MICHAEL MAZE: “MI MEDALLA EN TENIS DE MESA FUE UNA SENSACIÓN EN DINAMARCA QUE CAMBIÓ MI VIDA”

En su país es todo un héroe. Si se trata de un país pequeño, con una población que ni se acerca a los seis millones y que consigue media docena de medallas en unos Juegos Olímpicos es lógico que el ganador de una de esas medallas se convierta en ídolo nacional, incluso si se trata de un deporte minoritario en su propio país. Hablamos de Michael Maze, de Dinamarca, y del tenis de mesa. Este jugador consiguió una valiosa medalla de bronce en los Juegos de Atenas 2004 en la categoría de dobles junto a Finn Tugwell. No es de extrañar, pues, el recibimiento en casa a la vuelta de los Juegos de 2004, como nos cuenta Maze en esta entrevista exclusiva: Nuestra medalla de dobles fue la primera para Dinamarca en tenis de mesa, así que cuando llegamos al aeropuerto de vuelta a casa había mucha Prensa. De repente todos me conocían. Fue un poco una pequeña sensación en mi país. Al haber ganado solo seis medallas se centran mucho en los ganadores de las mismas”. Hasta el punto de cambiar su vida: “De repente la Prensa se preocupaba incluso de la ropa que vestía o si de besaba a tal o cual chica”.

Más radical fue el cambio en su carrera profesional, ya que Michael Maze (apodado en un juego de palabras en inglés AMazing= Increíble) considera que esa medalla supuso un momento crucial en su carrera, más al tratarse de un deporte que prácticamente solo tiene visibilidad en el contexto de unos Juegos Olímpicos: “Todo el país me apoyaba y me llegaba ese “sentimiento nacional”. Si ganas algo en un torneo, por ejemplo en China, nadie se entera, pero si lo haces en unos Juegos Olímpicos todos te ven”. Ese éxito, unido al de proclamarse el siguiente año campeón europeo y bronce mundial le hizo merecedor del trofeo al Deportista Danés de 2005, algo del todo inhabitual en un atleta de su deporte: “Ese premio supuso mucho para el deporte del tenis de mesa en mi país. Ahora mi deporte está en auge en Dinamarca”. Michael Maze da tanta importancia a “su momento” olímpico, que confiesa haber pensado al conseguir la medalla que “una vez que ya tenía una medalla olímpica, incluso aunque perdiera a partir de entonces todos los demás partidos del resto de mi vida, podría decir que era medallista olímpico”.

Recientemente retirado debido a las lesiones (“De los veinte años en que fui profesional tuve que estar fuera seis o siete años por lesiones y operaciones, por lo que creo que podría haber obtenido mejores resultados de no haber tenido tantas lesiones”), en su momento fue considerado entre los cinco mejores zurdos del circuito mundial, así como uno de los mejores defensores, especialmente con una fuerte derecha y servicio. Consiguió superar a algunos de los mejores jugadores chinos del momento, siendo, sin ir más lejos, el único europeo en semifinales del Mundial de 2009 y batiendo al plata olímpica chino en un Mundial de 2005 celebrado en China, ante un auditorio de  15.000 espectadores: “Fue probablemente mi mejor momento. Había ganado previamente a dos o tres chinos en ese torneo. Obtuve una medalla en el Mundial, así que fue algo especial”. Los temidos jugadores chinos están siendo batidos con más frecuencia en recientes campeonatos, pero siguen siendo toda una potencia. Según Maze: “lo que pasa es que tienen muchísimos jugadores, más de todos los que tenemos en toda Europa. Tienen mejores entrenadores y mayor educación hacia este deporte. Podemos batirles y, sobre todo, tenemos que creer que podemos batirles. Pero creo que tenemos más fortaleza mental y una mayor fantasía; ellos son más como máquinas. Creo que para superarles todos los países europeos deberían juntarse, hacer entrenamientos juntos, ayudarnos mutuamente para crecer en este deporte, empezando desde una edad temprana, así como educar a los entrenadores. Aún no se ha hecho lo suficiente para ello”.

Maze disputó un total de cuatro ediciones olímpicas. Además de la mencionada de Atenas, debutó en Sidney 2000:“Tenía solo 17 años. Como un chico todavía creciendo soñaba con ir a unos Juegos. Con esa edad llegas a la villa olímpica y ves a todas esas estrellas que conoces por la televisión y es increíble. Aprendí mucho de esa, mi primera experiencia, sobre el funcionamiento de los Juegos. Fue una experiencia que le vino muy bien a mi carrera futura”. Su experiencia olímpica se completaría en Pekín 2008 y Londres 2012. De estos últimos Juegos guarda una anécdota que quiso compartir con nosotros: “En Londres cenamos todos los olímpicos daneses. Empezamos a beber en la cena y nos emborrachamos. Éramos cinco y de repente nos despertamos los cinco en cinco sitios diferentes, sin saber cómo habíamos llegado allí. No habíamos bebido durante un año pero esa noche nos emborrachamos como adolescentes. El ambiente era especial y todos estábamos de celebración”.

Ahora sigue involucrado con el tenis de mesa, porque “quiero devolverle algo de lo que me ha dado”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s