NIURKA MONTALVO: “LOS POLÍTICOS ME ROBARON LOS JUEGOS A LOS QUE ESTABA PREDESTINADA A MEDALLA”

No nos andemos con paños calientes: a Niurka Montalvo la hurtaron la posibilidad de no solo ser olímpica y cumplir así el sueño de cualquier deportista de élite, sino de salir de unos Juegos con una medalla colgada al cuello, incluso con la vitola de campeona. Porque en el Mundial anterior a Sidney 2000, el de Sevilla 99, la saltadora de longitud se había proclamado campeona. Es decir: que era la máxima aspirante al oro olímpico. Pero la política se cruzó en un camino que debería haber ido directo hacia el podio olímpico. Su país de origen, Cuba, le cerró el paso y no proporcionó el reglamentario permiso para competir por España tras su nacionalización (por matrimonio). Nos lo cuenta con detalle en una entrevista: “Lo viví muy mal porque te preparas durante un ciclo completo y las oportunidades para participar en unos Juegos Olímpicos y llegar en un momento de forma ideal son pocas: es “ese” momento, “ese” año, y que razones extradeportivas hayan sido la causa de la exclusión de unos JJ.OO. para los que estaba destinada a disputar de tú a tú con las mejores que se presentaban es bastante frustrante. Un deportista cuenta con las lesiones, cuenta con un momento de forma más alto o más bajo porque tu organismo responde más o menos al entrenamiento deportivo, pero con lo que no contamos es con una exclusión por cusas extradeportivas. Es algo que se te queda y le vas dando vueltas y se te queda en el aquello de ¨y si¨”. Así de clara habla la atleta de La Habana.

Su caso no era el primero, pero sí que sintió un trato distinto al de otros compañeros, algo que aún no se explica. Se podría decir que se convirtió en el chivo expiatorio para algunos: “Me sentí utilizada completamente porque esa misma situación de deportistas cubanos que participan por otros países, que han emigrado por situaciones políticas o personales, se repite, pero nunca antes ni después se ha repetido el veto. Por eso yo pienso que ellos [los políticos cubanos] eran conscientes de la repercusión social que había alrededor de mi persona y quisieron utilizarla para reivindicar temas políticos que no tenían directamente que ver conmigo”.

La importancia mediática de unos Juegos Olímpicos y no digamos una medalla olímpica es tal, hasta el punto de usar a los deportistas con fines políticos. En general suele ser en positivo, para ensalzar las bonanzas de un régimen mediante sus triunfos, pero a Niurka la usaron para impedirla triunfar. “El problema –sigue Niurka- es que cuando el deporte se utiliza como un arma arrojadiza en vez de algo que une y rompe barreras raciales, sociales, etc. entonces salen estos resultados perjudiciales para todos porque el único que se salió con la suya fue el político de turno que quiso utilizarme para echar un discurso bastante retrógrado, por cierto, porque yo recuerdo que en ese momento trataron a los deportistas prácticamente como tráfico de músculo, como si fuésemos ganado y fue todo tan feo…”

Foto de Getty Images Sport

Foto de Getty Images Sport

Montalvo tampoco entendió por qué ella, como atleta, era inferior a cualquier otro trabajador: “La sociedad se mueve en todos los ámbitos y si se mueve un ingeniero o un trabajador del campo o cualquiera, también se mueven los deportistas por motivos económicos o por motivos en este caso matrimoniales, o por los motivos que sean . El ser utilizados expresamente para hacer reivindicaciones políticas o a “echar un pulso”, como ellos decían, de “los países ricos contra los países pobres” y el tráfico de músculos sonó muy feo y que después sea blanco todavía de ese politiqueo barato…”.

El caso es más sangrante si pensamos que la saltadora se propuso a la Federación Cubana para representar a su país de origen, algo que fue rechazado “porque vivía en el extranjero” (al haberse casado con un español): “Además de impedírmelo [ser olímpica por Cuba] se dedicaron a intentar sabotearme la temporada, en competiciones internacionales, en la Golden League…Llegaron a intentar sabotearme para que no tuviera acceso a las competiciones. En esos momentos incluso hubo una Copa del Mundo donde la representante americana con mejor marca era yo y se propuso mi participación, fui vetada”.

Algo de positivo trajo su veto: el enorme apoyo recibido, que le sirvió para seguir para adelante en su trayectoria deportiva: “No afectó a mi rendimiento porque recibí muchos apoyos de la sociedad en general española e incluso de cubanos, que me mandaban mensajes desde todos los sitios, incluso deportistas cubanos, con los que coincidí posteriormente en competiciones, lo cual me ayudó a levantarme, a levantar la cabeza y decir: “Aquí no pasa nada, de todos modos yo voy a seguir”, y continué. Me robaron los JJ.OO. pero gané en apoyo porque hubo momentos en que me mostraron mucho apoyo. A la gente no le gusta mucho que mezclen el deporte con temas políticos”. Incluso llegó a ir a Sidney 2000, pero como invitada por el COE: “Fui a los JJ.OO., me invitó el COE y les doy las gracias por ese detalle porque fueron unos Juegos que disfruté muchísimo porque verlos es algo completamente diferente y tuve la oportunidad de vivir el ambiente extraordinario que se vive -por primera vez desde fuera- y los disfruté muchísimo. A pesar de la penita que tenía de pensar que yo podría haber estado allí, los disfruté”.

Que no se repita más un boicot personal a un deportista, como le pasó a la atleta hispano-cubana.

005_crop

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entrevistas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s