JAKKRIT PANICHPATIKUM: EL TIRADOR OLÍMPICO ASESINADO POR ENCARGO DE SU SUEGRA

Juegos Olímpicos de Londres 2012. Participa en el deporte del tiro olímpico por Tailandia Jakkrit Panichpatikum. Lo hace en tres modalidades, quedando en puestos modestos en todas ellas: 37º en la de pistola de aire 10 metros; 14º en la de pistola 50 metros y 15º en pistola rápida de fuego 25 metros. ¿Por qué hablamos de él, entonces? Desgraciadamente, no por algo que tenga que ver con su carrera olímpica y ni tan siquiera deportiva. Panichpatikum saltó a la luz pública meses más tarde al ser asesinado y, sobre todo, por las circunstancias de su asesinato.

El 19 de octubre de 2013 el tirador iba en su coche cuando, de improviso, fue asaltado por dos personas en moto las cuales le dispararon hasta tres veces en pecho y abdomen. Jakkrit murió casi enseguida, camino del hospital. El asunto empieza a enredarse a partir de entonces. La policía tailandesa pensó en un primer momento que el asesinato se había debido a un ajuste de cuentas por asuntos de juego o drogas, pero asimismo sospecharon que la causa podría deberse a un asunto pasional. En efecto, pasadas tres semanas saltó la bomba: la suegra del tirador olímpico habría sido la encargada de contratar a los asesinos materiales. Fue otra mujer la que se puso en contacto con la policía para dar el dato. Se trataba de una paciente de la mujer de Panichpatikum, médico de profesión. Dicha paciente habría sido la que habría ejercido de contacto entre la suegra y los matones por intermediación también de un abogado, cerebro del asesinato.

La esposa y la suegra del tirador. Foto de Apichit Jinakul

Los sicarios fueron hallados y detenidos. Y entonces llegó otro de los momentos cumbres: en plena transmisión televisiva en directo el 11 de noviembre la suegra del deportista confesó haber encargado la muerte de su yerno. ¿Motivos? Los malos tratos que éste ejercía sobre su mujer. La investigación que siguió encontró ciertos los maltratos. Llegaron a ser de tal calibre que incluso Jakkrit había llegado a amenazar con un arma a su mujer, a la vez que la insultaba -en presencia de su suegra-. Los maltratos, realizados durante los seis años de matrimonio, habrían causado también el aborto natural del tercer hijo de la pareja. Desde que acabaron los Juegos de Londres la esposa del tirador había notado que Jakkrit había estado usando drogas duras y sus abusos hacia ella habían aumentado. Llegó a ser arrestado y acusado de intento de asesinato, asalto, posesión ilegal de armas de fuego, comisión de actos violentos, resistencia al arresto, resistencia a un análisis de sangre para determinar si había usado drogas y, por último, intimidación a testigos. Así las gastaba el tirador olímpico (lo cual no justifica su asesinato, dejémoslo claro).

Todo hacía prever que el asunto, ya de por sí enredado, acabaría ahí, tras la confesión de la suegra, con la detención de la misma y los sicarios, pero judicialmente se complicó. Desde el primer momento la suegra negó el conocimiento de su hija del plan, pero el juez no la creyó. Nitiwadee (que así se llamaba la ya viuda de Jakkrit) fue acusada de haber organizado el crimen debido a los continuos malos tratos recibidos. Es más: el 19 de diciembre de 2016 fue sentenciada a la pena de muerte, ella y el abogado Santi Thongsem por mediar en el contrato de los dos sicarios. Éstos fueron condenados a cadena perpetua.

Tenemos que volver al pasado para seguir explicando el enredo. Como hemos dicho, Jakkrit llegó a ser arrestado en su día (de hecho, en el momento de su muerte se encontraba en libertad bajo fianza). El tirador, al salir de la cárcel, encontró en falta algunas de sus acciones guardadas en su caja de seguridad personal, acusando a su esposa del robo mientras él estaba prisionero. Nitiwadee lo negó todo, alegando que el contenido pertenecía a los dos en conjunto y que también ella poseía una llave. La mujer contó además que se llevó las acciones porque, estando arrestado, Jakkrit la había amenazado con que sacaría todo de la caja fuerte y lo gastaría en otra mujer. En septiembre de 2013 hubo un intento público de arreglar las cosas en la pareja, con posado incluido de ambos con un ramo de flores. Eso ocurrió un mes antes del asesinato. Un asesinato al que Nitiwadee acudió presta -avisada por una persona de servicio de la pareja- intentando resucitar el ya cadáver de su marido. Pero, como hemos visto, el juez consideró que Nitiwadee había sido el cerebro del crimen.

No acabó aquí esta crónica negra. La lentitud de la justicia salvó la vida de Niriwadee. El Tribunal de Apelación exculpó a la doctora Nitiwadee…y pasó a acusar en firme a su madre. Habían pasado ya cinco años desde el crimen y no se habían encontrado pruebas concluyentes hacia la esposa del tirador, pero sí se determinó que su suegra había sido la encargada de idear el asesinato. La sentenciaron a la pena de muerte, que rebajaron a cadena perpetua por los útiles testimonios que había aportado. Sí que se sentenció a muerte al abogado que hizo las labores de intermediario, mientras que los autores materiales compartirían el mismo destino que la suegra.

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

MOMENTOS OLÍMPICOS MÁGICOS 76: AVALANCHA DE POSITIVOS POR DOPAJE EN LA FINAL FEMENINA DE 1.500 DE LONDRES 2012

Londres, Juegos Olímpicos de 2012. 10 de agosto. Estadio Olímpico. Lisa Dobriskey, británica, acaba de finalizar en décimo lugar en la carrera femenina de los 1.500 metros. Nada más cruzar la meta declara a los reporteros: “No siento que haya competido al mismo nivel con todas las atletas presentes”. No se refería precisamente a la forma física o mental, sino que apuntaba, indirectamente, a que algunas de sus rivales habían corrido dopadas. Otras corredoras compatriotas suyas que habían participado en esa prueba coincidían en su sensación pero, preguntadas por la Federación Internacional de Atletismo sobre si tenían pruebas no pudieron presentar ninguna, así que su frustración, ante su propio público, continuó. La propia Dobriskey ya había advertido a la IAAF tras la prueba de la Liga de Diamantes de París sus sospechas aportando un clarificador dato: las marcas de la turca Asli Çakır Alptekin  y la marroquí Mariem Alaoui Selsuli eran mejores incluso de cuando corrían dopadas (ambas ya habían sido sancionadas previamente por dopaje). Pero sin pruebas no prosperaron en su totalidad las “sensaciones” y temores de la británica. El tiempo le ha dado la razón. (Sí que hay que decir que se prohibió a la marroquí participar en los Juegos de Londres al probarse haber corrido dopada en esa prueba de la Diamond League).

La final olímpica femenina de los 1.500 de Londres resultó ser tan sucia que superó a la que durante años había sido considerada la más tramposa de la historia olímpica: la de los 100m masculinos de Seúl 88 de infausto recuerdo. Sólo un dato: seis de las nueve primeras en cruzar la meta -y cuatro de las cinco primeras- dieron positivo en algún momento de su carrera. Vayamos por partes, de la primera a la novena:

-La inicial ganadora fue la ya mencionada turca Asli Çakır Alptekin. Ya había cumplido dos años de sanción de 2004 a 2006. Pasado un año de los Juegos de Londres cometió una nueva infracción, en este caso por violaciones en su pasaporte biológico. Como se trataba de su segunda sanción esta última fue de ocho años y se le despojó de su oro de Londres.

-Otra turca, Gamze Bulut, cruzó la meta en segundo lugar. Ya en semifinales mejoró su marca personal. Con posterioridad a los Juegos se la suspendió cuatro años debido a irregularidades en su pasaporte biológico. Durante bastante tiempo no se decidió si despojarla de su medalla de plata, pero finalmente se la despojó de ella, así como de la conseguida en el Europeo y de todos los resultados y récords obtenidos de 2012 a 2016.

-La rusa Tatiana Tomashova, una veterana ya que había sido dos veces campeona del mundo de la distancia, fue cuarta en cruzar la meta en Londres. Antes de los Juegos había sido sancionada por dos años por “sustitución fraudulenta de orina” antes de un análisis de dopaje.

Abeba Aregawi, de Etiopía, llegó quinta tras la rusa. Más adelante fue descubierta positivo en un análisis antidopaje.

-La bielorrusa Natallia Kareiva acabó en séptimo lugar. Fue sancionada en 2014 de nuevo por irregularidades en su pasaporte biológico y se anuló su resultado en los Juegos de Londres.

Ekaterina Kostetskaya, de Rusia, fue novena. Dos años después recibió una sanción de dos años por dopaje durante el Mundial de 2011. Ello provocó la descalificación de su puesto olímpico.

El podio que nunca tuvo que haber sido. Foto de Getty Images

Esta es la ominosa lista de tramposas que participaron en la final de marras. ¿Quién quedaba libre de sospecha? Las siguientes damnificadas:

Maryam Yusuf Jamal. Tercera. De origen etíope, corría por Baréin, pese a haber pedido asilo político en Suiza. Nunca falló un análisis antidopaje. En 2007 y 2009 se había proclamado campeona del mundo. Se subió al podio de Londres en tercer lugar, portando la medalla de bronce, cuando en realidad tendría que haberlo hecho como campeona en el escalón más alto.

Shannon Rowbury, de Estados Unidos. Cruzó en sexto lugar la línea de meta. Tampoco ha fallado nunca en un análisis de dopaje. Es una de las mayores perjudicadas ya que debería haber recibido la medalla de plata, pero simplemente se la ascendió dos puestos, hasta el cuarto.

Lucia Klocová, eslovaca. Acabó octava en la final. Nunca ha dado positivo. Después de Londres, que suponían sus terceros Juegos, se pasó a la distancia de 800m. Debía de habérsele adjudicado la medalla de bronce, pero sólo se le otorgó un quinto puesto final.

El resto de participantes, entre las que se encuentran la mencionada británica Lisa Dobriskey, apenas ascendieron pocos puestos tras el reajuste final de la clasificación.

¿Qué ocurrió con el reparto final de medallas? Sólo se despojó a las dos turcas (primera y segunda) de sus metales, ascendiendo la de Baréin del tercer al primer puesto. Irónicamente, se promocionó a la rusa Tomashova, que había sido cuarta y había demostrado ser una tramposa,  y recibió el regalo de una medalla de plata olímpica. Parecido caso el de la etíope Aregawi, que de quinta pasó a obtener una medalla de bronce. Como hemos dicho antes, Aregawi fue descubierta con posterioridad positivo en dopaje pero no se le quitó la medalla que se le había concedido.

¿Resultado final? Una de las carreras más sucias y tramposas de la historia, donde ni siquiera con el paso del tiempo y los acontecimientos posteriores se ha acabado de hacer justicia del todo. Ello ha provocado la impotencia del resto de corredoras “limpias”. No solo la británica Dobriskey ha manifestado su desesperación. La estadounidense Rowbory (quizá la más perjudicada) declaró sentirse “sin fuerzas para retar al resto de corredoras tramposas”. Pasados los años siguen recordando el momento con tristeza y rabia, al verse compitiendo no en igualdad de condiciones. Incluso nombran una palabra que las une: lo que sienten es “humillación”. Y lo peor es que, ni con el paso del tiempo, la situación se ha corregido ni se ha hecho justicia.

Foto de AFP

Publicado en Momentos Olímpicos Mágicos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

KATIE UHLAENDER: EJEMPLO DE PERSEVERANCIA ANTE LA ADVERSIDAD

Lo que ha tenido que sufrir la cuatro veces olímpica Katie Uhlaender sólo lo sabe ella y nosotros únicamente podemos percibirlo desde la distancia. Esta hija de un notorio primero jugador y luego entrenador de béisbol (Ted Uhlaender, cuya repentina muerte le afectó, llevando desde entonces su anillo de campeón a modo de collar en su cuello), ha pasado por todo tipo de infortunios. Empecemos con las lesiones: ni más ni menos que doce graves ¡y ninguna causada por el -aparentemente- peligroso deporte del skeleton!. En realidad Katie ha sido siempre una persona inquieta que ha practicado no solo diferentes deportes, sino también otras actividades como la fotografía o el baile y han sido estas actividades las que le han provocado lesión tras lesión (con sus correspondientes operaciones). A saber: en el tobillo izquierdo, haciendo fotos en la montaña; nueva operación un par de meses más tarde en ese pie para quitar uno de sus huesos; en la rodilla derecha, probándose en el deporte del esquí; en su rótula izquierda a consecuencia de un accidente con una motonieve; nueva operación en la rótula dañada meses más tarde; de nuevo en la misma rótula, al poco, por forzarla bailando antes de tiempo; en la cadera izquierda, que se había osificado y le faltaba tejido; en su tobillo izquierdo, nunca curado del todo, corriendo; operación en su estómago, tras sufrir fuertes fiebres, perder el apetito y tener alucinaciones. Fue ese el peor momento de su vida, una vida que dio entonces por perdida. Afirmó después haber estado segura de dos cosas: que iba a morir y que había tenido una vida plena; y, finalmente, operación en su hígado, al contraer una enfermedad autoinmune y que también la puso en grave riesgo vital.

Foto de Natacha Pisarenko/AP

Si piensan que toda esa lista de desdichas han sido las únicas que ha tenido que soportar esta deportista se equivocan: durante la enfermedad de su hígado sufrió un varapalo moral importante al encontrar ella misma el cadáver de su mejor amigo, el campeón olímpico Steven Holcomb , durante una concentración de las selecciones de deportes de invierno de Estados Unidos (Holcomb era campeón en bobsleigh, deporte muy unido al skeleton, cuyas competiciones se realizan en paralelo). Holcomb había sido siempre un pilar en su carrera, la persona que más ánimos le daba y en quien podía confiar. Su repentina e inesperada muerte mientras dormía afectó a Uhlaender en gran medida, hasta el punto de descentrarla en la cita olímpica de Pyeongchang que tuvo lugar meses más tarde. Tampoco ayudó la aparición imprevista en la localidad surcoreana de su madre, con la que llevaba cuatro años sin estar en contacto. Afectada mentalmente, Katie completó en Pyeongchang su peor clasificación (13ª) en unos Juegos Olímpicos, tras ser sexta en los de Turín 2006, 11ª en Vancouver 2010 y cuarta en Sochi 2014, este último, otro de los varapalos que le ha dado la vida.

Ser cuarto -y en la máxima cita deportiva- ya es de por sí traumático, pero la cosa se agrava si se tiene la convicción de que, en justicia, habría que estar en el podio. En efecto, la tercera clasificada -y, en consecuencia, medallista de bronce- fue la rusa Elena Nikitina. Siempre se sospechó de la limpieza de su competición, más teniendo en cuenta que fue en los Juegos de Sochi, donde toda participación rusa estuvo bajo la sombra de la sospecha. De hecho, tras una larga lucha de desgaste para Uhlaender, la rusa Nikitina fue despojada de su medalla, que iría a las manos de la estadounidense. Poco le duró la alegría y la sensación de alivio a la de Vail, Colorado, puesto que meses más tarde, en 2018, la medalla fue restituida a la rusa. Así pues, Katie Uhlaender ha seguido con su particular lucha por que se hiciera justicia y ha testificado en el Congreso de su país sobre el uso del dopaje, así como que se ha pronunciado en repetidas ocasiones sobre la disparidad de criterios en los controles antidopaje a los que se tienen que someter los deportistas: mientras que ella, siguiendo la política de su país, es sometida a análisis con una frecuencia que encuentra abusiva (por ejemplo, 19 análisis en pocas semanas), competidoras de otros países apenas los tienen que pasar. Esa desigualdad es la que ha clamado en numerosas ocasiones esta deportista.

Además de las competiciones de skeleton, en las que ha destacando logrando, por ejemplo, dos oros en Mundiales, además de una plata y tres bronces, la inquieta Katie se ha lanzado a otros deportes, como la halterofilia, que a punto estuvo de llevarla a los Juegos de Londres 2012, o el ciclismo en pista. En esta modalidad ha conseguido triunfos, como el nacional de su país.

Se deduce fácilmente que esta deportista no lo ha tenido cómodo en su vida. Como todo campeón, está hecha de una pasta distinta que a veces nos cuesta incluso entender. Ha luchado contra las lesiones, contra las injusticias en el deporte, contra el dopaje que la ha privado de lo único que le falta: la medalla olímpica; ha sufrido muertes cercanas e imprevistas y, como remate, no lo ha tenido fácil a nivel económico. Ella misma se ha tenido que pagar su material de competición. Ha buscado trabajo, pero la falta de estudios al estar compitiendo y los numerosos viajes que se derivan de la propia competición le han impedido encontrar un trabajo estable. Si acaso le ha sacado de algún apuro económico su labor en tareas de producción en el programa televisivo “Survivor”, así como en otra transmisión televisiva: “Eco-Challenge”.

Ahora, con 35 años, Katie ha vuelto a las pistas de skeleton. Quiere ser olímpica de nuevo y mejorar su último papel, cuando aún estaba afectada sobre todo por la muerte de Steven Holcomb. Si ha superado todas las adversidades que hasta ahora le ha puesto la vida no dudamos en que logrará alcanzar esta última meta.

Foto de James Lang/USA Today

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

STÉFANOS TSITSIPÁS: “DISPUTAR UNOS JUEGOS OLÍMPICOS ES EL SUEÑO DE MI VIDA”

Hace pocos meses ni siquiera habíamos oído hablar de él y ahora no descarten que se convierta en una de las figuras de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, con incluso dos posibles oros a su alcance. Es el griego Stéfanos Tsitsipás, la nueva sensación de uno de los deportes con más seguidores en el mundo: el tenis. Acabó el 2019 -donde ya había ofrecido numerosas muestras de su maestría a lo largo del año- a lo grande, de la mejor manera posible: ganando el Torneo de Maestros en el que sólo tienen derecho a participar los ocho mejores tenistas del mundo.

El heleno, ya toda una nueva sensación en el mundo del tenis al que sin duda ha aportado frescura, aun así nos confesó en esta entrevista en exclusiva que: “todavía estoy aprendiendo. Creo que tengo que ser más agresivo y no estar tanto a la expectativa. A veces pienso demasiado y pienso que no debo fallar, cuando de esta manera fallo en algunos puntos. Tengo cierta falta de decisión”. El joven, nacido en 1998 y que llegó a estar en el nº5 del mundo, confiesa que jugar ante los grandes le hace mejorar: “Creo que es una cuestión de tiempo que mejore. Ver jugar a Nadal o Federer me da confianza y la creencia de que yo también puedo hacer lo mismo. Es cuestión de tiempo que haga mi mejor tenis”. Pese a que a nivel individual sube como la espuma desde siempre ha manifestado públicamente su ilusión por competir defendiendo los colores de su país tanto en Copa Davis,  en la de reciente creación ATP Cup y, por supuesto y por encima de todas, los Juegos Olímpicos: “Es una sensación diferente [competir por Grecia]. Juego para el equipo. Me gustaría jugar en la Davis incluso más. No dejaré de lado esta competición y estoy interesado en que mi país tenga la oportunidad de llegar cada vez más lejos. Sé lo que se siente jugando para el equipo nacional”.

Sobre los Juegos Olímpicos se muestra aún más contundente: “Quiero competir en Tokio 2020. Disputar unos Juegos Olímpicos es el sueño de mi vida. Será increíble y un orgullo estar allí. Definitivamente estar allí y representar a mi país es uno de mis mayores objetivos”. No niega que el hecho de ser griego le impulse más y haga que cobre aún un mayor significado esa competición: “Por supuesto que siendo griego además no puede haber competición deportiva más importante que unos Juegos Olímpicos. No puedo decir lo contrario”. También es consciente de que sus compatriotas, ávidos de éxitos olímpicos, han puesto muchas esperanzas en él ya para Tokio 2020: “Es verdad que puede que yo sea una de las mayores esperanzas griegas para conseguir una medalla en Tokio 2020”. Es la gran estrella actual del deporte griego, donde no abundan los grandes campeones. Ello implica que “el camino hasta los Juegos en mi caso es algo solitario pero pienso recorrerlo y afrontar todas las dificultades para no decepcionar a mis compatriotas”. Pese a ello, reconoce no sentir presión: “No siento en absoluto ninguna presión por ganar medalla en Tokio. Entiendo que existan deportistas que la sientan, pero no es mi caso. Lo que hago lo hago a mi manera y lo que siento que es correcto. Yo sigo el camino que me he propuesto e intento hacer lo mejor en cada competición en la que participo”.

Decíamos que Stéfanos Tsitsipás aspirará, muy probablemente, no solo a la medalla individual, sino que también a la de dobles mixtos, junto a María Sákkari: “Junto con mi posible compañera de dobles mixtos (María Sákkari) somos los que mayor nivel de tenis tenemos en mi país y podemos dar una alegría a la afición griega”. Si él o ambos consiguieran una medalla en Tokio 2020 realizarían un logro que no ha completado griego alguno desde los lejanísimos Juegos de Atenas de 1896, los primeros de la era moderna. Entonces fue cuando ganó una medalla olímpica en el deporte del tenis el último griego: Diónisos Kásdaglis.

La relación de Stéfanos con los Juegos Olímpicos es múltiple y cercana. Para empezar, su abuelo materno fue campeón olímpico en Melbourne 56…en fútbol y jugando con la Unión Soviética. Se trata de Sergei Salnikov (su hija, Yulia, es la madre de Stéfanos. También ella fue tenista). Stéfanos nos habla de este vínculo: “Para mí es un orgullo lo que realizó mi abuelo. Por desgracia no tuve la oportunidad de conocerle, como me habría encantado, pero sé lo que consiguió y me siento muy orgulloso y afortunado por él, por lo que consiguió, especialmente en la época en lo que lo hizo, por la calidad del fútbol en aquellos tiempos en varios países. Lo que consiguió tiene un significado histórico en mi familia”. De conseguir Stéfanos medalla en los Juegos, sería otro de esos casos curiosos que ofrece el torneo olímpico, esta vez de medallas para abuelo y nieto en deportes diferentes y con distintas nacionalidades. La relación del tenista con los Juegos se va estrechando si tenemos en cuenta que es uno de los más firmes candidatos (junto con la estrella de la NBA Giannis Antetokounmpo) de ser el abanderado griego, incluso sin haber sido aún olímpico y por encima de la pertiguista y vigente campeona olímpica Katerina Stefanidi. tal es el furor que despierta entre la afición griega el tenista. Stéfanos, además, y para recalcar su vínculo con el olimpismo, ha visitado las instalaciones de la Academia Olímpica sita en la localidad griega de Tatoi. Y es que, aunque declare que “por supuesto que uno de mis objetivos está en ganar un Grand Slam, espero lograrlo y para ello tengo paciencia” ha declarado en múltiples ocasiones su enorme deseo de acudir a los Juegos Olímpicos y hacer un gran papel para su país. Indudablemente, un tenista entregado al espíritu olímpico, pese al carácter tan profesional de su deporte.

 

 

 

Publicado en Camino a Tokio, Entrevistas | Etiquetado , , | Deja un comentario

CURIOSIDADES DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE CHAMONIX 1924

-Los de Chamonix 1924 fueron los primeros Juegos Olímpicos de invierno

-Se les denominó al inicio Semana Internacional de Deportes de Invierno

-En un principio formaban parte de los Juegos Olímpicos de París de 1924, para sólo posteriormente ser oficialmente declarados los primeros Juegos Olímpicos de Invierno

-Cuatro años antes se había construido en la zona un teleférico para subir al Mont Blanc, la montaña más alta de la cordillera de los Alpes a cuyas faldas se sitúa la localidad de Chamonix

-Sólo incluyeron nueve disciplinas: patinaje artístico, patinaje de velocidad, hockey sobre hielo, bobsleigh, curling, esquí de fondo, saltos de esquí, combinada nórdica y patrulla militar

La patrulla militar. Foto del COI

-Desde años antes se realizaban en países escandinavos los llamados Juegos Nórdicos. Sus organizadores no querían la inclusión de deportes de invierno en el programa olímpico para no hacer competencia a su propia competición

-El plan era incluir deportes de invierno en los que tenían que haber sido Juegos Olímpicos de Berlín 1916, pero fueron cancelados debido a la I Guerra Mundial

-Los Juegos de verano de Amberes sí que incluyeron dos disciplinas de invierno: el patinaje artístico y el hockey hielo, así como el patinaje artístico también estuvo incluido en los Juegos celebrados en Londres en 1908

-Noruega fue el país que se alzó con más medallas: 17

-El patinador de velocidad Charles Jewtraw (de Estados Unidos) tuvo el honor de ser el primer campeón olímpico en Juegos de invierno, en la prueba de los 500 metros

Foto de George Rinhart/Corbis via Getty Images

-Los primeros Juegos Olímpicos de invierno en realidad tendrían que haberse disputado en Estocolmo en 1912, incluso antes que los de Berlín 16, pero Suecia fue reticente para proteger sus propios Juegos Nórdicos que ya organizaba

-De los 258 deportistas presentes sólo once eran mujeres

-Se entregó una medalla honorífica al montañero Charles Brice, líder de la expedición que intentó coronar la cima del Everest en 1922

-Estos Juegos fueron seguidos en vivo por exactamente 10.004 espectadores, muchos de ellos llegados desde Norteamérica

-En la ceremonia de inauguración los atletas realizaron el saludo olímpico oficial, igual que el saludo nazi pero creado mucho tiempo antes que él. Debido a esa similitud este saludo dejó de realizarse tras la II Guerra Mundial

Foto de Getty Images

-Canadá sólo consiguió una medalla, pero lo hizo en una “prueba reina” y de forma brillantísima: en el hockey hielo marcando 132 goles y recibiendo tan solo 3 en contra

-El finlandés Clas Thunberg se convirtió en uno de los reyes de estos Juegos al lograr tres medallas (una de cada metal) en las pruebas de patinaje de velocidad

-El país organizador, Francia, no obtuvo ninguna medalla de oro. Finalmente se hizo con tres medallas de bronce

-La más tarde archifamosa patinadora artística noruega Sonja Henie debutó en estos Juegos y lo hizo con once años. Quedó última pero su popularidad empezó en Chamonix 24

-Otro patinador -aunque de la modalidad de artístico-, Gilles Grafström, junto al equipo canadiense de hockey tuvieron el honor de ser los únicos deportistas en defender su medalla de oro en Juegos de verano y de invierno

-Si los anteriores repitieron sus medallas de oro ganadas en los Juegos de verano anteriores un caso opuesto lo protagonizó el esquiador noruego Jacob Tullin Thams, que ganó aquí la competición de saltos de esquí para más tarde, en los Juegos de verano de Berlín 36, conseguir la plata en una prueba del deporte de vela

-Las medallas se entregaron el último día de los Juegos, por lo que muchos de los atletas ya se habían marchado

-De hecho, la última medalla que se entregó en persona no lo fue hasta 1974, pero en este caso fue porque tardaron en darse cuenta que la medición en los saltos de esquí no había sido la correcta. En un principio se había otorgado la medalla de bronce al noruego Thorleif Haug, pero mediciones posteriores descubrieron que el estadounidense Anders Haugen había sido el verdadero merecedor de dicha medalla

-El mismo Haugen, de origen sueco, había vencido en las pruebas de esquí de fondo de los 18 y 50 km

-El curling no tuvo carácter oficial y sus vencedores, los británicos, nunca obtuvieron medalla alguna hasta que en 2006 y gracias a una campaña llevada a cabo por el diario escocés “The Herald” el COI por fin les otorgaran las medallas a los descendientes del equipo

-La prueba de los 50 km de esquí de fondo se realizó en unas condiciones meteorológicas tales que el último esquiador en llegar a meta (el polaco Szczepan Witkowski) lo hizo dos horas y media más tarde que el ganador

-Otra de las grandes figuras que empezó a despuntar en estos juegos fue el noruego Johan Grøttumsbråten, que en Chamonix 24 se hizo con tres medallas: dos en esquí de fondo y una en combinada nórdica. El noruego tiene el récord de haber conseguido medalla en cada prueba olímpica en la que participó (conseguiría tres más en dos ediciones olímpicas posteriores)

-El bobsleigh construyó su pista en el glaciar Pélerins

Foto de Getty Images

Publicado en Curiosidades | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

EL PATINAJE ARTÍSTICO FEMENINO ENTRA EN UNA ESPIRAL DE AUTODESTRUCCIÓN

Algo está pasando en el patinaje artístico femenino. Incluso las campeonas olímpicas de las últimas ediciones han quedado “fagocitadas” por competidoras aún más jóvenes. La edad media de las grandes campeonas baja progresiva, veloz y alarmantemente, hasta el punto de que las estrellas se retiran ¡a los 17 años de edad! Repasemos los últimos casos, que lanzan un grito de alarma en este deporte. Cada uno de ellos merece tratamiento más profundo en sí mismo, que ya abordaremos:

Oksana Baiul= Ucraniana. Oro en Lillehammer 94 con 16 años, pasó al profesionalismo justo después de su victoria olímpica para realizar una gira por Estados Unidos. Lesionada, se negó a tratarse bien la lesión, lo que afectó a su capacidad de salto. Con problemas con el alcohol y cambios en su cuerpo, no consiguió más triunfos tras su éxito olímpico.

Tara Lipinski= Estadounidense. Oro en Nagano 1998 con 16 años. Con 14 se convirtió en la más joven campeona mundial de la historia. Justo después de los Juegos se tuvo que retirar del Mundial por problemas de salud y en abril anunció su intención de convertirse en profesional. Continuas lesiones y otros problemas la condujeron a una vida de depresión e infelicidad. Como en el caso anterior, el oro olímpico fue el último éxito en su palmarés.

Sarah Hughes= Estadounidense. Oro en Salt Lake City 2002 con 16 años. Tras los Juegos siguió compitiendo durante una temporada alcanzando sólo la plata en el campeonato nacional de 2003. A continuación se tomó un año sabático para sus estudios universitarios. Su última competición oficial fue en el Mundial de 2003 (con 17 años) donde acabó en sexto lugar.

Sarah Hughes. Foto de The Salt Lake Tribune

Adelina Sotnikova= Rusa. Oro en Sochi 2014 con 17 años. Salió como de la nada y venció a la gran favorita, la también local y jovencísima Yulia Lipnitskaya (otro caso de “desaparecida en combate” a una edad prematura, siendo aún una promesa ya consolidada). Protagonista de una final polémica -los seguidores del patinaje nunca la perdonarán haber sido favorecida por los jueces frente a la surcoreana Yuna Kim-, desapareció del panorama del patinaje tras los Juegos. Las lesiones le impidieron continuar con su carrera, aunque insistió en aparecer en competiciones. En el durísimo campeonato nacional ruso de 2016 sólo pudo ser sexta, así que no pudo acudir al Europeo de ese año, donde fue nombrada sólo como suplente. Siguió sin participar hasta el anuncio, en abril de 2017, de que pasaría a ser entrenada por la leyenda del patinaje Evgeni Pluschenko, pero eso tampoco la sacó del hoyo en el que estaba metida. No pudo participar en ningún campeonato más. Como sus colegas anteriores, el oro olímpico fue el último título que conseguiría en su corta carrera.

Alina Zagitova= Rusa. Oro en Pyeongchang 2018 con 15 años. Poco más de un año antes de su triunfo olímpico sólo había podido ser novena en el campeonato junior de Rusia. Se convirtió en senior sólo meses antes de los Juegos de Pyeongchang, en el otoño de 2017. Y desde su primera aparición en el Grand Prix hasta los Juegos lo ganó todo, eclipsando a la hasta entonces gran figura del patinaje mundial y compañera de entrenamiento Evgenia Medvedeva (sólo dos años mayor que ella), de la que se esperaba el colofón a su racha de meses sin conocer la derrota con el oro olímpico. Volviendo a Zagitova: tras los Juegos sólo pudo ser quinta en el subsiguiente Mundial. En la final del Grand Prix de la temporada posterior bajó un escalón en el podio, acabando segunda, así como en el Europeo de 2019. Acabó 2019 en último lugar en la final del Grand Prix tras lo cual ha anunciado un descanso en su carrera, cuando aún cuenta con 17 años. Tres patinadoras de su propio equipo de entrenamiento, todas menores que ella, ya la están “empujando” en los puestos de las competiciones en las que participan.

Adelina Sotnikova

Esto en cuanto a campeonas olímpicas, pero otras grandes campeonas de los principales torneos internacionales han ido cayendo también brusca y anticipadamente a una edad aún muy temprana. Las citadas rusas Lipnitskaya y Medvedeva (ésta última cambió de entrenador ante la presión del grupo creado por Eteri Tutberidze, a cargo de la cantera de mayores y mejores nuevas patinadoras rusas, pero sigue sin encontrar su lugar y, desde luego, su lugar en los podios donde sigue compitiendo, con más derrotas que éxitos) y las también rusas Elena Radionova (vivió un gran año cuando contaba 16 y desde entonces ha bajado espectacularmente su prestación), Anna Pogorilaya (con 17 años vivió su mejor momento, pero la inconsistencia la ha abocado a desaparecer del panorama del patinaje), Elizabeta Tuktamysheva (llegó a ser número 1 del mundo con 17 años y consiguió varios importantes éxitos en un corto espacio de tiempo, como el Mundial, Europeo y final del Grand Prix en 2015), Maria Sotskova (con podios hasta los 17 años, en que ha pasado a caer hasta el 12º puesto en el campeonato nacional ruso) e incluso la última campeona europea Sofia Samodurova, sin grandes resultados desde su triunfo en Minsk en 2019.

Gracie Gold y Ashley Wagner. Foto de Matthew Stockman/Getty Images

Indudablemente la presión por el altísimo nivel de competencia en Rusia -y no solo a nivel nacional, sino concretamente en el equipo encabezado por Tutberidze- ha afectado en la caída de estas patinadoras con grandes expectativas. Si su caída ha sido más rápida que su ascenso, prácticamente lo mismo ha ocurrido en otras naciones, como las patinadoras norteamericanas. Así, tenemos a la tres veces medallista olímpica, la canadiense Kaetlyn Osmond. Después de conquistar la medalla de bronce en los Juegos de Pyeongchang se hizo con el oro en el inmediato Mundial. Con 22 años ésa sería su última competición. En sus vecinos del sur la situación es igual o peor. A unas edades aún tempranas y en contra de sus propios deseos pero superadas ante la avalancha de jovencitas de nueva hornada patinadoras medallistas olímpicas como Ashley Wagner o Gracie Gold se han visto obligadas a retirarse, ambas con 26 años. La prometedora Polina Edmunds lo ha tenido que hacer con 19 años.

Un panorama que nada tiene que ver cuando aún ocupaban puestos en el podio “veteranas” como la italiana Carolina Kostner, retirada con 29 años en lo más alto, Michelle Kwan, con triunfos aún con 25 años. Otras, como Irina Slutskaya, gozaron de bastantes más años de carrera y triunfos que sus colegas actuales.

¿Es esta la tendencia que seguiremos viviendo en los próximos años? ¿Las grandes campeonas tendrán una carrera efímera, presionadas, estresadas y superadas por niñas cada vez más jóvenes? Una consecuencia es clara: ya será imposible predecir quién será la próxima campeona olímpica, como ocurrió en la última edición, en que todo apuntaba a Medvedeva, para ser superada finalmente por una aún más joven Zagitova. Unas se “comen” a otras y no nos permiten disfrutar del inmenso potencial de toda una hornada de completas patinadoras.

El podio de Pyeongchang 2018: tres grandes patinadoras caídas en desgracia. Foto de Aris Messinis/AFP/Getty Images

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

ALBERTO CONTADOR: “LOS SPONSORS NO VALORAN LO SUFICIENTE EL CICLISMO OLÍMPICO”

Leyenda en su deporte. Ha entrado a lo grande en las páginas del ciclismo, donde para siempre quedarán plasmadas sus victorias en siete ediciones de las llamadas Grandes Vueltas: consiguió dos Tours de Francia (en 2007 y 2009), dos Giros de Italia (en 2008 y 2015) y tres Vueltas a España (en 2008, 2012 y 2014). Eso sin contar las quince “vueltas menores”, las etapas en las grandes, malliots en diferentes clasificaciones en las mismas, victorias en “clásicas” o el UCI World Ranking. Ese es el impresionante palmarés de Alberto Contador, indudable estrella del ciclismo quien, sin embargo, no consiguió medalla olímpica alguna.

Bien es cierto que de tres posibles participaciones en Juegos Olímpicos sólo pudo materializar una, en los de Pekín 2008 donde firmó un excelente (a la par que decepcionante) cuarto puesto -en la prueba contrarreloj-. Esa acabó siendo su única experiencia olímpica, puesto que no pudo participar en los Juegos de Londres 2012 al ser sancionado ese mismo año por el Tribunal de Arbitraje Deportivo por haber dado positivo el 21 de julio de 2010 por clenbuterol por 0,00000000005 gramos. La sanción acababa el 6 de agosto de 2012, perdiéndose así por poco la carrera olímpica. En la siguiente cita olímpica -de Río 2016- la suerte volvió a serle esquiva, al caerse en el Tour de Francia de ese año causándole numerosas contusiones y roturas fibrilares. Los Juegos estaban demasiado cercanos, imposible acudir a los mismos.

En la contrarreloj de Pekín 2008 donde quedó cuarto. Foto de EFE

Así las cosas, su participación olímpica se redujo en definitiva a los Juegos de Pekín de 2008 donde obtuvo el citado cuarto puesto. Sobre él y sobre esa carrera olímpica habló Alberto Contador a Rincón Olímpico: Para mí en ese momento los Juegos Olímpicos estaban situados en un sitio estratégicamente no el mejor porque ya había ganado el Tour y el Giro y quería ganar la Vuelta a España y esto era justo antes de la Vuelta, así que mi preparación fue muy encaminada a la Vuelta. Fuimos a los Juegos y nos quedamos a muy poquitos segundos de la medalla de bronce”. Sin embargo, no fueron del todo insatisfactorios dichos Juegos para el madrileño, puesto que su trabajo en la carrera en ruta (participó en esa cita olímpica tanto en la prueba en ruta como en la de contrarreloj) ayudó sin duda en la consecución de una medalla para otro miembro de la selección española en una competición que es individual, pero que se juega dentro de una estrategia de equipo: “Fue una auténtica lástima el no poder conseguir esa medalla olímpica, pero estoy muy contento porque conseguimos ayudar a Samuel Sánchez a conseguir el oro olímpico en esa misma carrera, así que tengo un buen recuerdo de ese cuarto puesto”.

Durante la carrera en ruta de Pekín 2008

El ya ex ciclista pone el dedo en la llaga respecto a su percepción del ciclismo olímpico: “Lógicamente me hubiera encantado haber sido tercero en vez de cuarto en los Juegos Olímpicos, pero no era una cuestión que a mí me obsesionara mucho porque al final los sponsors no valoran a veces lo suficiente el deporte olímpico. Quizá por lo que realmente me hubiera gustado haber ganado una medalla olímpica era por haber dado una medalla a mi país más que por el tema deportivo”. Y es que, nos guste o no, la carrera ciclista olímpica no es ni la mejor, ni la más dura, ni la más valorada, ni la más deseada por las estrellas del ciclismo en general que, como en el caso del propio Contador, se centran en otras que dan más prestigio a su palmarés (y, por descontado, más beneficios económicos). Nos lo reconoció el propio Contador: “No tengo la espinita de no haber conseguido una medalla olímpica. A ver, lógicamente una Olimpiada por tu país es por lo que te enorgullece, porque a nivel deportivo el Tour de Francia tiene un valor muy superior, entonces al final centras más los objetivos en llegar en óptimas condiciones a esa competición”.

Tampoco podemos obviar el episodio que sufrió en 2004 cuando fue víctima de un ictus debido a un cavernoma cerebral congénito. Eran los comienzos de su carrera y el corredor se encontraba preparándose de cara al Tour de Francia de ese año. El ciclista estaba en plena carrera cuando notó que se le iba la vista y empezó a sufrir convulsiones. Enseguida fue trasladado a un hospital. Salvó literalmente la vida cuando se le extrajo un coágulo de sangre durante una operación a la que tuvo que ser sometido. El espíritu y las ganas de Contador le llevaron a participar en una carrera pocos meses después. Ahora afirma: “Siempre he tenido claros mis objetivos, pero indudablemente el episodio del ictus te cambia la vida. Cuando tienes un futuro prometedor y de repente estás postrado en la cama relativizas todo muchísimo”. Y llega a afirmar: “Creo que habría sido complicado conseguir lo que he conseguido si no hubiera tenido el ictus”.

Ahora, ya retirado, dedica gran parte de sus esfuerzos en una fundación creada por él precisamente centrada en víctimas del ictus cerebral, tema que como hemos visto le ha impactado de lleno. Y no es la única fundación a la que dedica su tiempo y su interés, pues tiene otra escuela para niños “para que se eduquen en valores”. Finalmente, la fundación “Bicis para la vida” se dedica a recoger bicicletas usadas, las reparan y las lleva a África. “Las fundaciones ocupan una gran parte de mi tiempo”, algo que le relaciona con otros tantos grandes campeones y deportistas que aportan a la sociedad algo más que su granito de arena para que ésta mejore.

Publicado en Entrevistas | Etiquetado , , | Deja un comentario

MARK McMORRIS: EL ARRIESGADO RIDER QUE CONSIGUIÓ SUBIR AL PODIO OLÍMPICO TRAS ESTAR AL BORDE DE LA MUERTE

Los riders (practicantes del snowboard) tienen fama de temerarios; entre temerarios y chiflados, más bien. El canadiense Mark McMorris, doble campeón olímpico, tiene mucho de ello. Para empezar, nació y se crió en la región más plana de Canadá -Saskatchewan-, pero se aficionó al snowboard junto a su hermano mayor Craig (también profesional) durante las vacaciones familiares en Calgary cuando contaba 11 años de edad. A los 15 ya compitió en su primera prueba de la Copa del Mundo de la FIS. Pero antes de eso, a los 12 años, este “loco” de la tabla sobre nieve ya intentó batir ni más ni menos que un récord Guinness cuando, sobre una tabla acuática (o wakeboard) unida a una embarcación especial “surfeó” durante 3.5 kilómetros en el lago Wascana. Esa fue su primera “gran locura”. La primera de toda una serie (que aún no ha finalizado).

Un jovencísimo Mark McMorris empieza a competir, tanto en la Copa del Mundo de la FIS (la competición oficial reconocida por el COI) como en los populares y exitosos X-Games invernales, donde se dan cita los deportistas principales de los deportes más arriesgados de la nieve. Sus triunfos en ambos son incontables, pues además de participar en slopestyle lo hace en la modalidad de Big Air. Resumiendo mucho su impresionante palmarés sólo mencionaremos que ha acumulado dos medallas olímpicas (en Sochi y en Pyeongchang, ambas bronces en slopestyle) y 17 en los X-Games. Ha acumulado igualmente lesiones; muchas y graves: rotura del fémur en 2016 al aterrizar un salto en una competición de Big Air (una lesión severa, de las más graves que se pueden padecer, pero tras la cual volvió a la competición); rotura de una costilla en 2014 en una competición de slopestyle en los X-Games (de nuevo, poco después no solo volvió a la alta competición, sino que lo hizo ganando una medalla olímpica en Sochi) y, la más importante, ocurrida en marzo de 2017 sobre la que hablaremos más detenidamente, pues casi le costó la vida.

Foto de David Ramos/Getty Images

McMorris entrenaba junto a un grupo de amigos en medio de un bosque de Whistler, Canadá. A la vez grababa un documental sobre cómo practicaba su deporte. En un día en el que la niebla se iba y volvía se chocó contra un árbol. Tuvo que se evacuado en helicóptero, siendo ingresado inmediatamente en la UCI, donde estuvo varios días en coma. Se temió por su vida, pues las lesiones resultaron ser numerosas y de importancia: fractura de mandíbula, brazo izquierdo, pelvis, varias costillas, bazo y colapso en su pulmón izquierdo. Hubo que ser operado en dos ocasiones pero, casi milagrosamente, no solo se recuperó, sino que lo hizo a lo grande: ganando una nueva medalla olímpica pocos meses más tarde. El documental llegó a realizarse, esta vez pasando a un involuntario protagonismo el percance. Se titula “Unbroken” (=”Irrompible”).

Se necesita ser de una pasta especial para superar lo que este rider ha superado y seguir triunfando tras sus graves percances. La pasta propia de una persona que ha sido la primera en lograr trucos como el Backside Triple Cork 1440, el Double Cork fuera de la barandilla y el Front-Board Double Cork 1170. Todos trucos antes nunca realizados con éxito hasta que lo hizo McMorris. También esa pasta especial de la que hablamos la ha expresado este canadiense de otra manera: es uno de los deportistas más filantrópicos del circuito. En 2012 lanzó junto a su hermano una fundación que lleva su apellido y que se dedica a ayudar a niños para que persigan sus pasiones a través del deporte. El objetivo es que el deporte sea más accesible e inclusivo en su propio país, Canadá. Hasta el momento ya han conseguido ofrecer oportunidades a más de 1.500 jóvenes canadienses para que accedieran a unos deportes de no tan fácil acceso económico.

Es indudable que Mark McMorris es un tipo especial. Como especial es que entrene sin entrenador “porque ninguno sería capaz de ejecutar lo que yo hago”. Se siente inspirado por la leyenda noruega del halfpipe Terje Haakonsen, popular en los 90. Todo un personaje y una personalidad este joven rider canadiense.

Foto del Comité Olímpico de Canadá

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

NAWAL EL MOUTAWAKEL: LA MERITORIA PIONERA RECONVERTIDA EN LÍDER

Tenemos predilección por los/as pioneros/as y Nawal El Moutawakel lo fue y de manera doble. La primera mujer africana en conseguir un oro olímpico y la primera mujer islámica en hacerlo. Ella abrió un camino que han seguido posteriormente atletas de la talla de Hassiba Boulmerka o Ghada Shouaa. Ambas siguieron su estela consiguiendo convertirse a su vez en campeonas olímpicas y quién sabe si hubieran podido serlo si Nawal antes no hubiera estado allí, abriendo brecha.

Esta marroquí nacida en 1962 empezó a correr con 15 años contra todo y contra todos: contra el estado penoso de las “pistas” donde lo hacía y contra los prejuicios sociales que la criticaban tanto por la vestimenta que usaba para entrenar (que los retrógrados consideraban inadecuada) como por el hecho en sí de practicar deporte, algo “impropio” de su género, decían algunos. Afortunadamente, esta joven atleta contó con el apoyo de sus padres, algo fundamental. No dudó en organizar la primera carrera de mujeres en su país -una carrera de 5 kilómetros en su Casablanca natal- el año 93. Nawal no quería ser la única mujer corredora en Marruecos, sino que quería que su ejemplo incitara a otras a seguirla. Esa carrera se ha seguido celebrando y ya cuenta con unas 20.000 participantes anuales.

Pronto se dieron cuenta del potencial atlético de la joven El Moutawakel, que ganaba no solo a sus competidoras chicas, sino también a todos los chicos de su edad. Así que se puso bajo la dirección del entrenador francés Jean François. Fue éste el que la introdujo en la modalidad que acabaría convirtiéndola en leyenda: la prueba de los 400m vallas. Este hecho debe sorprendernos por dos razones: la prueba era completamente nueva en el calendario femenino y, por tanto, todo un riesgo y, por otra parte, Nawal era de baja estatura, cosa que podía constituir un obstáculo al saltar las vallas. Aun así, la decisión resultó ser todo un acierto.

Como decimos, sus características llamaron la atención de entrenadores a nivel internacional. Pat Moynihan, entrenador del equipo de atletismo de la universidad de Iowa también se fijó en ella e hizo lo posible para que la marroquí entrara a formar parte de su equipo, cosa que logró, mediante una beca, en 1983.

Nawal también corrió pruebas de 100m lisos, pero sus resultados fueron malos. Llegó a su debut olímpico en los Juegos de Los Ángeles 84 siendo toda una incógnita. Ni de lejos se la consideraba favorita para el título de la prueba de los 400 vallas, que hacía a su vez su debut en esos Juegos. Sin embargo, acabó venciendo, dominando en todo momento la final. Esa victoria suponía mucho más que un oro olímpico (y los logros que hemos mencionado al principio), sino que abría una ventana a un futuro más prometedor para las mujeres deportistas de su continente. Si en Los Ángeles 84 Nawal fue la única componente femenina de la delegación marroquí, esa circunstancia ha ido cambiando con el paso del tiempo. Para empezar, su figura se convirtió ipso facto en todo un modelo a seguir. Su hito fue celebrado a lo grande en su país natal, hasta el punto de decretar el rey Hassan II que todas las niñas marroquíes nacidas el día de su victoria olímpica deberían llevar su nombre en su honor. Hecho anecdótico este, que sin embargo nos da una indicación de la repercusión que tuvo su victoria. Más nos interesan las repercusiones sociales que tuvo su propia figura. Retirada en plena juventud -a los 24 años-, se dedicó a partir de ese momento en promocionar la participación femenina en el deporte, especialmente allí donde lo tenían más difícil: en los países islámicos.

A continuación pasó a ocupar numerosos altos cargos a nivel nacional e internacional, como Secretaria de Estado en el Ministerio de Asuntos Sociales; ministra de 2007 a 2009; miembro destacado del Comité Olímpico Internacional, de su Comité Ejecutivo; presidente de la Comisión de Evaluación de los Juegos de 2012 y 2016; presidente de la Comisión de Coordinación del COI para los Juegos de Río y toda una larga lista de puestos, incluyendo en la Federación Internacional de Atletismo. También ha tenido el honor de portar la bandera olímpica en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Turín 2006, así como de llevar la antorcha olímpica por la ciudad de Londres en los Juegos de 2012. Estos cargos y méritos no han sido “regalados” a esta ex atleta, pues su formación (aparte de hablar a la perfección tres idiomas) es amplia, lo que la ha convertido en una persona respetable y preparada. No olvida su objetivo de mejorar la situación de la mujer en ciertas zonas del planeta, promoviendo la alfabetización y educación de las niñas, defender sus derechos humanos y animarlas a puestos de liderazgo. Un ejemplo perfecto de la reconversión de un ex deportista en persona útil a la sociedad, en este caso con especial incidencia sobre las mujeres (de países islámicos).

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

BILLY FISKE: EL BICAMPEÓN OLÍMPICO QUE MURIÓ EN LA BATALLA DE INGLATERRA

Las primeras ediciones de los Juegos Olímpicos están llenas de historias protagonizadas por auténticos personajes. Uno de ellos, que lograra proclamarse dos veces campeón olímpico, es sin duda el estadounidense Billy Fiske. Nacido en el seno de una familia acomodada de banqueros, no le faltaron medios para acceder a la mejor educación, incluyendo estudios universitarios en el Trinity College de Cambridge, Inglaterra. Cuando estudiaba allí aún ni imaginaba lo unido que iba a estar su destido al país que le acogió por un tiempo. Pero no nos precipitemos, antes hemos de saber que Billy se sintió atraído por el invernal deporte del bobsleigh a los 13 años. El costoso gasto que produce ese deporte no fue óbice para que Fiske, sin problemas económicos, pudiera dedicarse a él y llegara a formar parte del vehículo que representó a su país en la edición olímpica de Saint Moritz en 1928, alzándose con el oro, así como en los siguientes Juegos, disputados en su propio país en 1932, concretamente en la estación invernal de Lake Placid.

Entretanto Fiske, ayudado por sus holgadas finanzas, se une a otro rico heredero -Ted Ryan- para sentar ambos las bases de la que se convertiría en estación invernal de Aspen, Colorado. Por entonces no era más que un terreno minero, lejos aún de ser explotado como estación alpina de deportes de nieve. Cuando Fiske y Ryan llegaron no era más que una serie de propiedades abandonadas con terrenos a bajo precio. Los jóvenes herederos vieron sus posibilidades y construyeron instalaciones imitando las europeas de la cordillera de los Alpes. No hace falta decir que su visión fue acertada, ya que Aspen es hoy una clara referencia del turismo de nieve y sede de las más importantes competiciones deportivas.

Volvamos a su faceta deportiva. Gracias a su alto poder adquisitivo, unido a su afición por las competiciones deportivas, participa en las 24 horas de Le Mans contando apenas 19 años. Fiske (que, por cierto, en los Juegos de Saint Moritz de 1928 se había convertido en el campeón olímpico de Juegos de invierno más joven de la historia, con 16 años, récord que no fue superado hasta 1992 por Toni Nieminen) tenía plaza asegurada para competir en los que iban a ser sus terceros Juegos Olímpicos: los de Garmisch-Pantenkirchen de 1936 pero sus ideales se lo impidieron. En clara oposición al naciente régimen político que imperaba en Alemania por entonces, El doble campeón olímpico se negó en acudir al país germano.

Y entonces es cuando empieza la etapa más épica de Billy Fiske -si es que conseguir dos oros olímpicos no lo eran ya-: su participación en la II Guerra Mundial. Perteneciente a un país que por entonces era aún neutral, Fiske no dudó en enrolarse en la RAF, la fuerza aérea británica. Haciéndose pasar por canadiense se alistó voluntariamente. En 1040 fue ascendido al rango de piloto oficial. Fiske hizo historia al convertirse en el primer ciudadano estadounidense en unirse a la RAF una vez ya abiertas las hostilidades. A su escuadrón (el 601) lo apodaron el de “los millonarios”, ya que sus componentes eran ricos herederos le correspondió entrar en acción en la famosa Batalla de Inglaterra a los mandos de Hawkers Hurricane. Se dice que Fiske era sin lugar a dudas el mejor piloto de entre todos ellos. Sin embargo, de poco le sirvió su talento natural, pues encontró la muerte en la batalla. Una bala alemana hizo diana en su tanque de combustible, dañándolo gravemente. Fiske aterrizó su maltrecho avión teniendo ya manos y pies quemados. Se llegó a tiempo para extraerle del avión justo antes de que el tanque de combustible explosionara, pero las heridas eran demasiado severas, muriendo a las 48 horas. Tenía sólo 29 años.

Sobre su ataúd se colocaron tanto la bandera de las barras y estrellas como la Union Jack británica. Ese fue apenas el primero de los honores que recibiría. Además de estar su nombre entre los grabados en los monumentos dedicados a los caídos en la Batalla de Inglaterra sitos en Londres y en Capel-le-Ferne, existe una placa dedicada a su nombre en la mismísima catedral de San Pablo londinense y que reza: “Un ciudadano americano que murió para que Inglaterra pudiera vivir”. Se cuenta que el mismísimo Churchill se “aprovechó” de su muerte para hacer propaganda y empujar en cierta manera a que los Estados Unidos entraran en guerra. En vida Fiske se negó a hacer propaganda de la guerra; muerto fue utilizado con ese fin.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario