EDDIE EAGAN: EL ÚNICO CAMPEÓN OLÍMPICO EN JUEGOS DE VERANO E INVIERNO

Los Juegos Olímpicos están trufados de historias épicas a recordar. Algunas de ellas, por desgracia, se han perdido en el tiempo, pese a significar hazañas hasta ahora no igualadas. Como la del estadounidense Eddie Eagan, nacido en los estertores del siglo XIX y que ostenta el honor de ser, hasta ahora, el único deportista en haber ganado el oro tanto en Juegos de verano como de invierno. Otros lo han imitado –es relativamente habitual que corredores de velocidad se pasen al bobsleigh o ciclistas de pista al patinaje de velocidad-; algunos han conseguido medallas, aunque no del metal más preciado, en ambas disciplinas; otro –Arthur Clifton- lo logró ganando el oro en Juegos de Verano e Invierno, pero con la salvedad de que lo hizo en la misma edición, cuando aún se disputaban pruebas de invierno en los Juegos de verano, pero sólo Eddie Eagan lo consiguió en Juegos diferentes.

Nacido en Denver en una familia modesta cuyo padre, un trabajador del ferrocarril, falleció cuando Eddie tan solo contaba un año, no fue marcado por sus orígenes humildes, sino que se dedicó al estudio en las más prestigiosas universidades anglosajonas con excelentes resultados. Llegó a estudiar, tras pasar por la universidad de su ciudad natal, en Yale y en Harvard, para acabar su brillante ciclo de estudiante en la británica universidad de Oxford, para la que consiguió una beca Rhodes. Sus años de estudiante fueron interrumpidos por un tiempo por la I Guerra Mundial, que le pilló en plena juventud. Eddie sirvió en ella como teniente de artillería en Francia. Años más tarde también intervendría en la II Guerra Mundial, en ese caso en diversos frentes y alcanzando el grado de coronel, además de muchas condecoraciones.

Estando en Inglaterra en su etapa de estudiante llevó a cabo una exitosa carrera como boxeador amateur, siendo el primer americano en ganar el título británico amateur. Viajó junto al Duque de Hamilton por todo el mundo realizando peleas contra los mejores boxeadores amateurs del planeta. Entre los países que visitaron en su gira están la India, Australia y Nueva Zelanda. Acabó la gira sin ninguna derrota.

Eagan fue objeto de un sello del servicio postal de su país

No se inició como púgil, no obstante, en Inglaterra, puesto que ya en su época en Yale había sido seleccionado en el equipo de boxeo para los Juegos de Amberes. En la ciudad belga consiguió su primer oro en 1920. Para ello superó, entre otros combates, al  sudafricano Thomas Holdstock, al británico Harold Frank y al noruego Sverre Sorsdal en la final. Al regreso de su primera experiencia olímpica retomó sus estudios, en este caso en Harvard, antes de partir a Oxford donde continuaría con su carrera como boxeador, plagada de triunfos, como hemos comentado.

En la siguiente cita olímpica Eagan volvió a participar, pero esta vez la suerte le fue adversa, pues fue eliminado a las primeras de cambio. Sin embargo, cuando ya no se veía en más aventuras olímpicas, su amigo Jay O´Brien, que dirigía el Comité Olímpico de Estados Unidos para el bobsleigh, de repente le llamó para que formara parte del cuarteto que participaría en los Juegos de Invierno de Lake Placid de 1932. Para entonces Eagan tenía 35 años y en su vida se había subido a un bobsleigh. Sólo lo cogió tres semanas antes del evento olímpico. Pero sus cualidades le permitieron adaptarse con gran celeridad y no desentonar en el cuarteto que lideraba Billy Fiske, del cual apuntaremos que años más tarde resultaría ser el primer piloto americano derribado en la II Guerra Mundial.

Eddie Eagan disfrutó como un niño de su experiencia en Lake Placid. Las bajadas en las pista de hielo le reportaron unos recuerdos imborrables. Al respecto comentó: “La sensación de velocidad a sólo unos centímetros del suelo no me proporcionaba ninguna sensación de seguridad. Mis manos parecían resbalar, pero de alguna manera aún me agarraba”. Con el oro del bobsleigh Eagan realizó un logro aún no igualado, pese a los constantes intentos de deportistas polivalentes que participan en ediciones olímpicas de verano e invierno.

Eddie Eagan, a la izquierda, con el equipo de bobsleigh oro olímpico. Foto de Getty Images

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .