IORDAN IOVCHEV, EL GIMNASTA MÁS LONGEVO

Competir en seis Olimpiadas tiene un mérito terrible al alcance de pocos, pero hacerlo en un deporte que “envejece” tanto a los que lo practican -como es la gimnasia artística- sólo ha sido logrado, hasta ahora, por dos personas. Una es la alemana Oksana Chusovitina y otro el búlgaro Iordan Iovchev. La longevidad de Iovchev hizo que compitiera en todos los Juegos que se celebraron desde Barcelona 92 hasta Londres 2012, ambos incluidos. En este último caso, ya con 39 años. El búlgaro se retiraría pocos meses después, ya peinando canas, la víspera de cumplir 40 años en una gala de exhibición con fines benéficos para el desarrollo de la gimnasia en niños.

El mérito es aún mayor si tenemos en cuenta que Iordan no fue un gimnasta del montón, arrastrándose para poder participar en unos Juegos. Este gimnasta llegó a ganar cuatro medallas olímpicas: plata en Atenas en anillas y bronce en suelo en los mismos Juegos y dos bronces, en las mismas especialidades, cuatro años antes, en Sidney. Incluso con 39 años se metió en la final de anillas de los que serían sus últimos Juegos, los de Londres. Unos Juegos en los que su país le premió siendo, con todo mérito, el abanderado en la ceremonia de inauguración. Unido a sus 13 medallas en Mundiales y nueve en Europeos (incluyendo el concurso completo) le colocan entre los mejores gimnastas de la historia y, definitivamente, como mejor gimnasta búlgaro, aunque modestamente lo niegue de manera pública.

Iovchev se ha encontrado siempre entre los gimnastas más carismáticos, simpáticos y queridos del circuito. El terrible esfuerzo físico que le suponían completar sus ejercicios, como el Cristo, la cruz invertida, la cruz en L, el maltés (durísimos elementos de las anillas, una de las especialidades más exigentes) no le impedían tener una sonrisa en la cara. Muchos fueros los que dentro del mundo de la gimnasia se alegraron cuando, meses antes de Londres, obtuvo la calificación para los Juegos de 2012.

Pese a que tras Atlanta 96 se mudó a Estados Unidos para entrenar en Detroit y fue en varias ocasiones “tentado” por la Federación de Estados Unidos para nacionalizarse norteamericano, él declinó siempre la oferta. De hecho en la actualidad es el presidente de la Federación Búlgara de Gimnasia, cargo que ha compatibilizado con su propia actividad agonística, pues lo ostenta desde 2009. Su meta ahora no es lograr puntuaciones altas de los jueces, sino construir más gimnasios en su país y lograr que las jóvenes promesas de la gimnasia de Bulgaria consigan llegar al nivel de competición que alcanzó él. Ha ganado popularidad también compitiendo en ni más ni menos que en siete ediciones del concurso televisivo de pruebas físicas “Sasuke” (Ninja Warrior en su original), siendo uno de los concursantes de mayor nivel y más admirados.

Como dicen muchos de sus compatriotas, Iordan Iovchev ha hecho más por su país que muchos políticos.

Foto de Odd Andersem AFP

Foto de Odd Andersem AFP

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s