ALBERTO FERNÁNDEZ: “SE ESPERA MUCHO DE MÍ EN TOKIO POR EL RÁNKING MUNDIAL. PARA MÍ SUPONE UN DESAFÍO PERSONAL CONSEGUIR UNA MEDALLA”

Por desgracia, sólo los aficionados al tiro saben que el madrileño Alberto Fernández se ha proclamado tres veces campeón del mundo (la última en 2018) en la modalidad de foso. A eso hay que añadir otras seis medallas en campeonatos de Europa y tres participaciones olímpicas. Ha ocupado durante mucho tiempo puestos altos en el ránking mundial, cuando no el primero, pero se lamenta de que, pese a sus éxitos unidos al trabajo equivalente al de cualquier deportista profesional, no acaba de difundirse ni su deporte ni sus logros: El tiro a nivel mediático no es un deporte de mucha difusión pero a nivel de participación somos el segundo deporte con más licencias de España, si juntamos nuestras licencias a las de la caza. Detrás del fútbol vamos nosotros. No tenemos la difusión que tienen otros deportes pero somos igual de profesionales y trabajamos lo mismo”. El tirador da con el quid de la cuestión: “Si no eres mediático no generas dinero”. Y va más allá en ese “esfuerzo doble” que han de realizar él y sus compañeros de especialidad deportiva: “No quiero quitar mérito a otros deportistas y a otras medallas pero nuestras medallas tienen el valor de que nadie nos conoce y tenemos que hacer más esfuerzos para que nos conozcan”.

Alberto espera lograr en Tokio 2020 lo que, casi de forma inexplicable, aún no ha podido lograr: una medalla olímpica -por no decir el oro-. Hay que destacar que él fue el primer deportista español en lograr el pasaporte para Tokio, lo cual no le crea presión ante las altas expectativas que hay puestas en él: “Siempre se espera mucho de mí por el ránking mundial, al estar siempre arriba. Al principio sí tenía presión por ello, pero a día de hoy no lo es, convives con ello. Más que presión para mí supone un desafío mío personal de conseguir una medalla olímpica. No me tomo como presión ganar Mundiales u otras grandes competiciones, sino como una alegría. El ganarlos significa que estamos haciéndolo bien y que podemos llegar muy bien a los Juegos Olímpicos”. El tirador olímpico reconoce que es la vez que mejor preparado va a unos Juegos: “Tengo un buen equipo de psicólogos y de entrenadores técnicos y físicos. De cara a Tokio yo creo que van a ser los Juegos Olímpicos en los que mejor preparado voy a llegar”. Aun así, reconoce que “el nivel actual de mis rivales es muy bueno, pero ya sabemos que en la competición puede pasar cualquier cosa, te la juegas en un rato. El trabajo de cuatro años se puede ir en cinco segundos o puede aparecer. Yo me veo bien y me veo con muchas ganas de trabajar, que es lo importante, tener esa ilusión de trabajar todos los días de cara a esa fecha de los Juegos Olímpicos”.

Alberto Fernández, contrariamente a lo que algunos puedan pensar, se dedica en exclusividad al deporte del tiro “porque es un desafío personal que tengo de conseguir una medalla en los JJ.OO. Tengo una escuela de tiro donde enseño; estoy relacionado en todo momento con el tiro”. Desde que se inició en este deporte, siendo niño con su padre -que era aficionado-, le picó el gusanillo de una modalidad que enseguida le gustó y pronto mostró que se le daba muy bien. Su escalada fue lógica hasta llegar, aún joven, a sus primeros Juegos Olímpicos: los de Pekín: “Era muy joven. Los viví de forma muy intensa; estaba muy nervioso. Iba muy preparado técnicamente pero no psicológicamente. Eso afecta mucho, especialmente cuando eres una persona tan joven. En tiro es fundamental la psicología”. Siguió evolucionando consiguiendo su primer título mundial en 2010, a medio camino entre los Juegos de Pekín y los de Londres. En éstos “iba mejor preparado psicológicamente pero no tan bien técnicamente. No rendí bien ese año. Ha sido la tirada en la que más tranquilo he tirado y la que mejor resultado he hecho en unos Juegos”. Y así llegamos a la última cita olímpica, la de Río, donde Alberto ya tenía a sus espaldas un segundo oro mundial (en 2013) y el nº1 mundial, pero, pese a que en un entrenamiento allí acertó 74 sobre 75 tiros, el resultado esperado no se produjo: “Iba muy, muy bien técnicamente; las expectativas eran muy altas porque iba primero del ránking mundial, pero es verdad que la parte psicológica con el entrenador que tenía no la trabajaba. No iba muy bien de cabeza”. Ahora espera combinar la ecuación perfecta entre técnica, físico y psicología en los que van a ser sus cuartos Juegos Olímpicos, los de Tokio. Su ilusión, sus años de dedicación y trabajo, sus habilidades y su experiencia hasta ahora darían, en buena lógica, como resultado un al menos puesto en el podio olímpico para Alberto Fernández.

 

Esta entrada fue publicada en Camino a Tokio, Entrevistas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .