MOLLY BLOOM: TRUNCADO EL SUEÑO OLÍMPICO SE CONVIRTIÓ EN REINA DEL PÓKER

Tiene nombre de protagonista de novela y una vida de película. De hecho, su vida será pronto llevada al cine, basada en un guión del célebre Aaron Sorkin. Se trata de Molly Bloom –como la protagonista del “Ulises” de Joyce-. Su vida como deportista de élite prometía, pues llegó a ser la número tres en su deporte, los moguls, en la selección de Estados Unidos, una gran potencia en su especialidad, pero su vida cambió radicalmente al no cumplirse el sueño de su vida: llegar a ser olímpica. A veces la ilusión por unos Juegos es tal, que cuando no se cumple se trastoca la vida del deportista. En el caso de esta esquiadora (los moguls es la versión de esquí sobre baches en la modalidad de freestyle) su vida dio un giro de 180º.

Bloom abandonó el deporte y se dedicó a tareas mucho más lucrativas…y peligrosas. El riesgo ya no era caer sobre el duro suelo nevado, sino ser pillada en asuntos poco claros legalmente hablando. Le pasó algo parecido a su compatriota la atleta Suzy Favor Hamilton, que vivió al límite, pero Molly no llegó a sus extremos.

Antes de dar el gran paso y cambiar su vida de forma extrema tras el bajón que le supuso no poder participar en una Olimpiada, se tomó un año sabático tras el cual comenzó a estudiar Derecho. Fue durante su primer año de universidad cuando la ex esquiadora empezó a organizar  timbas de póker al más alto nivel. Tenían lugar en el elitista “Viper Room club” de Hollywood, adonde las estrellas del cine acudían. Dos de sus fijos eran ni más ni menos que Tobey Maguire y Leonardo DiCaprio (al parecer éste era pagado por el primero para atraer a jugadores y, en caso de perder, el protagonista de “Spiderman” le cubría los gastos).

Molly llegó a ser nominada “Poker Princess” (=princesa del póker). Estuvo en el negocio del póker ocho años, durante los cuales se habla de que pudo amasar millones de dólares en ganancias. Esa vida estaba llena de peligro, tanto, que fue amenazada por la mafia (cañón de pistola en la garganta mediante) al negarse a pagarles “para su protección”. Tras esquivar a la mafia –no sin antes pasar auténticas jornadas de terror en los que ni salía de casa- tuvo que afrontarse al FBI, que investigaba estafas. Como consecuencia, sus propiedades y cuentas bancarias fueron decomisadas, fue encarcelada durante doce horas, para ser finalmente juzgada. En 2013 se confesó culpable de llevar partidas de póker ilegales y fue sentencia a una multa de mil escasos dólares y un año de libertad condicional.

Bloom publicó sus memorias -“Molly´s Game: High Stakes, Hollywood´s Elite, Hotshot Bankers, My Life ibn the World of Underground Poker”- con la esperanza de que le libre de la ruina más absoluta en la que ha quedado tras todo este embrollo. La película sobre su vida, en la que se baraja un nombre de la talla de Danny Boyle para dirigirla, sin duda impulsará de nuevo su economía.

Foto de Aaron Ontiveroz/The Denver Post

Foto de Aaron Ontiveroz/The Denver Post

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s