GABRIELA KOUKALOVÁ: LAS PENALIDADES DETRÁS DE UNA GRAN CAMPEONA

La biatleta checa Gabriela Koukalová (de soltera Soukalová) lo tenía todo justo antes de los Juegos Olímpicos de Pyeongchang: Ya poseía medallas olímpicas logradas en Sochi; había ganado seis medallas mundiales -dos de ellas de oro- y su paso por la Copa del Mundo era sencillamente espectacular, con seis Copas de Cristal en determinadas categorías y una global. Había sido nombrada Deportista del Año en su país en diciembre de 2017 y era, claramente, la esperanza checa para los Juegos que se iban acercando. Se postulaba como obvia medallista cuando, la temporada previa a los Juegos, la checa hubo de saltarse la competición. Se habló de una lesión en la pierna, de padecer una persistente fatiga; se llegó a decir que sufría un síndrome compartimental el cual le oprimía las piernas. Todo ello era cierto, pero su sufrimiento mayor sólo era conocido por ella misma. Ni siquiera su marido, el jugador de bádminton Petr Koukal, sabía el mal que la gran biatleta padecía.

Gabriela básicamente siempre se sintió presionada desde su infancia. Su madre, Gabriela Svobodá, había sido subcampeona olímpica de esquí de fondo y su medalla de plata, colgada en el salón del hogar familiar, persiguió siempre a la joven Gabriela, que se vio literalmente “forzada” por su familia a dedicarse en cuerpo y alma al deporte de élite. Más tarde sintió la presión de los entrenadores. Durante su etapa de junior -en la que ya despuntaba-, su entrenador criticaba la forma de su cuerpo. Todo ello la condujo, desde muy temprana edad, a padecer desórdenes alimenticios, tanto bulimia como anorexia. Padecimientos que ocultaba a todo su entorno.

Mientras la carrera de Gabriela iba avanzando podio tras podio su inestabilidad personal corría en paralelo. Habiendo destacado ya en su etapa junior, entró muy pronto en el equipo nacional absoluto, sólo un año después de ganar un oro en un Mundial junior. El año en que ganó ese Mundial ya debutó en la Copa del Mundo para, pocos meses más tarde, estrenarse como atleta olímpica, en los Juegos de Vancouver 2010. Entonces no llamó la atención aún. Era demasiado joven como para “dar la campanada” y convertirse en medallista olímpica, pero sus días de gloria no estaban lejanos. El cuatrienio siguiente sí se empezó a ver a una Soukalova con aspiraciones a subir al podio olímpico, cosa que hizo en Sochi en dos ocasiones, consiguiendo sendas platas en las pruebas de 12.5 km en salida en masa y en el relevo mixto.

Con su autobiografía. Foto: ČTK

Precisamente en el relevo, tanto el mixto como el femenino, iba a competir, tanto en Sochi como en otras muchas ocasiones, codo con codo junto a Veronika Vitková. Solo más tarde, en la polémica autobiografía que Gabriela sacó en 2018, saldría a la luz la penosa relación entre las dos mejores biatletas checas. Su libro titulado “Diferente” escoció y asombró por igual. En él la súper estrella mundial del biatlón daba a conocer tanto sus problemas alimenticios como su pésima relación con su compatriota Vitková, de la que en el libro dice eufemísticamente: “Cuando ella no estaba el ambiente era mejor”. Más estupor ha supuesto la confesión de sus desórdenes alimenticios. En el libro Gabriela cuenta cómo, sin ir más lejos, había “perfeccionado” la forma de sacarse la comida mediante una cuchara en su garganta. Su marido descubrió su mal sólo cuando vio una cuchara tragada accidentalmente en una radiografía de Gabriela, tan sórdido llega a ser el relato.

La autobiografía fue escrita, según confiesa la biatleta, en su época de mayor esplendor en cuanto a resultados se refiere, cuando aún pensaba que se convertiría en campeona olímpica en Pyeongchang. Ahora sabemos que su parón temporal está siendo demasiado largo, aunque surgen de vez en cuando rumores sobre su regreso. Ella, sin embargo, afirma que ahora está dedicada en cuerpo y alma en ayudar a las personas que padecen desórdenes alimenticios y a sus familiares, intentado aconsejar desde su experiencia. Su buzón de correo electrónico está bloqueado de tantos correos que recibe pero la campeona se molesta en contestar a todos los padres que la escriben.

Gabriela Koukalová es otro ejemplo más que nos muestra que la vida de los grandes campeones del deporte no es tan de color de rosa y que detrás de las medallas, además de mucho esfuerzo y entrenamiento, hay sacrificios vitales sobre los que podemos poner el punto interrogativo sobre si merece la pena o no hacerlos para convertirse en campeón.

Foto: ČTK

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

NICOLA SPIRIG & RETO HUG: UNA EXITOSA PAREJA DE TRIATLETAS OLÍMPICOS

La campeona olímpica de triatlón Nicola Spirig conoció al que ahora es su marido, el también triatleta olímpico -y suizo, como ella- durante la celebración de un campeonato Europeo celebrado en Madeira. Él ganó la categoría de élite y ella la junior. La victoria de su compatriota en la prueba más prestigiosa impresionó a una joven Nicola. Desde entonces, han luchado juntos para sus respectivas calificaciones olímpicas, han entrenado con el mismo cuerpo técnico y se han apoyado mutuamente. Es una más de las historias de amor surgidas entre deportistas de élite.

Nicola, que se dedicó al triatlón desde niña influida por su padre y tío, que lo practicaban, debutó con solo diez años en este mundo. Por entonces la niña Nicola sólo tenía una preocupación: que no la mordieran los peces en el segmento acuático. Spirig evolucionó tanto hasta convertirse en campeona olímpica, reto que lograría en los Juegos de Londres 2012 en una de las finales más emocionantes jamás producidas en Juegos Olímpicos, sea cual fuera el deporte. En esos Juegos tenía a su lado a Reto Hug, su ahora marido. Hug había sido olímpico por primera vez en Sidney 2000, en el debut del triatlón en unos Juegos. Entonces consiguió un nada despreciable octavo puesto. En los siguientes Juegos su posición bajó a la 40ª finalizando en 29º lugar en su tercera y definitiva experiencia olímpica, en Pekín 2008. Aunque intentó la clasificación para Londres 2012 no la logró, así que se centró en ayudar a su pareja, Nicola. Los de Londres tendrían que haber sido los primeros Juegos en los que la pareja suiza iba a competir junta, pero la carrera de Hug ya estaba en declive.

Foto de Keystone

Está claro que en la pareja Hug-Spirig es ella la mejor triatleta. Además de su oro olímpico Nicola consiguió la plata en Río 2016 y se ha proclamado campeona europea la nada despreciable cifra de seis veces. Y eso que su participación en los Juegos de Río estuvo en el aire, tras romperse a inicios de ese año la mano. Nicola confiesa que fue su peor momento profesional. De nuevo tuvo a su lado el apoyo de Reto. Necesitó de mucha fuerza mental, aparte de una gran cantidad de entrenamiento, para superar la lesión. Durante la competición de Río nadó mejor que nunca y dominó en el segmento ciclista. La carrera final junto a su rival Gwen Jorgensen fue todo un espectáculo, aunque cayera del lado de su competidora.

Desde entonces Spirig se ha centrado en otra modalidad deportiva: la maratón, aunque no ha abandonado el triatlón que tantas satisfacciones le ha proporcionado. Entre medias ha formado toda una familia: en 2013 nació Yannis, en 2017 Malea Lexi y el tercer hijo de la pareja de triatletas nacerá en abril de 2019. La cooperación en el cuidado de los hijos de un ya retirado Reto ha sido fundamental para que la campeona Nicola siguiera entrenando y compitiendo en las mejores condiciones. El que fuera Dream Team suizo de triatlón -pues entrenaron juntos durante años, desde que fueron pareja en 2003, y compartían patrocinadores y planificación-, ha continuado con uno solo de sus componentes en activo, pero con la gran ayuda moral del otro, ya que siempre Nicola ha sentido el apoyo incondicional de Reto.

Spirig tiene ahora otro compromiso en el que está volcada: su propia fundación que tiene como fin asegurar el acceso al deporte (especialmente al triatlón) a los niños. Quiere, de esta forma, devolver al deporte parte de las satisfacciones que le ha proporcionado. Y no solo colabora con ese mismo fin mediante su fundación, sino que lo hace en otros programas, siendo embajadora de la Fundación Laureus, etc. Pero no dejen de contar con ella para los Juegos de Tokio 2020, pues Nicola se sigue entrenando con ese objetivo. Seguro que entonces volverá a tener a su lado a Reto.

Foto de nicolaspirig.com

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

CAMILLE MUFFAT: LA CAMPEONA OLÍMPICA QUE MURIÓ AL QUERER VIVIR

La nadadora francesa Camille Muffat buscaba nuevos retos tras su retirada de la competición. Se había convertido en la sensación de su deporte en el país galo, tras igualar en los Juegos de Londres a las anteriores dos mejores nadadoras de su país de toda la historia: Micheline Ostermeyer y su casi contemporánea Laure Manaudou, a la que iba “robando” récord tras récord. En esos Juegos, los que marcarían el momento más álgido de su carrera, Camille se colgaría al cuello tres medallas, cada una de un metal diferente. Pero la durísima vida de entrenamientos, que la obligaba a no abandonarlos ni siquiera un día por semana, la había hartado. Camille estaba agotada, ya había conseguido todo lo que soñaba (ser campeona olímpica) y no se veía con posibilidades no ya de superar lo alcanzado, sino tan siquiera de igualarlo. Así que dio por finalizada su carrera como nadadora a una edad aún algo temprana, a los 24 años, aunque ya llevaba más de uno, justo tras sus éxitos en Londres 2012, renqueante, lejos de sus mejores actuaciones.

Cuando decidió colgar el gorro de baño y salir de esas piscinas a las que tantas horas de su vida había dedicado la atleta olímpica realizó un giro brusco en su vida: quería “vivir”, quería plantearse nuevos retos, quería hacer cosas que tantas horas de entrenamiento en los centros acuáticos le habían impedido. ¿Qué mejor que participar en un reality al aire libre donde tendría que mostrar sus dotes y capacidades para sobrevivir en la naturaleza? El programa “Dropped” de la televisión nacional francesa le ofrecía a ella y a otros deportistas, entre otros, tales como los también olímpicos Alexis Vastine (boxeador), Florence Arthaud (regatista) o el también nadador Alain Bernard esa oportunidad. Camille no lo dudó, ignorante -faltaría más- de que dicha participación sería lo último que haría en la vida. El 9 de marzo de 2015, cuando contaba 25 años de edad, el helicóptero que la trasladaba a ella y a muchos otros participantes del concurso en la localidad argentina de Villa Castelli chocó contra otro helicóptero. No hubo supervivientes. Se salvaría, eso sí, el también campeonísimo de la natación gala Alain Bernard ya que no pudo subirse al vehículo por exceso de peso en el mismo.

La conmoción no solo abrumó al país natal de las víctimas o a los amantes del deporte en general. No había hecho falta, como ocurre en tantas ocasiones, que en este caso la campeona olímpica de natación falleciera para realizarle un merecido homenaje, pues ya un año antes, cuando anunció su retirada, el Gobierno francés otorgó a Muffat la designación de Caballero de la prestigiosa Legión de Honor. Y es que era mucho lo que esta joven nadadora había dado a su país. Las horas y horas de sacrificio (la apodaban Madame 100% por su entrega) entrenando habían dado sus frutos, y eso que en un momento dado de su carrera hubo muchas dudas. Fue entonces cuando su entrenador Fabrice Pellerin tomó una decisión que resultaría fundamental para hacer un cambio en su carrera a mejor: Camille, que tocaba todos los palos al ser una nadadora de estilos que dominaba especialmente la braza y el crol, abandonó las pruebas de estilos, a instancias del citado Pellerin, para dedicarse por completo al estilo libre. Acompañado, además, de un exigentísimo programa de entrenamientos de cara a los Juegos de Londres.

Esos Juegos de Londres iba a ser la piedra de toque de toda la carrera de Camille Muffat. Entonces aún no lo sabía, aunque lo intuía, pero toda su carrera iba a girar sobre ellos. Aunque Camille ya había sido olímpica en Pekín 2008 gracias a sus éxitos y marcas donde iba rebasando récords nacionales de Laure Manaudou según iba compitiendo, finalmente decepcionaría en la cita olímpica, consiguiendo ser finalista únicamente en una de las tres pruebas a las que se había presentado y yéndose de Pekín más que con un quinto puesto en los relevos 4x200m libres.

Fue en el cuatrienio posterior cuando Muffat realizó ese cambio fundamental en su carrera, aconsejada por su entrenador Pellerin. Los cambios dieron sus frutos, acompañados de triunfos y récords. En los Juegos Olímpicos de Londres Muffat se alzó con el triunfo en su prueba estrella, los 400 libres, que fueron acompañados por un nuevo récord olímpico. En los 200 libres se hizo con la plata, mientras que completó su medallero con el bronce de los relevos 4×200 libres. La dura preparación de cara a Londres 2012 dio resultado, sí, pero tras ella la nadadora se resintió física y mentalmente. Su nivel bajó hasta convertirse en algo decepcionante en el subsiguiente Mundial, celebrado en Barcelona en 2013. Fue tras el mismo cuando la nadadora de Niza se concienció en que conseguir éxitos en la siguiente cita olímpica llevaría aparejado una vida de sacrificios que ya había vivido, con el hándicap de que ya había conseguido lo que perseguía y, por tanto, la fuerza moral necesaria para empujarla de cara a conseguir sus logros había disminuido. Aun así, prosiguió unos meses más, con un ritmo menor de trabajo, hasta 2014. Ese año triunfó en cuatro pruebas del campeonato nacional, valedero para la clasificación para el Europeo. Sin embargo, poco antes de la celebración de éste, Camille anunció su retirada. Eran demasiadas las presiones que sufría y quería dedicarse, según comunicó, a una “mejor vida”. Por desgracia, solo pudo cumplir varios meses de esa nueva vida que le esperaba.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

MOMENTOS OLÍMPICOS MÁGICOS 63: LA FINAL MASCULINA DE LUGE EN PYEONGCHANG 2018 DEJA BOQUIABIERTOS A TODOS

Todos se esperaban en la final individual masculina del luge en los Juegos de Pyeongchang que el germano Felix Loch hiciera historia. Muchos confiaban en él para que igualara el récord de su compatriota Georg Hackl y ganara el oro en tres Juegos Olímpicos de forma consecutiva. Loch ya tenía los oros de Vancouver y Sochi y todo hacía prever que iba a alcanzar su tercer oro en la localidad surcoreana. Los Juegos Olímpicos se disputan a cuatro mangas, en lugar de las dos habituales en competiciones como la Copa del Mundo o los Mundiales. De haber sido así, estaríamos hablando de un Loch de récord, pues incluso después de tres mangas en Pyeongchang 2018 iba liderando la clasificación. Sin embargo, un error en su pilotaje en la cuarta y última manga le hizo no solo no igualar a Hackl sino quedarse incluso fuera del podio, acabando finalmente en una quinta posición.

Si ya este hecho era noticia la sorpresa se redondeó con el nombre del nuevo campeón olímpico: un hombre que había tenido dificultades hasta para entrar a formar parte de su equipo nacional: el austriaco David Gleirscher. Por delante de él en su propia escuadra estaban situados Wolfgang Kindl y Reinhard Egger. El primero de ellos estaba realizando una temporada en la Copa del Mundo de ensueño. De hecho, finalizaría al término de ésta en segunda posición y en la primer -y campeón, por tanto- en la modalidad sprint. Era sin género de dudas el favorito del equipo austriaco. Egger estaba distanciado respecto a Kindl pero su palmarés era mejor que el de Gleirscher.

David Gleirscher celebra su oro. Foto de Daniel Karmann/dpa

El campeón dejó con la boca abierta a todos: espectadores, favoritos, compañeros de selección y a sí mismo. Al fin y al cabo jamás antes en su carrera deportiva había pisado ningún podio, salvo en su etapa junior. Sirva de ejemplo mencionar el puesto que ocupó en el Mundial anterior a los Juegos: el 49º. Ni siquiera a nivel de campeonatos Europeos sus prestaciones hacían pensar en una medalla olímpica, mucho menos de oro. Sus compatriotas confiaban mucho más en Kindl para que se rompiera la racha de 50 años sin oro de algún austriaco en la prueba individual, algo que fue logrado por última vez por Manfred Schmid en los Juegos de Grenoble 68. Kindl no les proporcionaría esa alegría, pero sí un impactante Gleirscher.

Si nadie se esperaba el triunfo del finalmente ganador igual sorpresa sería el merecedor de la medalla de plata, el estadounidense Chris Mazdzer. Estaba en el cuarto puesto tras las dos primeras mangas, disputadas la primera jornada del sábado. Sabedor de que era su oportunidad para lograr una medalla olímpica si superaba a uno de los atletas que tenía delante salió en la segunda y definitiva jornada a dar el todo por el todo. Lo consiguió: batió el récord de la pista en su tercera bajada. Subió de un cuarto al un segundo puesto que ya no abandonaría. Si Gleirscher hacía historia para el luge austriaco lo mismo hacía Mazdzer para el de Estados Unidos, pues nunca antes un atleta de este país había logrado una medalla olímpica en la competición individual masculina. Es más, el papel de sus colegas y compatriotas se podría definir como pobre, pues de 48 apariciones olímpicas sólo en siete ocasiones habían acabado entre los diez mejores. La sorpresa ante su medalla de plata aumenta si tenemos en cuenta que llevaba una temporada decepcionante, donde no había subido más allá del 18º puesto. El propio Mazdzer había declarado encontrarse incómodo sobre su trineo. Desde luego no lo demostró en las jornadas de los Juegos de Pyeongchang donde se dio un podio que nadie, ni sus propios protagonistas, habrían podido soñar horas antes de producirse.

La alegría de Chris Mazdzer (a la izquierda) y David Gleirscher (centro) Foto de Ezra Shaw/Getty Images

Publicado en Momentos Olímpicos Mágicos | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

PHILIP NOEL-BAKER: EL MEDALLISTA OLÍMPICO GANADOR DEL PREMIO NOBEL DE LA PAZ

Philip Noel-Baker fue una figura de lo más peculiar en el mundo del olimpismo cuya sombra se extendió por campos supuestamente tan alejados del deporte como la política y la diplomacia hasta convertirse en el único caso de medallista olímpico ganador de un galardón posiblemente más prestigioso: el Premio Nobel de la Paz.

Peculiar lo es incluso desde su nombre, pues Philip Baker adoptó el apellido de su mujer -Irene Noel-, que antepuso al suyo propio. Y eso que estamos hablando de una persona nacida en 1889, todo un adelantado a su tiempo. Noel-Baker fue el sexto de siete hijos de un cuáquero canadiense que se trasladó por trabajo a Gran Bretaña. Philip recibió una educación exquisita en prestigiosas universidades, llegando a convertirse en presidente del Club Atlético de la Universidad de Cambridge de 1910 a 1912. Se gradúa con honores y recibe premios por sus conocimientos en leyes internacionales pero los Juegos Olímpicos pasan a un primer término en su vida pues se aproximan los de Estocolomo de 1912, primera de las ocasiones en las que el joven Philip tiene ocasión de participar en unos Juegos. Lo hace en la prueba atlética de los 1.500 m. donde es finalista pero sólo alcanza el sexto puesto. Tendría tiempo de resarcirse años más tarde, pero para ello ha de esperar a que se restablezcan los Juegos Olímpicos, interrumpidos por la Primera Guerra Mundial.

No se queda parado Philip Baker durante el conflicto armado. En él, además de conocer a la enfermera Irene Noel, que se convertiría en su esposa, organiza un servicio de ambulancias que operaba en el frente francés durante dos años, para pasar a partir de 1916 a ayudar en otro servicio de ambulancias, esta vez en Italia, ya que Baker no combatió en el frente al ser objetor de conciencia. Sus labores ayudando médicamente a los soldados le valieron medallas militares tanto de su país como por parte de las autoridades de Francia e Italia.

Finalizada la guerra se retoman los Juegos Olímpicos y Noel-Baker no pierde la ocasión de luchar, esta vez sí, por una medalla. La edición tiene lugar en Amberes en 1920. El mediofondista tiene, además, el honor de ser el abanderado de su país y figura asimismo con capitán del equipo de atletismo. Su labor en la carrera de los 1.500m debía en principio ser la de apoyar a su compatriota Albert Hill, quien había vencido en la de los 800m.  Así hace pero, de paso, Noel-Baker acompaña a su compañero en el podio ocupando el segundo escalón.

Poco antes había comenzado su extensa y fructífera carrera como diplomático. Su primera y destacada labor sería en 1919 siendo uno de los creadores de la Liga de Naciones, formando parte de la Secretaría y sirviendo de ayudante del Secretario Robert Cecil. El atleta lo compaginó con sus estudios y, ya en la década de los 20, inicia su andadura en el Partido Laborista. Sería farragoso detallar aquí todos sus cargos políticos, así como académicos, pero nos centraremos en lo que le llevaría a hacerse merecedor del Premio Nobel de la Paz. ¿Cómo un atleta consigue tan “inaccesible” galardón? Ya hemos podido anticipar algunos de los méritos de este británico con su labor durante la I Guerra Mundial. En los años 30 es el ayudante de Arthur Henderson cuando éste ejercía de presidente de la Conferencia Mundial de Desarme que tuvo lugar en Ginebra. En el siguiente gran conflicto mundial, la II Guerra Mundial, su trabajo es aún más trascendente en ese sentido. Para empezar, habló en el Parlamento británico contra el bombardeo aéreo a ciudades alemanas por razones morales.

Paralelamente Philip Noel-Baker no abandona su carrera como atleta. Participó en los Juegos de París 24, aunque una lesión le impide ser finalista en “su” prueba, la de los 1.500m. Su siguiente relación con unos Juegos Olímpicos sería en la organización de los celebrados en Londres en 1948, los primeros tras la Gran Guerra. Llevaba ya años ocupando diversos cargos políticos y su persona fue una lógica y excelente elección para estar al mando de la organización, desde su puesto en su caso de ministro responsable de los Juegos de Londres 48. Aún le quedaría otra edición olímpica en la que, en cierta manera, participaría: sería en los Juegos de Helsinki 52 donde actuaría al frente de la delegación británica.

Volvamos a las labores que le hicieron merecedor del Premio Nobel de la Paz. Noel-Baker se había convertido en los años posteriores a la II Guerra Mundial en un abogado del desarme nuclear multilateral. No hay que despreciar tampoco su participación en la creación de la Sociedad de Naciones. De entre todos los delegados, él es el que lidera el grupo que delinea las restricciones y obligaciones de los miembros de las Naciones Unidas. Poco antes de recibir el Nobel había escrito “La carrera de armamentos: un programa para el desarmen mundial”. 20 años más tarde, esto es, en 1979 cofundó la Campaña por el Desarme Mundial. No abandonó el activismo antinuclear hasta prácticamente su muerte. Hombre meritorio sobre el tartán y en los despachos abogando por el desarme mundial.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

KAZUKI YAZAWA: EL OLÍMPICO QUE SE RETIRÓ PARA SER MONJE BUDISTA Y REGRESÓ PARA COMPETIR EN RÍO 2016

Pese a que había participado ya en dos Juegos Olímpicos (Pekín 2008 y Londres 2012, donde además lograría un honrosísimo noveno puesto, el mejor conseguido para un japonés) fue en Río 2016 donde el piragüista nipón Kazuki Yazawa conseguiría que su nombre protagonizara artículos y artículos en prensa. Y es que este olímpico estuvo a punto de abandonar el deporte de competición tras los Juegos de Londres pero entonces su vida cambió radicalmente. A pesar del buen puesto en Londres a Yazawa le costó encontrar patrocinadores y, en esas, decidió tomar la senda de su mentor Kenei Koyama, quien estaba al mando de la asociación local de piragüismo y que le inspiró para contemplar una nueva “carrera”: la de monje budista. Contaba por entonces 27 años. Kazuki quería ser como él, una figura que le había servido de inspiración. Quería, fundamentalmente, ayudar a los demás.

El templo Zenko-ji le ofreció todo tipo de facilidades para seguir entrenando mientras no desatienda sus obligaciones como monje, así que Yazawa ha podido continuar con su carrera como deportista a tal nivel que le ha permitido participar en una nueva edición olímpica, la de Río 2016, la primera en la que ya había tomado sus votos como monje y, por ello, llamado la atención de la prensa mundial. Si la vida de entrenamientos de un eslanomista (Yazawa compite en la modalidad de canoa eslalon en aguas bravas) ya es dura de por sí, Kazuki lo tiene aún más difícil al tener que compaginarlo con la vida diaria de un monje budista, a saber: levantarse a las 4:30 para las oraciones diarias, estudiar numerosas horas al día, hacerlo en la posición de loto -lo cual no parece ser lo ideal para un entrenamiento de un deportista de élite-… De hecho, solo a partir de las 15h es “liberado” para poder practicar piragüismo y, para más inri, ha de hacerlo en aguas tranquilas, pues en las cercanías del templo donde ha estado viviendo no hay instalaciones de eslalon. Sin embargo, como decimos, ha tenido otro tipo de facilidades: le ofrecieron trabajo en otra prefectura, la de Aomori, que sí tiene en sus cercanías instalaciones de su especialidad y Yazawa se trasladó allí para poder mejorar su rendimiento en los entrenamientos. Así podrá concentrarse en los próximos Juegos Olímpicos, en los que este monje tiene puesto mucho interés al celebrarse en su país. Reconoce, aun así, las dificultades que tendrá en conseguir en ellos una medalla, pues no puede dedicarse al 100% a su deporte.

Foto de AP

Kazuki Yazawa quiso ser olímpico desde niño. Comenzó a practicar el piragüismo a los ocho años, aunque ya lo conocía desde que tenía dos o tres, ya que era practicado por su padre. Cuando tomó la decisión de hacerse monje pensó que dejaría atrás el deporte profesional, pues lo veía prácticamente incompatible con su nueva vocación, a la que sí quería dedicarse a conciencia. Salía con la canoa simplemente como hobby, en su tiempo libre. Fue cuando en el año previo a los Juegos de Río ganó el campeonato nacional cuando decidió volver a intentar el sueño olímpico una edición más.

Este peculiar olímpico tiene interiorizado tanto los movimientos que ha de hacer como palista como otras laboras que realiza como monje. Según declara, si haces algo una y otra vez se convierte en parte de ti. Además de las dificultades obvias, durante dos meses al año está obligado a realizar junto a sus “hermanos” un periodo de concentración en la montaña, con duros sacrificios físicos y escasa y humilde comida. No es el plan ideal para un deportista que pretende conseguir una medalla en unos Juegos Olímpicos. Como última curiosidad decir que su hermana Aki también es olímpica en su misma especialidad.

Foto de Action Images

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

CURIOSIDADES DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE CALGARY 88

-Fueron los últimos que celebraron en sedes separadas los Juegos Olímpicos y los Paralímpicos

-Pese a ser una de las ediciones más caras de la historia, fue un éxito económico y, lo que es más, dejaron un importante legado de instalaciones y de empuje al equipo olímpico canadiense de cara al futuro. Como dato decir que Canadá quintuplicó las medallas que obtuvo en Calgary 88 en sus siguientes Juegos disputados en su país, los de Vancouver 2010

-Frente al escandaloso déficit que dejaron los Juegos de verano celebrados en otra ciudad canadiense -los de Montreal 76- de mil millones de dólares, los Juegos de Calgary dejaron unos beneficios de 140 millones de dólares

-También hubo amplios beneficios económicos con los derechos televisivos, la primera vez que unos Juegos de Invierno conseguían cifras tan importantes. Como comparación decir que la venta de derechos televisivos de los Juegos de Lake Placid de 1980 habían generado 20.7 millones de dólares, mientras que en estos de Calgary la cifra subió hasta los 324.9 millones de dólares

-Donde no hubo beneficios fue para la cadena televisiva ABC quien, debido al déficit que le causó los insuficientes ingresos por publicidad, redujo en un 20% lo que pagó para la transmisión de los siguientes Juegos de Invierno

-No todo salió como debería en la organización: la venta de entradas, muy demandadas por el público local, resultó un escándalo. Se había prometido que sólo el 10% de las mismas irían a parar a manos de organizadores, patrocinadores, etc. dejándose el 90% al público en general. En la realidad sólo se puso a la venta la mitad de las entradas, repartiéndose la mitad restante entre miembros del COI, del Comité Organizador, etc.

-El escándalo de las entradas fue tal que el director encargado de la billetería fue acusado de robo y fraude

-Para contentar al público tras el escándalo por la escasez de entradas a la venta el Comité organizador tomó medidas: por una parte pidió a los patrocinadores que devolvieran entradas y por otra añadió 2.600 asientos al Saddledome (lo que costó $1.5 millones adicionales)

-Las mascotas, que realizaron múltiples apariciones -unas 300 al mes desde que acabó la edición olímpica anterior- estaban interpretadas por estudiantes del instituto Bishop Carroll

-En estos Juegos debutó, tanto en categoría masculina como femenina, la prueba de esquí alpino del Supergigante

-La participación femenina fue aún mucho menor que la masculina: 301 mujeres frente a 1.122 hombres

-Hicieron su entrada en el programa olímpico, aunque sólo como deportes de exhibición, el curling, el short track y el esquí freestyle

-La ciudad de volcó en los Juegos. Además de superar con creces el número de solicitudes para ser voluntario con los puestos ofertados se dieron múltiples casos de abogados, médicos y ejecutivos que realizaron tareas de voluntariado tales como limpiar los excrementos de los caballos que participaron en la ceremonia de inauguración

-En saltos de esquí el finlandés Matti Nykänen hizo historia, logrando tres medallas de oro

-Sin embargo, en esa misma prueba, siempre será recordado el británico Eddie Edwards apodado irónicamente el “Águila”, que realizó un papel pésimo pero logró coronar su sueño de ser olímpico. Su hazaña fue llevada años más tarde al cine

-Otros participantes improbables cuya experiencia olímpica en estos Juegos fue reflejada con enorme éxito en el cine fue el equipo de bobsleigh de Jamaica. Pese a no realizar un buen papel fueron el equipo más apoyado por el público y recibidos como héroes en su regreso a su país

-El estadio McMahon albergó tanto la ceremonia de inauguración como la de clausura, primera vez que se desarrollaban en una misma sede desde hacía 28 años

-Algunas pruebas olímpicas (como partidos de hockey hielo o el patinaje artístico) tuvieron lugar en el recinto donde se lleva a cabo la célebre fiesta de la Estampida anual de Calgary, evento tradicional canadiense

-Precisamente el recinto del Stampede Corral no era lo suficientemente grande como para albergar en él una pista de hockey hielo con las medidas exigidas por la Federación Internacional de Hockey Hielo. Sin embargo, ésta aceptó realizar una excepción con una pista de menor tamaño a cambio de recibir 1.2 millones de dólares

-Los Juegos de Calgary se extendieron a 16 días en lugar de los hasta entonces 12 habituales

-Se vendieron, pese al escándalo por la falta de entradas a la venta del público, 1.4 millones de entradas, más que los tres anteriores Juegos de Invierno juntos

-En esquí alpino destacó la figura del italiano Alberto Tomba quien disfrutó en Calgary 88 de su mayor momento de gloria, ganando dos oros (en Gigante y es Eslalon)

Blanca Fernández Ochoa siempre recordará estos Juegos como la gran ocasión perdida para ganar incluso el oro olímpico en la prueba del Gigante, cuando había marcado el mejor tiempo de la primera manga e iba líder en la segunda, pero se salió de la pista y fue, por tanto, descalificada

-La figura femenina de esta edición olímpica fue la patinadora de velocidad holandesa Yvonne van Gennip, que logró tres oros batiendo a su vez dos récords del mundo

Foto de Anpfoto

-Otro ejemplo que muestra hasta qué punto se volcaron los ciudadanos de Calgary con estos Juegos fue la hospitalidad que mostraron, pues muchos se apuntaron al programa “Homestay” que ofrecía alojamientos en sus casas para los visitantes de todo el mundo (en una época en la que no existía Airbnb ni otras opciones de alojamiento actuales)

-El mejicano Roberto Álvarez, que nunca antes había esquiado en la modalidad de esquí de fondo más de 20 km. se inscribió en la carrera de los 50 km. No solo llegó el último 1 hora y 18 minutos después del ganador, sino que lo hizo 52 minutos más tarde del penúltimo clasificado, Battulga Dambajamtsyn, de Mongolia

-Hubo problemas climatológicos: desde fuertes vientos que provocaron retrasos en competiciones al aire libre hasta temperaturas demasiado altas -hasta 17º- que forzaron el uso de nieve artificial por primera vez en unos Juegos Olímpicos

-El icono del patinaje artístico Katarina Witt defendió su recordado oro de Sarajevo 84, consiguiendo en Calgary su segunda presea del metal más preciado

-Calgary 88 fue testigo de un hecho luctuoso: la muerte, calificada de accidental, del médico del equipo de esquí alpino austriaco debido a un choque con un esquiador, que le llevó a morir instantáneamente por una máquina de nieve

-El patinaje artístico en su modalidad masculina vivió lo que se denominó la “Batalla de los Brian” ganando Brian Boitano el oro frente a Brian Orser la plata por tan solo una décima de punto

A la izquiera Brian Orser y en el centro Brian Boitano

-Uno de los momentos más emotivos lo protagonizó el patinador de velocidad estadounidense Dan Jansen, que compitió en la prueba de los 500m horas después del fallecimiento de su hermana. Pese a ser uno de los favoritos para el oro, se cayó en plena carrera. Cuatro días más tarde volvió a competir, en la prueba de los 1000m, y cuando estaba en tiempo de récord mundial volvió a caerse

-Esta edición olímpica tuvo un clarísimo impacto positivo sobre la ciudad, que pasó de ser una pequeña ciudad de provincias con complejo de inferioridad a convertirse en un destino internacional que albergó en los años posteriores docenas de eventos económicos, políticos y deportivos a nivel mundial

-Además, las instalaciones creadas para Calgary 88 estaban pensadas para durar años y, por si fuera poco, se crearon miles de puestos de trabajo que impulsaron la economía de la ciudad que se prolongó en los años posteriores gracias al turismo

-Los ciudadanos de Calgary tuvieron la oportunidad de comprar un ladrillo y grabar su nombre en él para ser colocado más tarde en la Plaza Olímpica donde tenían lugar las ceremonias de premiación

-A nivel deportivo Calgary pasó a ser el corazón del desarrollo de los deportes de invierno en Canadá, con instalaciones y centros de entrenamiento del máximo nivel que ha dado al país muchas medallas olímpicas posteriores

-El grupo mallorquín Antònia Font creó años después de Calgary 88 una canción con ese título cuya letra cuenta la historia de una pareja de patinaje artístico que se casa en la pista de hielo tras la promesa de hacerlo si ganan el oro en los Juegos de Calgary. La historia se convirtió en realidad cuando una pareja de patinadores chinos que había ganado la plata en los Juegos de Vancouver se prometieron al son de esta canción tras una prueba internacional

Foto de Calgary Herald

Publicado en Curiosidades | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

DIEGO OCCHIUZZI, TRES VECES MEDALLISTA OLÍMPICO: “EL ASPECTO MENTAL CUENTA UN 80% EN LA ESGRIMA”

Diego Occhiuzzi es un trimedallista olímpico italiano de esgrima que no procede de los círculos habituales de donde se nutre la por otra parte exitosa esgrima italiana. Nacido en Nápoles y retirado recientemente -en junio de 2018-, desde hace un tiempo se dedica, junto a otros olímpicos de su misma ciudad, a una sociedad centrada en fomentar el deporte entre los jóvenes. Aquellos sin recursos económicos no pagan nada “así están practicando deporte en lugar de estar en la calle ejerciendo la delincuencia”, dice el tirador. Tener a un tres veces medallista en Juegos Olímpicos al frente constituye sin duda una presencia que les servirá de ejemplo a muchos adolescentes.

Pero queremos hablar con Occhiuzzi sobre sus exitosas experiencias olímpicas. Ha participado en tres Juegos, los de Pekín, Londres y Río, con diferentes recuerdos: No tengo un gran recuerdo de la edición de Pekín 2008 porque eran mis primeros Juegos y estaba muy nervioso. A nivel individual mi experiencia llegó a ser incluso bastante traumática. Perdí con el español Pina. Ni siquiera la competición por equipos me satisfizo entonces. En el siguiente cuatrienio las cosas me fueron bien y ya de los Juegos de Londres guardo un grato recuerdo. Realicé casi la competición perfecta. En la final no ofrecí mi mejor prestación pero  Szilágyi estaba en una forma increíble”. Por contra, de Río nos cuenta que “la clasificación individual  fue muy difícil. En Río no se competía por equipos. Cuando llegué a Río estaba un poco bajo a nivel mental y, en efecto, no me fue muy bien”. El caso es que de Pekín 2008 se llevó el bronce por equipos y de Londres 2012 la plata individual y de nuevo el bronce por equipos, siempre en la modalidad de sable. El tirador napolitano tiene claro qué tipo de medalla prefiere: “Más allá del color de la medalla si tengo que comparar la individual que conseguí con las medallas por equipos me quedo con la individual porque era la que llevaba buscando durante mucho tiempo. He trabajado muchos años y superado muchas dificultades. Durante un tiempo el seleccionador nacional (Bauer) no creía en mis posibilidades. He trabajado con el fin de hacerle cambiar de idea, por ello quería esta medalla, que se ha convertido en la más importante de mi vida”.  En esa final individual llegó a remontar un 7-0 inicial en contra: “y eso que estaba tirando incluso bien, pero mi contrario lo hacía mejor que yo. Poco a poco intenté igualar el encuentro hasta llegar a casi empatarle (9-7) hasta que él volvió a cambiar y lo hizo verdaderamente bien. Mereció la victoria”. Guarda, aun así, grandes recuerdos de su paso por el equipo transalpino, donde le tocó la fortuna de coincidir con grandísimos campeones, como Aldo Montano o Luigi Tarantino: “La competición por equipos es muy divertida. Es una suma de fuerzas. He compartido equipo con Aldo Montano y Gigi Tarantino durante muchos años, desde 2007. Me siento afortunado de haber estado en un equipo tan bueno y unido. Cada uno de nosotros hemos contribuido a lograr los resultados que hemos conseguido”.

La tradición y los éxitos de su deporte en Italia son tales (más de un centenar de medallas sólo en Juegos Olímpicos) que sus atletas sienten sin duda una presión particular, que Occhiuzzi reconoce: Somos conscientes de tener un peso en el equipo olímpico italiano. Todos se esperan medallas por nuestra parte en los Juegos; esperan de nosotros un gran papel. Nosotros intentamos competir y trabajar dentro de una tranquilidad. Somos conscientes también de tener grandes maestros. Intentamos hacerlo lo mejor posible para realizar nuestro sueño y dar lustre a nuestra nación. Eso nos provoca un cierto nivel de presión, pero somos atletas de cierto nivel y tratamos de tener la presión lo más baja posible”. El medallista italiano define su deporte como especialmente pasional y donde el aspecto mental tiene un especial peso: “El aspecto mental cuenta demasiado en la esgrima. Este deporte trata tanto de entrenamiento y trabajo como de cabeza. Tienes que tener las cosas claras mentalmente, porque si no no lograrás nada y todo tu trabajo no servirá para nada. Es un deporte individual donde la cabeza vale el 80%”. Y añade: “La esgrima, pero sobre todo el sable, es un deporte con mucha pasión, un deporte de corazón, se intenta competir con el corazón, con el deseo de vencer. En ocasiones exageramos un poco (para “engañar” al árbitro y que juzguen a favor nuestro)”.

Durante la entrevista, Diego Occhiuzzi nos abre los ojos sobre un aspecto de los Juegos Olímpicos que quizá vemos de forma distorsionada desde fuera: la vida en la villa olímpica no es tan maravillosa como la pintan y la explicación es la siguiente, según el italiano: “Siempre me habían dicho que la villa olímpica es un sitio bonito donde todos están alegres. En realidad no es así; es un sitio bonito pero está lleno de atletas que han ido allí para ganar una medalla, así que el aire que se respira es de tensión, miedo y emociones varias. No es como todos piensan que sea. Se hace una vida allí muy tranquila: se come, se duerme y poco más”.

Diego Occiuzzi: otro componente más de la potentísima squadra azzurra de esgrima, con la que ha contribuido con tres medallas en Juegos Olímpicos.

 

 

 

Publicado en Entrevistas, Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

MOMENTOS OLÍMPICOS MÁGICOS 62: LINDSEY VONN PARTICIPA EN CUATRO PRUEBAS EN TURÍN 2006 TRAS UNA CAÍDA ESPECTACULAR EN ENTRENAMIENTOS


Lindsey Vonn es, sin ningún género de dudas, una de las esquiadoras más grandes de la historia. Su palmarés de victorias así lo confirman. Por citar sólo unos pocos datos hay que decir que es la esquiadora con mayor número de victorias de la Copa del Mundo, muy cerca del récord absoluto de Ingemar Stenmark, a quien sí ha superado en número de Globos de Cristal (20 suyos por 19 del sueco). Aunque tiene victorias en todas y cada una de las disciplinas alpinas, es en descenso donde ha despuntado más, consiguiendo el récord de ocho Copas del Mundo de la disciplina. Sin embargo, su palmarés olímpico, habiendo parrticipado en cuatro ediciones, es francamente pobre y no hace justicia a su grandeza en el resto de grandes competiciones. Dos medallas -un oro y un bronce, conseguidos en Vancouver 2010- resultan escasos para los méritos de esta leyenda del esquí. Nos centraremos en su paso por sus segundos Juegos, los de Turín 2006, donde la estadounidense tuvo realmente mala suerte.

Por entonces aún se llamaba Lindsey Kildow, su nombre de soltera. Contaba 21 años y ya había debutado con 17 en los Juegos de Salt Lake City, consiguiendo un 6º puesto en la combinada y un 32º en el eslálon. Pero para los Juegos de Turín Lindsey ya se había convertido en una de las favoritas, puesto que esa misma temporada ya había salido victoriosa de dos descensos en la Copa del Mundo, mientras que en la temporada anterior había ganado otro y quedado seis veces en el podio. La prueba de descenso en esta edición olímpica iba a disputarse en la pista de San Sicario. La propia Lindsey, además de más esquiadoras, había pedido a la organización que dificultara un poco el recorrido, pues tal como estaba no era “digno” de una pista olímpica y resultaba falto de variedad. La organización escuchó las peticiones y añadió saltos y baches que, no obstante -y según consideración de las propias esquiadoras, como Julia Mancuso- no lo convertían en peligroso.

En el primer entrenamiento del descenso Kildow logró el segundo tiempo. Pero fue en el segundo entrenamiento cuando sus aspiraciones de medalla se fueron al traste. La de Minnesota protagonizó una caída espectacular. Sus piernas se le abrieron en plena carrera quedando tendida con los esquíes en incómoda posición con las puntas en direcciones opuestas. Lindsey permaneció tendida boca arriba, respirando con dificultad y llorando. El giro que había realizado su pierna izquierda le había producido un golpe brusco en la espalda. Enseguida apareció personal médico para atenderla in situ, aunque finalmente tendría que ser evacuada en helicóptero 30 minutos más tarde para ser hospitalizada en la ciudad de Turín. ​

Parecía que los Juegos de Turín ya habían acabado para ella incluso antes de empezar la competición oficial, pero no. Tan solo dos días más tarde Lindsey Kildow compitió y lo hizo en cuatro eventos. Este hecho la hizo merecedora no de una medalla olímpica (su mejor puesto en esta edición olímpica fue el 7º en la prueba de SuperGigante), sino de un premio aún más difícil de alcanzar: el Premio al Espíritu Olímpico de Estados Unidos, un galardón que se otorga por votación realizada por aficionados, miembros del equipo olímpico de EE.UU., anteriores olímpicos y miembros de la Prensa. Premio más que merecido para esta norteamericana que había soñado desde niña cuando conoció con 9 años a su ídolo Picabo Street o cuando con 15 se coló en el Mundial disputado en Vail, Colorado para lograr el autógrafo de Bode Miller. Muchas más historias se pueden contar de esta leyenda del esquí alpino que, sin embargo, no tuvo toda la fortuna que se hubiera esperado en Juegos Olímpicos.

Publicado en Momentos Olímpicos Mágicos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

DEJAN BRDJOVIĆ : LA TRAGEDIA DE LA LEYENDA DEL VOLEIBOL YUGOSLAVO EN EL MOMENTO DE GANAR UNA MEDALLA OLÍMPICA

La vida de uno de los mejores jugadores y entrenadores de voleibol serbios, Dejan Brdjović estuvo siempre marcado por la tragedia. El primer gran revés de su vida tuvo que ocurrirle precisamente en su mejor momento deportivo de siempre: una medalla olímpica. En los Juegos de Atlanta 96 Brdjović no solo era uno de los pilares de su potente selección, sino que ejercía el papel de capitán del equipo de Serbia. Todo marchaba sobre ruedas, hasta que, a punto de celebrarse la semifinal, Brdjović recibe la peor de las noticias: su hijo Marko, de 15 meses, fallecía debido a un aneurisma cerebral. El capitán, apoyado en todo momento por el resto de sus compañeros, decidió abandonar el torneo olímpico para regresar con los suyos a su casa. Se perdería así la gloria de vivir en primera persona algo que no ocurre todos los días: vencer una medalla en el torneo más prestigioso. Serbia acabaría ganando la medalla de bronce y Brdjović, naturalmente, siempre contaría en su palmarés con dicha medalla, pese al revés final sufrido en su vida personal acabando el torneo olímpico. Cuando sus compañeros regresaron triunfantes a su país tras los Juegos el capitán tuvo la entereza de ir a recibirles, a pesar de su pésimo estado emocional en esos momentos. Al fin y al cabo habían sido ellos, sus compañeros, los que le ayudaron en el peor momento, cuando recibió la terrible noticia del fallecimiento de su hijo. El verlos de nuevo, además con las medallas colgadas al cuello, ayudó en los ánimos del capitán. No obstante, huelga decir que la muerte de Marko afectaría mucho al jugador, quien incluso reconoció haber perdido el interés por vivir.

En el aspecto deportivo su carrera fue brillante, jugando en clubes de la potente liga italiana, así como en Grecia, además de en su propio país. Cuando se retiró inició una carrera como entrenador que también le llevó de país en país: desde Polonia hasta Azerbayán, pasando por Italia. Y, entonces, de nuevo la tragedia, cuando falleció a la temprana edad de 49 años de forma inesperada, pillando por sorpresa a infinidad de leyendas del voleibol que se declararon estupefactas al conocer su muerte. Brdjović había sido una de las piezas integrantes más destacadas de una generación de jugadores yugoslavos que abriría el camino para una generación posterior, más potente incluso. Él y sus coetáneos habían integrado una formación que había aupado a Yugoslavia a la cima del voleibol. Sus otros dos hijos, Alexandra y Aleksa, le han sucedido como jugadores destacados de su deporte, ese al que Dejan aportó tanto en tantos años de carrera.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario