JOEL GONZÁLEZ: “VOY A POR TODAS EN RÍO”

A Joel González le toca vivir una vida deportiva de luces y sombras. Al practicar un deporte minoritario, cuando los éxitos en grandes competiciones llegan–básicamente en los Juegos Olímpicos, porque ni siquiera las victorias en Mundiales tienen la debida repercusión-, periodistas y aficionados se percatan de su presencia. Es más, le exigen unas medallas –a poder ser, del metal más preciado- que si no se consiguen harán que su portador pase casi al ostracismo. Porque, seamos sinceros ¿quién sigue el resto del año el taekwondo? Unos cuantos aficionados de verdad y poco más. Joel tiene muy claro este concepto y de ello se lamenta: “hay deportes que únicamente se tienen en consideración cada cuatro años, como puede ser el mío y ¿qué sucede?, pues que el ganar una medalla olímpica o no te hace que la gente escriba de ti y empiece a reconocerte o a que no lo haga si no consigues la medalla olímpica. Hay veces que el deporte es así, únicamente se te conoce si consigues estar arriba del todo, sobre todo en ciertos campeonatos como son los Juegos Olímpicos”. Lo que decíamos.

A Joel le ha vivido lo mejor y lo peor del deporte. Lo mejor, claramente con el oro de Londres 2012: “Fue un recuerdo muy bonito. Un deportista llega a conseguir el sueño que todo deportista tiene que es estar en los Juegos Olímpicos y aparte llevarse una medalla de oro. Las medallas no es que se esperen, sino que tienes una cierta probabilidad de conseguirlas. La probabilidad mía era muy alta, puesto que yo venía de ser dos veces campeón del mundo, doble campeón de Europa y quería esa medalla para  lograr ese reconocimiento que no logré obtener con las dos medallas del campeonato del Mundo. Contento porque pude llegar a optar por el oro, llegué a conseguirle y me fui con la alegría de poder conseguir la medalla de una competición tan importante como unos Juegos Olímpicos”.

002_crop

Para los taekwondistas los Juegos Olímpicos es LA competición por antonomasia. Se juegan mucho en ella, todo su futuro, incluso: “Yo sabía que [en Londres] podía ir a por la medalla y quería intentarlo. Nosotros vivimos gracias a los resultados y al final tenía que intentarlo porque lamentablemente si no consigues unos resultados no entran patrocinadores, no entran becas y, por lo tanto, tienes que dejarlo. Hay deportistas que no nos podemos permitir el lujo de decir: “Vamos a disfrutar el momento”. Yo disfruté ese momento como un campeonato normal, aunque sé que en unos Juegos Olímpicos hay mucha repercusión mediática y no me fue nada mal. Yo fui a hacer lo que tenía que hacer: intentar ganar ese campeonato”.

Si vivió la parte más bonita y vistosa, también le tocó “bailar con la más fea”, en forma de largas y repetidas lesiones que incluso han visto peligrar su clasificación para Río 2016: “En Londres tuve la fortuna de no tener ningún percance entre medias. En este ciclo olímpico he tenido dos percances muy grandes, uno ha sido la operación de rodilla y otro que tuve hace más de medio año pero, bueno, me lo estoy planteando bien. He venido de un campeonato de Europa en el cual he quedado tercero entrenando únicamente tres-cuatro semanas, así que las opciones son muy, muy buenas y yo creo que se puede volver a ir a por todas”. Y sobre sus problemas para llegar a Río: “Clasificamos mejores del mundo; yo estaba el mejor del mundo después de Londres pero desde la operación de rodilla tuve la mala suerte de que estuve sin competir casi 16 meses, por lo tanto bajé muchísimo en ránking, hasta el 12 o 13 y, claro, volver a subir hasta el seis en tan solo un año fue muy, muy complicado. La gente del primer nivel no suele fallar”.

En Río ya dejará de ser la “sorpresa” en forma de medalla del más preciado metal que fue en los pasados Juegos de Londres. Sorpresa para los no aficionados al taekwondo, que no para quien sabía de su poderío ya demostrado. Pero las lesiones harán que no pueda llegar a Río con la misma frescura, aunque González es de los que si va, es para hacer algo grande: “¡Claro que aspiro a la medalla! Yo soy una persona que, si voy, me gusta ir a por todas y si, a día de hoy supiera que es imposible sacar una medalla, preferiría disfrutar del verano que ir a unos JJ.OO. únicamente para estar allí”. Un año más, Joel González seguirá confiando en su punto más fuerte: “Mi fortaleza mental es un punto muy importante para mí y el otro es estar acostumbrado a niveles de estrés extremo, como las finales de Juegos Olímpicos o de Mundial y saberla gestionar más o menos bien. Esperemos que sea suficiente. Hay que entrenar mucho e ir preparado al 100%”.

Foto de Fabrizio Bensch (Reuters)

Foto de Fabrizio Bensch (Reuters)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camino a Río, Entrevistas y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s