir Stéfanos medalla en los Juegos, sería otro de esos casos curiosos que ofrece el torneo olímpico, esta vez de medallas para abuelo y nieto en deportes diferentes y con distintas nacionalidades. La relación del tenista con los Juegos se va estrechando si tenemos en cuenta que es uno de los más firmes candidatos (junto con la estrella de la NBA Giannis Antetokounmpo) de ser el abanderado griego, incluso sin haber sido aún olímpico y por encima de la pertiguista y vigente campeona olímpica Katerina Stefanidi. tal es el furor que despierta entre la afición griega el tenista. Stéfanos, además, y para recalcar su vínculo con el olimpismo, ha visitado las instalaciones de la Academia Olímpica sita en la localidad griega de Tatoi. Y es que, aunque declare que “por supuesto que uno de mis objetivos está en ganar un Grand Slam, espero lograrlo y para ello tengo paciencia” ha declarado en múltiples ocasiones su enorme deseo de acudir a los Juegos Olímpicos y hacer un gran papel para su país. Indudablemente, un tenista entregado al espíritu olímpico, pese al carácter tan profesional de su deporte.

 

 

 

Publicado en Camino a Tokio, Entrevistas | Etiquetado , , | Deja un comentario