LONDRES 2012: EL MAYOR ESCÁNDALO DEL BÁDMINTON OLÍMPICO

No faltan ejemplos en determinadas ediciones de los Juegos Olímpicos donde la intervención de los jueces ha resultado ser escandalosa (como en la final de parejas de patinaje artístico en los Juegos de Salt Lake City). Son varios los deportes cuyo resultado depende de la ponderación de una serie de jueces y, por tanto la objetividad, aunque cada vez trate de limitarse al máximo con nuevas reglamentaciones, es imposible. En otros casos -en los deportes de equipo, por ejemplo- las decisiones de los árbitros pueden ser erróneas y comprometer incluso el resultado final. En el caso que nos ocupa ahora la decisión primero del árbitro y después del comité de jueces correspondiente hizo justo lo contrario: tratar de impartir justicia tras la observación de un comportamiento cuanto menos sospechoso de, en este caso, las participantes. Simplemente fueron castigadas por jugar a perder. Ocurrió durante los Juegos de Londres 2012 y resultó ser uno de sus mayores escándalos.

En esa edición debutaba en el torneo de bádminton el sistema de liguilla de todos contra todos. Cuando ésta está a punto de terminar -generalmente en el último partido de la misma-, la supuesta intrascendencia del resultado puede perjudicar a terceros. Si un equipo está ya clasificado, haga lo que haga, puede jugar a perder para evitar según qué rivales en enfrentamientos posteriores. Eso ha ocurrido (y nos tememos que seguirá ocurriendo en el futuro) en infinidad de deportes y grandes campeonatos (recordemos el inefable “biscotto”, tantas veces aplicado que hasta se creó este término para referirnos a él). En la modalidad de dobles femeninas del caso que nos ocupa cuatro equipos lo pusieron en práctica…con desastrosos resultados para ellos, como veremos.

Lo peor es que empezaron “dando ejemplo” las mismísimas campeonas del mundo, las chinas Yang Yu y Wang Xiaoli. Perdieron contra sus rivales surcoreanas Jung Kyung-eun y Kim Ha-na por 14-21 y 11-21 de una forma tan flagrante que despertaron las sospechas del árbitro del encuentro, Torsten Berg. Entre ellas nunca hubo intercambios de más de cuatro volantes en todo el partido, algo insólito. Ni siquiera mostraron sutileza y su “pasotismo” fue captado ipso facto por el público del Wembley Arena, que las abucheó irritado por la falta de competitividad mostrada. Lo que pretendía la pareja china era evitar a sus compatriotas, las potentes Tian Qing y Zhao Yunlei -que habían acabado segundas en su grupo y también eran segundas en el ránking mundial-, en cuartos de final. Ése habría sido su destino de haber ganado el encuentro. Si lo perdían les esperaban unas rivales a priori mucho más asequibles. Los fallos ante la red de las chinas eran tan poco disimulados que, a petición de Berg, se inició una investigación.

Las jugadoras abandonando el partido. Foto de Getty Images

Entretanto, y mientras se estudiaba qué hacer al respecto, otras jugadoras parecieron seguir su ejemplo y no quedarse atrás. Así, en el partido sucesivo que enfrentaba a las surcoreanas Ha Je y Kim Min-jung y las indosesias Meiliana Juahari y Polii Greysia, que cayeron derrotadas ante las primeras, también se vieron comportamientos sospechosos y fue investigado igualmente. Ambas parejas, así como las dos citadas anteriormente, ya estaban clasificadas para cuartos de final.

Las investigaciones dieron como resultado una decisión inesperada y ejemplarizante: todas descalificadas, las ocho. La Federación Internacional de bádminton dirimiría que “no dar el mejor esfuerzo para ganar y realizarlo de una manera que es claramente abusiva es perjudicial para el deporte”. No sólo la Federación o el público criticaron abiertamente lo realizado por las ocho jugadoras asiáticas, sino que el mismísimo Sebastian Coe, por entonces al frente del Comité Organizador de los Juegos, calificó como “inaceptable” y “deprimente” el comportamiento de las jugadoras, calificativos que compartió el COI. Incluso llegó a elevarse la voz de alguna que otra jugadora -ajena a ellas ocho, naturalmente- que afirmó que “las chinas suelen manipular los partidos para no cruzarse con sus compatriotas”. Así al menos se expresó la búlgara Alesia Zaitsave.

En su defensa, las jugadoras sancionaban alegaban descansar ante la dureza de los encuentros que les esperaban o que es imposible emplearse a fondo en todos los encuentros que disputan, al estar ya clasificadas. Lo curioso es que hasta en China se criticó tan contrario al espíritu olímpico comportamiento, iniciado por las número 1 del mundo, Yang y Wang. Su delegación realizó su propia investigación y el Comité Olímpico Chino emitió un comunicado oficial declarando “ser contrario a cualquier tipo de de comportamiento que viole el espíritu deportivo y la moral”. Eso por lo que respecta a las autoridades. Entre los usuarios de la red social china Sina Weibo se criticó duramente la falta de espíritu olímpico de sus compatriotas subrayando que “es fruto de una cultura donde la medalla de oro es todo”.

Conclusión: la competición de dobles femeninos de bádminton de Londres 2012 resultó adulterada de la manera contraria a la que pretendían una serie de jugadoras que jugaban al límite del reglamento, si no lo excedían. De poder acceder con mayor facilidad -siempre supuestamente- a la lucha por las medallas a ser expulsadas las mayores favoritas. El bádminton sufrió un varapalo tan grande como el de las propias jugadoras pero, por otra parte, por una vez las autoridades pertinentes demostraron querer aplicar con justicia el reglamento y no tolerar “chanchullos” contrarios al espíritu olímpico.

Foto de Bazuki Muhammad Reuters

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

CURIOSIDADES DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE SANKT-MORITZ 48

-Fueron los primeros Juegos Olímpicos tras la II Guerra Mundial y la primera vez que se repetía una sede de Juegos de Invierno (Sankt-Moritz ya los había albergado en 1928)

-Alemania y Japón fueron excluidas

-La elección de la ciudad suiza estuvo envuelta en una polémica por la cuestionada y supuesta neutralidad del país helvético durante el conflicto bélico mundial recién terminado

-Si fue elegida fue porque aún estaban en uso todas las instalaciones utilizadas en los Juegos de 1928 y en realidad era la única localidad que podría organizarlos, con la excepción de Garmisch, que ni se tuvo en consideración por ser una estación alemana

-La participación femenina quedó limitada al patinaje artístico, en individual y parejas y al esquí alpino

-La Unión Soviética de Stalin no quiso participar, pero sí envió una serie de observadores para estudiar cuántas medallas habrían conseguido de haber participado

-Suecia dominó el medallero ya que al haber permanecido neutral durante la guerra tanto sus deportistas como su material estaban en perfectas condiciones, mientras que la potencia noruega se encontraba disminuida por el desgaste de la guerra y muchos países tuvieron que participar con material anticuado y/o en malas condiciones. Aun así, Noruega empató con Suecia, pero en condiciones normales habría estado por encima de su vecina del Este

-En esa edición aún eran escasas las modalidades deportivas, siendo éstas únicamente nueve deportes con 22 pruebas en total

-Una de las estrellas de estos Juegos fue el esquiador francés Henri Oreiller, que se hizo con tres medallas en las tres pruebas existentes en la modalidad alpina: dos oros y un bronce

-Como deporte de exhibición se mostró el denominado “patrulla militar”, que derivó en el biatlón, así como el pentatlón de invierno, que desapareció tras estos Juegos. Éste consistía en descenso de esquí alpino, hípica, esgrima, tiro y esquí de fondo

Patrulla militar, deporte de exhibición que derivó en biatlón. Foto del COI

-Líbano, el único país árabe presente, protestó la participación del recién nacido equipo palestino, que en realidad era la base del estado judío. Los deportistas, todos judíos, querían llevar la bandera sionista. Finalmente el equipo se retiró por falta de preparación

-Otra gran polémica se centró en el torneo de hockey hielo. Como Estados Unidos se presentó con dos equipos, otros países acusaron al COI de beneficiarles. Así, se canceló todo el torneo, para finalmente reanudarse sin la presencia de ningún equipo de EE.UU.

-La organización necesitó de 2.200 personas para ofrecer asistencia a la prensa (entonces aún sólo escrita y radiofónica), los atletas y los oficiales. Encontrar tanta gente y alojarla resultó ser una de las mayores dificultades en la organización de esta edición

-La localidad sede tuvo que aumentar la capacidad de sus alcantarillas dado el gran aumento de habitantes durante esos días

-La ganadora de la prueba individual femenina de patinaje artístico fue la canadiense Barbara Ann Scott, pese a que le distrajo el vuelo rasante de un avión durante su rutina obligatoria

-La prueba masculina fue vencida por el estadounidense Dick Button, que de paso fue el primer patinador en realizar un doble Axel durante unos Juegos

-La pista de patinaje artístico (exterior) era la misma que la de hockey y los patinadores tuvieron que ejecutar sus programas sobre un hielo con surcos e incluso agujeros

-Se les llamó los “Juegos de la Regeneración” por tener lugar justo tras el gran conflicto mundial

-El equipo estadounidense de bobsleigh ganó medallas incluso habiendo sido saboteado su vehículo y, a consecuencia de ello, haber tenido que reparar las cuchillas

-Se incluyeron por primera vez en el calendario olímpico las pruebas de descenso y eslálon correspondientes al esquí alpino

-El noruego Birger Ruud ganó la medalla de plata en la prueba de salto de trampolín tras haberse retirado. Contaba con 36 años y había ganado el oro en los Juegos de 1932 y 36. Pensaba acudir a la cita de 1948 como director de su equipo pero sin embargo decidió participar a última hora y acabó ganando la plata

-Tres esquiadoras femeninas consiguieron dos medallas: las austriacas Trude Beiser y Erika Mahringer y la estadounidense Gretchen Fraser

-Checoslovaquia ganó la plata en el torneo de hockey y en su equipo destaca la figura de Miroslav Sláma, quien había estado recluido en un campo de concentración durante la guerra hasta pocos meses antes y aun así mostró encontrarse en una forma espléndida

-La pareja canadiense de patinaje artístico compuesta por Suzanne Morrow y Wallace Diestelmayer fue la primera en realizar en competición una figura que revolucionó el patinaje de parejas y se realiza aún: la llamada “espiral de la muerte”

-La prueba de skeleton fue vencida por el italiano Nino Bibbia, gran conocedor de la pista por vivir en la zona desde los tres años. Participó también en las pruebas de bobsleigh

-El patinador de velocidad sueco Åke Seyffarth sufrió un incidente finalizando su carrera de los 5.000m, donde era recórdman mundial. Estando en tiempo de medalla chocó contra un fotógrafo y perdió no sólo valiosos segundos, sino también el ritmo de zancada. Acabó sólo séptimo

Foto de swissinfo.ch

Publicado en Curiosidades | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

CHANTAL PETITCLERC: UN MODELO DEL DEPORTE PARALÍMPICO

Un modelo a seguir. Eso es lo que es la campeonísima de la que vamos a hablar en este artículo. En su país, Canadá, realiza un rol en la sociedad tan importante como para llegar a ser votada como la Mejor Deportista del año -2008- y convertirse así en la primera que lo hizo siendo paralímpica. Porque Chantal Petitclerc se quedó paralítica a los 13 años en un accidente de esos absurdos y tontos pero que te cambian la vida. En su caso le fracturó la espina dorsal una puerta de un granero que le cayó encima. Su vida, como es lógico, cambió completamente. El empeoramiento de su condición física sufrió una mejora el día que un profesor de educación física la introdujo de lleno en el deporte para fortalecerla. Empezó con la natación. Chantal tenía que adquirir fuerzas para llevar su silla de ruedas y hacerse así independiente. Pero también le entró el gusanillo de la competición, algo de lo que carecía antes de su accidente.

Con 18 años Chantal participó en su primera carrera de silla de ruedas. La suya estaba elaborada artesanalmente en casa. Quedó la última pero ello no impidió que la pasión por el deporte de competición entrara de lleno en su vida y en su corazón. Chantal ya estaba ganada para la causa. Le llevó años, eso sí, ajustarse a la vida en silla de ruedas. Mientras que el deporte le ayudaba en esa adaptación, Chantal también se centró en los estudios, demostrando en ambos casos determinación, esfuerzo, lucha y perseverancia, características todas que -lo han averiguado- no pueden faltar a los grandes campeones del deporte. Estudió ciencias sociales e Historia mientras entrenaba.

Foto de Mike Cassese/REUTERS

Compitió en sus primeros Juegos Paralímpicos en Barcelona 92. Sería engorroso relatar todas sus apariciones en Juegos Paralímpicos y sus éxitos, así que sólo daremos estos impresionantes datos: ha participado en cinco citas de los mismos en los que ha ganado la friolera de 14 medallas de oro, cinco de plata y dos de bronce, en diferentes distancias de carreras en silla de ruedas: 100, 200, 400, 800 y 1.500m. Su relación con los Juegos no se frena ahí, puesto que en los de Río fue elegida como Chef de Mission del equipo canadiense.

Con su trayectoria y sus logros Chantal Petitclerc ha demostrado que cualquier cosa es posible si se pone esfuerzo en ello. No le gusta ser un ejemplo para los demás, pero es consciente de que lo es, para otros con impedimentos físicos como el suyo y para las mujeres en particular ya que “las estadísticas dicen que las adolescentes tienen una probabilidad seis veces mayor que los chicos de abandonar el deporte”, dice y ella quiere aportar su granito de arena para que ese dato mejore. Trabajadora incansable, se ha impuesto durante años un régimen de entrenamiento que consiste en cuatro horas diarias seis días a la semana once meses al año. La multimedallista ayuda desde diferentes facetas a las nuevas generaciones: da charlas por todo Canadá; ha sido la portavoz de una asociación sobre deportistas con deficiencias; es embajadora de la organización Right to Play y realiza otros muchos esfuerzos para introducir el deporte paralímpico en la sociedad (especialmente entre los jóvenes) y librarlo de todo estigmatismo. Su última contribución a la causa ha sido su nombramiento como senadora -independiente- desde 2016. Participa en dos comités siendo su prioridad luchar por la salud y los derechos de las personas con discapacidades. Su primer discurso en el Senado, sobre esa misma cuestión, fue conmovedor y despertó las conciencias de sus colegas, basándose en su propio ejemplo. Por todo ello podemos concluir que Chantal Petitclerc no solo se ha labrado una dignísima y brillante carrera deportiva, sino que esa misma carrera fortalece las bases del discurso de esta campeona de la sociedad, donde juega un papel de ejemplo y modelo a seguir.

Foto de Jean-Baptiste Benavent

Publicado en Paralímpicos | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

ONA CARBONELL: SUPERANDO TODOS LOS OBSTÁCULOS

Es una multimedallista a nivel mundial y olímpico pero Ona Carbonell ha mostrado ser un ser humano con ciertas fragilidades, lo que le hace ser más digna de admiración. De todos es conocida su aversión al frío. Pasadas hora y media de estar dentro de la piscina -nunca climatizada a su gusto- entrenando le abate el frío. Lo detesta y llega a atormentar, pero ha llegado a aceptarlo. Otra debilidad física, propia no tanto de ella sino de todas las que practican con su asiduidad la natación sincronizada, es la imposibilidad de estar de pie un rato seguido debido a la gran cantidad de horas pasadas bajo el agua en ingravidez. Ona, como el resto de nadadoras de la ahora llamada natación artística, es capaz de estar horas y horas bajo el agua, en apnea si es necesario, pero esas mismas horas impiden a sus huesos, acostumbrados a la misma, aguantar muchos minutos soportando la gravidez que soportamos el resto de terrenales. Por último -y este dato no es tan conocido- Ona sufrió en sus inicios unos nervios tales antes de cada competición que lo normal en ella era vomitar a causa de los mismos. Incluso de niña, cuando ya llevaba un tiempo practicando ese deporte, tenía el temor de morir ahogada en pleno programa y, lo que es peor, que ese miedo fuera percibido por los jueces (estamos hablando de cuando aún era niña). Sus personalidad también le ha hecho ser una clara deportista de equipo, humilde. Su deseo, al menos en sus inicios, eran los de pasar inadvertida, ganar pero no celebrarlo delante de sus compañeras a la par que rivales. Algo que ella misma denomina “pánico a destacar”. Ona: no lo has logrado, has destacado siempre, como sólo lo logran las grandes campeonas y solistas de la sincro.

La catalana fue llamada a formar parte de la selección nacional absoluta ya con 13 años. Eso la convirtió, si cabe, en más responsable. Quería ser la que más horas entrenase (hasta diez diarias), veía vídeos hasta la saciedad por su cuenta; incluso se compró una cámara para grabarse y estudiar los fallos y posibles mejoras. Su dedicación era completa. A los 15 años llegó a competir en tres categorías de edad (infantil, junior y absoluta), con la cantidad de horas de aprendizaje de programas que ello conlleva. Ona quería mejorar, era su obsesión. La llevó hasta tal límite como para plantearse operarse las rodillas porque Anna Tarrés, por entonces seleccionadora nacional, le echaba en cara siempre que no las juntara. Afortunadamente no llegó hasta el extremo quirúrgico pero sí a dormir noche tras noche con las rodillas atadas con una goma elástica. Ese fue uno de los traumas que producía Anna Tarrés, en ella y en otras de sus pupilas. Sus severas críticas y el tono en que éstas se realizaban, continuamente, producían presión en aquellas que las recibían. Pero lo peor para Ona, algo que le marcó durante años, fue verse fuera del equipo y no acudir, en consecuencia, a la que tendría que haber sido su primera cita olímpica: la de Pekín 2008. No ir y cómo se enteró (escuchando un comentario en un baño, estando ella dentro) fue aplastante para Ona. Nunca jamás recibió no ya explicación, sino anuncio oficial de que se prescindiría de ella para los Juegos. Le produjo tal pesadumbre que por primera vez en su vida Ona tuvo ganas de dejar de luchar, llegando a perder la pasión por su deporte, al que había dedicado ya tantísimas horas de su vida. Traumatizada, Ona Carbonell no quiso ni tan siquiera seguir la competición de Pekín 2008 por televisión, pero finalmente no puede evitarlo y acaba viéndola, desde sus vacaciones veraniegas.

La herida de Pekín aún quemaba cuando, repentinamente, su vida deportiva da un vuelco y es elegida por Tarrés como suplente del dúo. Pasa de no estar ni siquiera participando como componente del equipo a un papel importante que cada vez, como veremos, se convirtió en más.

Retiradas varias hacen que Ona vaya avanzando hasta el punto de convertirse en la candidata española para representar en todas las modalidades (solo, dúo, equipos y combo) en todos los campeonatos y, lo que es más importante, en los Juegos de Londres -en las modalidades que son olímpicas-. Pero de nuevo surgen dificultades. En 2011, en la presentación del número del dúo de cara a la cita londinense, sufre una intoxicación alimentaria. Aun así, se empeña en competir, rasgo éste que expresa su carácter competitivo y ganador. Peor fueron los momentos de tensión y preocupación suma que sufrió a escasos meses de la que tenía que ser su primera experiencia olímpica al sufrir su hermano una grave enfermedad por la que debía ser operado. Ello le hace a Ona estar con la cabeza no precisamente concentrada en el reto olímpico. Afortunadamente todo se resuelva positivamente y ya tenemos a Ona Carbonell dando el 100% a nivel deportivo…hasta que surge otra fatalidad: justo antes de partir hacia Londres le causa una reacción alérgica a la piel el excesivo y consecutivo número de sesiones a los rayos Uva con que Anna Tarrés ha obligado a las componentes de la selección. Ona tiene que dormir la noche previa al viaje untada con una crema y papel film. Uno más de los sacrificios que la nadadora ha tenido que realizar durante su carrera.

Pero todo parece válido si a cambio se obtiene el premio merecido y Ona lo logra en sus primeros Juegos con dos medallas: plata en dúos junto a Andrea Fuentes (la primera de sus seis compañeras de dúos hasta el momento en lo que va de carrera) y bronce por equipos. Han sido, por el momento, los momentos más gloriosos de Ona Carbonell -que, por cierto, bate récords en cuanto a número de medallas en Mundiales de natación-. La verdad es que Ona y Andrea contaron con el inestimable esfuerzo de las compañeras del equipo para hacer animar a todo el público local del centro acuático en favor de ellas, distribuyendo botellitas con arena y pegando carteles por la villa olímpica pidiendo el apoyo de todos. Pero las numerosísimas horas de entrenamiento y las habilidades y capacidades pertenecen a las dos nadadoras. Aunque pasados 25 segundos del programa de dúo Ona ya empezaba a notar las piernas agarrotadas ambas pudieron llegar hasta el final cautivando con su número de tango. Superar el momento de pánico inicial cuando, en el último ensayo en seco ya en la cámara de llamadas, su compañera de repente se quedó en blanco y olvidó la coreografía, fue ya todo un logro. Pese a todo, prueba superada con éxito y vuelta a casa con dos medallas olímpicas.

Tras ocho años de presión máxima Ona se plantea de nuevo abandonar el deporte, aunque esta vez lo haría en el momento más álgido de su carrera. Sin embargo, todo cambia una vez más al ser destituida Anna Tarrés y su equipo. Ona no estaba dispuesta a soportar más presión con ella, pero con el nuevo equipo técnico se siente más a gusto y decide continuar. Al fin y al cabo el Mundial en casa (Barcelona 2013) está a la vuelta de la esquina y le apetece sentir las sensaciones de competir ante su público. Pero una vez más Ona sufre otra dura prueba: un accidente entrenando un salto con el equipo hace que caiga mal y que sufra una fisura que, en condiciones normales, necesitaría una recuperación a base de descanso de semanas o meses. A estas alturas ya debes de ir conociendo el carácter de Ona y pensar que no iba a rendirse. Dolorida e infiltrada hace de tripas corazón y compite en todas las pruebas, logrando medallas en cada una de ellas.

La siguiente cita importante es la olímpica de Río. De nuevo otro infortunio: durante el preolímpico que otorgaba la clasificación cae en una acrobacia con el equipo y, a consecuencias de ella, acaba sufriendo vértigos. La normativa impedía sustituciones, así que, sin ni siquiera saber cómo lo hizo, tiene que participar al siguiente día de competición. Esta vez el equipo no se clasifica para los Juegos, su peor momento junto a su ausencia de Pekín 2008. Sí que acude a los Juegos de la ciudad brasileña en la modalidad de dúo junto a una Gemma Mengual que regresa de su retirada, aunque esta vez el dúo español no se colgó medalla alguna al cuello.

Desde Río 2016 el palmarés de la española no ha cesado de crecer y ahora tiene in mente un claro objetivo: la próxima cita olímpica, en este caso en Tokio. La Ona Carbonell que vemos en las piscinas, reinando y dominando con arte y expresión la técnica de tan difícil especialidad deportiva es, como hemos visto, una persona más terrenal -pese a la ingravidez- de lo que pensábamos. Eso le da más valor. Los sufrimientos que ha padecido y los miedos que ha superado para llegar adonde ha llegado la convierten en una campeona por su trabajo y no solo por sus cualidades innatas.

Foto de ABC

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

NICCOLÒ CAMPRIANI: UN ATÍPICO CAMPEÓN OLÍMPICO QUE AHORA COMPITE POR ALGO MÁS VALIOSO QUE EL ORO

La vida de este gran campeón olímpico podríamos dividirla en dos: su trayectoria deportiva, que dio mucho de sí y que resumiremos, y su vida personal tras su retirada, íntimamente ligada a la anterior deportiva. La primera, llena de éxitos, sería de por sí merecedora de todo tipo de reconocimientos. Aun siendo muy destacable, la ha agrandado con la labor que está desarrollando en la actualidad. Es el momento ya de que descubramos qué ha hecho y qué está haciendo Niccolò Campriani, el tirador florentino cuatro veces medallista olímpico.

El italiano participó en sus primeros Juegos Olímpicos en 2008, aunque entonces, contando 21 años, sólo obtuvo como mejor resultado un 12º lugar en la especialidad de carabina de 10 metros, pero su carrera comienza a despegar al año siguiente cuando se proclama campeón de Europa. Hay que señalar que en Pekín 2008 no se limitó a su especialidad, sino que también compitió en otras dos modalidades de tiro, pero sus resultados fueron aún mucho peores. El siguiente año ya era campeón del mundo, siempre con la carabina de 10m. Este logro fue doble, pues se convirtió en el primer italiano en proclamarse campeón mundial en el deporte del tiro. La clasificación para los Juegos de Londres ya estaba hecha, siendo allí uno de los favoritos, a esas alturas de su carrera. En Londres iba a participar en las mismas categorías con las que lo hizo en la cita olímpica anterior. Su peor resultado en los Juegos de 2012 fue un octavo en la especialidad de rifle 50m posición tendida. En su especialidad preferida conseguiría la plata, plata que se convirtió en oro en la de rifle 50m tres posiciones. Campriani ya se había convertido en un grande de su deporte.

Mientras sigue triunfando en grandes campeonatos se licencia en Ingeniería por la Universidad de West Virginia. Durante su carrera deportiva va dejando señales de lo que sería su futuro, como veremos en breve. Por ejemplo, es recibido por el Presidente de la República Italiana en un intento de dar valor al deporte paralímpico, que según Campriani debe estar al mismo nivel que el olímpico. Entre otras medidas, se entrena junto a tiradores paralímpicos para lograr la igualdad.

El toscano llega a los Juegos de Río en el pico de su carrera y allí consigue logros mayores que los obtenidos hasta ese momento. Su peor resultado vuelve a ser en la especialidad de rifle 50m posición tendida. Del 8º puesto de Londres pasa únicamente al 7º esta vez. Sin embargo, su oro y plata pasan a ser dos oros en carabina de 10m y en rifle 50m tres posiciones. El último tiro que realizó en esta última especialidad resultó ser el último tiro de su vida deportiva. Tras él Niccolò decidió abandonar la práctica deportiva porque su “pasión se había convertido en obsesión”. Había acabado odiando su deporte y quería acabar con él de la mejor manera posible: con un oro olímpico.

Esa final mostró el lado más deportivo de Campriani. En lugar de alegrarse le supo mal ganar. ¿La razón? Creyó que su más directo rival, el ruso Serguei Kamenski, era el auténtico merecedor del oro. En una final súper igualada un error del ruso le dio el triunfo al italiano, que ya se veía con la medalla de plata al cuello. No se quedó tranquilo tras haber obtenido el oro, así que decidió que, como en su mente y corazón no le correspondía, donó la diferencia de premio entre ganar un oro y una plata al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. Desde entonces su vida cambió completamente…para volver al tiro, pese a que el italiano había quedado harto de su deporte y durante los tres años posteriores a los Juegos de Río ni siquiera tocó un arma.

Al saber su gesto, fue invitado a Zambia para visitar el campo de refugiados de Meheba. Eso le cambió la vida. Pasó a vivir en Lausana trabajando para el COI. Desde allí lanzó un bello proyecto que ha evolucionado hasta lo más alto. En principio escogió a un par de refugiados habitantes del cantón de Vaud para entrenarles en su deporte. Para ello Niccolò pasó un momento que recuerda con vergüenza: el tener que pedir su arma al Museo Olímpico, al que la había donado. Empezó entrenando a esos refugiados, que se convirtieron en más. La motivación resurgió en el campeón olímpico. Ahora no se trataba de él, sino de sus pupilos, absolutamente neófitos en su deporte. Aunque cuenta con tiempos ajustados el objetivo es clasificar a alguno de ellos para los Juegos de Tokio. Si no se logra, la aventura seguirá en un futuro, no parará. Lo que busca Campriani es ofrecer una mejor vida a estos refugiados, pues cuando se adquiere el estatus de deportista olímpico es mucho más fácil conseguir ayudas. Ha llegado a involucrar a sus antiguos patrocinadores en esta nueva causa y no solo eso, sino que también pidió la colaboración a su antiguo rival por la medalla de oro Kamenski para que le ayudara en los entrenamientos.

Niccolò Campriani ha declarado que siente una responsabilidad como campeón olímpico. Igual que le ayudaron a él en su momento, ahora quiere devolver esa ayuda. Él se siente tan ganador con la apuesta como sus pupilos. Es una situación en la que todos ganan, afirma. Este ilusionante proyecto le ha devuelto el amor por su deporte.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

NATHAN ADRIAN: EL PENTACAMPEÓN OLÍMPICO QUE QUIERE ACUDIR A TOKIO 2020 TRAS SUPERAR UN CÁNCER

Cuando un gran campeón deportivo utiliza su imagen y su visibilidad para encabezar una campaña que merece la pena es justo que le sea reconocido. El nadador estadounidense Nathan Adrian lo tenía todo…hasta que la salud le jugó una mala pasada y la vida le dio una de esas tortas seguramente inmerecidas y siempre insospechadas que da. Pentacampeón olímpico (medallas a las que hay que sumar otras tres de otros metales en Juegos), ganador de 32 medallas a nivel internacional, este nadador nacido en el estado de Washington y de madre china (su segundo nombre es Ghar-jun) recibió en diciembre de 2018 un pronóstico fatídico: padecía cáncer testicular. Adrian decidió agarrar el toro por los cuernos y, a sus 30 años entonces recién cumplidos, se marcó un objetivo o, mejor decir, dos: desterrar su enfermedad y, a consecuencia de ello, acudir a los Juegos de Tokio 2020. Serían sus cuartos Juegos Olímpicos, puesto que ya debutó en los de Pekín 2008 donde conseguiría su primer oro olímpico formando parte del relevo 4×100.

Compitiendo junto al gran Michael Phelps en numerosos podios olímpicos de relevos (hasta cinco) o de forma individual, Nathan Adrian destacó siempre dentro del potente equipo estadounidense. Le ha tocado además participar en una de las modalidades más populares: las carreras de velocidad en el estilo libre. Y eso que, aunque desde muy pequeñito -con dos años-, Nathan entró en la natación por influencia de sus hermanos mayores, empezando a competir ya con cinco. Adrian ha compatibilizado la dura vida del nadador con los estudios médicos universitarios. Y no se trata de otro caso de deportista becado por una universidad americana gracias a sus habilidades deportivas, sino que a nivel académico ha alcanzado los mayores galardones y ha sido premiado con el galardón Neufeld al atleta becado del año 2011.

Foto de Getty Images

A los Juegos de Londres acudió ya como nadador profesional tras conseguir un merecido contrato con una firma de ropa deportiva. Iba a competir en diversas pruebas, pero su verdadero objetivo era uno: el oro en la “prueba reina” de los 100m libres. Lo logró. A ese oro se unirían otras dos medallas en aquellos Juegos. Su ya abundante botín se incrementaría en la cita celebrada en Río, de donde Nathan salió con cuatro medallas. En los Juegos de Río Nathan ya era un veterano y fue nombrado cocapitán del equipo nacional. Finalizada su experiencia allí puede afirmar que tiene el honor de haber conseguido medalla en todas las finales olímpicas que ha disputado.

Tras los éxitos apabullantes a nivel deportivo, el pronóstico médico que nadie esperaba. Nathan se lo tomó con una positividad tal que decidió aprovechar para dar a conocer a los hombres los peligros del cáncer testicular y animarles a que se sometieran a pruebas. Según el campeón se tiene miedo a someterse a las pruebas y se las considera dolorosas pero no es así. El olímpico quiere desestigmatizar esta enfermedad y ayudar a que los asuntos en salud masculina estén a la orden del día, como es el caso del cáncer de mama, para el que la sociedad parece estar concienciada. En un comunicado, Adrian quiso subrayar la importancia de potenciales señales de peligro sobre esta enfermedad y animó a los hombres a acudir al médico en caso de los mismos. Además, vio su enfermedad como una oportunidad para poner en práctica su título médico, tal era su predisposición hacia su enfermedad. Finalmente dijo desde un primer momento que esperaba estar fuera de la piscina el mínimo tiempo posible: “unas semanas”, según anunció en su comunicado. En efecto, apenas un par de semanas estuvo alejado de las piscinas “el tiempo que más alejado he estado desde que tenía cinco años”, confesó. Quería ir al Mundial a disputar en el verano de 2019. Lo hizo. Quería acudir a los Juegos Panamericanos de Lima 19. Está previsto que lo haga. Su mayor objetivo es ser olímpico en Tokio 2020. Está en ello. Porque pocos meses pasados tras el anuncio de su enfermedad Nathan Adrian dio un anuncio en sentido bien diferente: había superado el cáncer. Tokio y muchos más momentos de esta vida le esperan. Ya es campeón de lo más valioso a lo que pueda aspirar: la vida.

Foto de Tom Pennington/Getty Images

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

ROSWITHA KRAUSE: LA PRIMERA MEDALLISTA OLÍMPICA EN DOS DEPORTES EN JUEGOS DE VERANO

No le tocó en suerte a Roswitha Krause nacer en un buen momento histórico para su país, Alemania. En 1949, año de su nacimiento, su país acababa de vivir la guerra más devastadora jamás producida. Además, había sido provocada por la propia Alemania, por lo que no despertaba precisamente simpatías ante el resto del mundo. Las condiciones económicas estaban lejos de ser la ideales y, para más inri, Roswitha nació y vivió en la parte de la que pasaría a denominarse Alemania del Este, la zona sin duda más pobre del país.

Roswitha tuvo desde siempre inquietudes hacia el deporte o, mejor decir, los deportes, puesto que no se conformaba con practicar una única especialidad. En eso al menos fue apoyada por el sistema imperante en su “nuevo” país, que favorecía la práctica del deporte y, sobre todo, apoyaba a sus deportistas de élite, especialmente en el primer deporte escogido por nuestra protagonista: la natación. De todos es sabido que, de entre todas las especialidades deportivas, la extinta DDR sentía predilección por la natación y el atletismo, no en vano son considerados los “deportes estrella” de los Juegos Olímpicos. Y, así, tenemos a una joven Roswitha que empezó a practicar este deporte acuático. Contrariamente a lo que es habitual en el caso de los grandes campeones, Roswitha empezó a practicarlo con intensidad a una cierta edad. Y en realidad lo hizo por prescripción médica, con el fin de evitar lesiones de hombro. Pero la germana, que mostró cualidades desde el primer momento, llegó a convertirse en olímpica con 18 años en los Juegos de Méjico 68. No sólo eso, sino que allí ya conseguiría su primera medalla olímpica, de plata, en este caso en la prueba de relevo 4×100 libre. Roswitha también participaría en esa edición en la prueba individual de los 100m estilo libre, sin alcanzar el pase a la final.

Como nadadora

Krause, de esta manera, ya se había convertido en una nadadora de éxito y ni más ni menos que medallista olímpica. Sin embargo, siempre mostró predilección para deportes de equipo y de pelota. Dudó entre el fútbol y el balonmano, decidiéndose finalmente por este último. Así, abandonó la natación para pasarse al balonmano. No fue una mala elección, teniendo en cuenta que enseguida pasó a formar parte de la selección de su país, con la que, como veremos, acabaría obteniendo numerosos éxitos. Los años 70 se convertirían en la década de oro para Roswitha Krause en las filas del balonmano. A nivel de clubes ganó con su equipo de Berlín la Copa de Europa de la temporada 77/78 y la Recopa las temporadas 76/77 y 78/79. Aun siendo destacables estos triunfos más lo fueron los conseguidos con la selección de la RDA. A nivel de Mundiales conseguiría sendos oros en los realizados en 1975 y 78, mientras que a nivel olímpico otras dos medallas serían las que conquistara: plata en los Juegos de Montreal 76 y bronce en los de Moscú 80. Este logro no es baladí, puesto que la convirtió en la primera mujer en conseguir medallas en dos deportes diferentes en ediciones olímpicas de verano, motivo por el que le dedicamos este artículo.

Krause no abandonó la natación en ningún momento. Continuó compitiendo durante toda la década de los 70, bien es cierto que a partir de 1973 estaba más centrada en el balonmano, pero aun así llegó a ganar títulos nacionales de natación hasta finales de dicha década. Compatibilizarlo con el balonmano de élite -y con triunfos- es sin duda meritorio. Tras los Juegos de Moscú, no obstante, Roswitha se retiró, sin llegar a abandonar del todo el deporte, ya que se dedicó a impartir lecciones tanto de natación como de balonmano como entrenadora en la prestigiosa universidad de Humboldt.

Roswitha Krause es otro de esos no solo grandes deportistas, sino grandes campeones, que han sido olvidados con el tiempo y que merecen ser rescatados del olvido. Justo es, pues, que le dediquemos esta página.

Frente a la URSS en Montreal 76

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

AMY MOORE: LA JUGADORA DE SOFTBALL QUE SUEÑA CON IR A TOKIO, SUPERVIVIENTE DEL TIROTEO DE LAS VEGAS

Amy Moore sueña con ser olímpica en Tokio 2020. Es miembro del equipo británico de softball y sus posibilidades para clasificarse son escasas. Aun así, Amy no ceja en sus esperanzas e ilusiones. Puede permitirse el lujo de soñar con que va a alcanzar todo lo que se proponga porque ya ha protagonizado un auténtico milagro salvando la vida en la mayor masacre ocurrida en un tiroteo civil en Estados Unidos. Junto a una compañera de equipo estaba presente el 1 de octubre de 2017 en Las Vegas, cuando un loco armado empezó un tiroteo que acabó con 58 muertos y más de 500 heridos.

La jugadora británica vive en Los Ángeles. Tiene varios trabajos: enseña softball a niñas, juega en un equipo y es recogepelotas para el famoso equipo de béisbol de LA Dodgers. Internacional desde 2011, jugó primero profesionalmente en Holanda e Italia para recalar posteriormente en el país cuna de su deporte, deporte que en los Juegos de Tokio regresa oficialmente a formar parte del calendario olímpico.

Es muy probable que la presencia de Amy Moore en el escenario del crimen salvara o, cuanto menos, ayudara a salvar a algunos de los que allí se encontraban. Sus habilidades atléticas no sólo le sirvieron a ella personalmente, sino que altruistamente se paró a ayudar a gente en necesidad. Ella misma reconoce que nunca había corrido tanto en su vida, pero “cuando te la juegas eres capaz de correr más que nunca”. Amy fue testigo de escenas realmente duras, de muertos a escasa distancia suya, de balas que volaban a centímetros de su cuerpo.

Junto a su compañera recopelotas de los Dodgers con la que sobrevivió al tiroteo. Foto de Jill Weisleder/Dodgers

Junto a su amiga -con la que había acudido a un festival musical que se celebraba en la ciudad de los casinos- corrió en un principio a esconderse en una especie de tienda de campaña para luego agacharse bajo una mesa. Después decidieron correr en un intento de huir del tiroteo. Amy recordó un consejo que le había dado un buen día un policía retirado recomendándola que, en caso de encontrarse en un caso similar, lo más inteligente era huir del escenario. Durante la huida Amy perdió sus zapatos, por lo que sus pies empezaron a sangrar. Su compañera le ayudó en esos momentos portándola. En cuanto encontraron un refugio que les aportaba un mínimo de seguridad se dedicaron a ayudar a los demás, mediante unas palabras de conforto y, de forma más práctica, haciendo un torniquete con sus cinturones.

Cuando se supo el grave incidente compañeros del equipo de béisbol de los Dodgers, sabedores de que dos de sus recogepelotas (la propia Amy y su compañera Christina Zambrana) se encontraban en el festival musical de Las Vegas, les mandaron a ambas multitud de mensajes interesándose por su estado, incluyendo a las grandes estrellas del equipo.

El hecho de que al final Amy Moore saliera sana y salva de tan macabro incidente le aporta una convicción de que puede superar todas las oportunidades que se le presenten, incluidas las deportivas. Cuando se escriben estas líneas aún no se sabe si Amy Moore logrará su sueño de ser olímpica, sueño que ha cogido un mayor peso tras superar este momento dramático en su vida que nunca podrá olvidar. Lo consiga o no, habrá logrado algo muchísimo más importante: salvar su vida y quizá la de más gente. Por muy importantes que sean unos Juegos Olímpicos para la vida de los deportistas de élite en momentos hay que recordar que hay cosas muy por encima de ellos.

Foto de the-signal.com

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , | Deja un comentario

SILVIA DOMÍNGUEZ, PLATA EN RÍO: “PARTIMOS DE CERO CADA VERANO”

Con sólo 19 años Silvia Domínguez debutó en la selección absoluta de baloncesto de España. Antes se había saltado alguna que otra categoría, tales habilidades mostraba. La jugadora barcelonesa, de tan solo 1,65m, ha tenido la suerte de coincidir con una generación privilegiada del baloncesto femenino, en la que ha contribuido para ganar importantes medallas, como una plata y un bronce mundiales, tres oros y dos bronces europeos y, por encima de todo, una plata olímpica en Río 2016. Pasados trece años desde su debut con la selección Silvia reconoce en esta entrevista a Rincón Olímpico que también han vivido momentos malos, aunque parezca mentira dado el reciente palmarés de España: En 2011 vivimos el no clasificarnos para Londres, lo cual fue un palo muy duro, así que sabemos lo difícil que es [clasificarse para unos Juegos Olímpicos]”. Otra situación, que Silvia califica de “traspiés”, fue el Mundial celebrado en España en 2018, donde las locales sí subieron al podio, pero al escalón más bajo:Es verdad que el verano pasado fue muy duro por muchas cosas de lesiones y de la dinámica y todo eso y nos creó ahí un poco un traspiés, pero seguimos estando en lo alto en todas las competiciones que jugamos”.

Sin poder acudir a los que tendrían que haber sido sus primeros Juegos Olímpicos, los de Londres 2012, Silvia vivió en los de Río 2016 su debut en la competición de los cinco aros y así nos la relata: Los de Río fueron mis primeros Juegos Olímpicos, así que ya cualquier cosa era mágica, pero además de disfrutar toda la experiencia volver a casa con una medalla y haber hecho historia lo hizo muy especial”. Allí el combinado español hizo historia al conseguir su primera medalla olímpica. Como reconoce Silvia Domínguez, mucho de ese éxito se debe al espíritu de equipo implantado, pese al hándicap que a priori supone estar dispersas todas ellas en multitud de equipos en diferentes países y ligas: “Siempre hablamos que al final estamos jugando en diferentes equipos, los últimos años además muchas jugadoras fuera de España. Venir a la selección es entender el baloncesto de la misma manera, tener el mismo idioma dentro y fuera de la pista facilita mucho las cosas y hay mucha diversión. Yo creo que todo lo personal y lo humano que hay en este grupo es lo que también es parte de este éxito”.

Foto de FIBA

La consecución constante de medallas (la selección femenina española no se baja del podio desde 2013) podría suponer una fuerte presión sobre sus componentes. La base del Perfumerías Avenida no lo cree así: No sentimos presión, porque siempre hemos partido de cero cada verano pensando hacer lo que tenemos que hacer paso a paso y ahora mismo nuestro objetivo es clasificarnos para el preolímpico de Tokio. No nos marcamos más cosas que nos puedan producir esa presión”. Ello no es óbice para que, por “culpa” de sus éxitos constantes, cada vez les sea más difícil no ya superarse, sino igualarse, como la plata olímpica -de clasificarse para Tokio 20202-: Va a ser muy difícil igualar el papel realizado en Río porque tuvimos la suerte de no cruzarnos con Estados Unidos en cuartos y en semifinales. Ya el camino es difícil porque hay muchas selecciones potentes; Estados Unidos está a otro nivel, pero todas las demás selecciones pueden estar en un podio olímpico. Por ahora sólo tengo en mente el preolímpico”. Con esta última frase nos recuerda cuál es el único objetivo actual: clasificarse para la próxima cita olímpica: “Yo creo que desde que acabaron los Juegos de Río está en la mente de todos el querer vivir una experiencia así. Sí que es verdad que te lo cuentan, que para un deportista es lo máximo, pero hasta que no lo vives no te das cuenta de que es así. Es algo que pasa cada cuatro años. Ojalá pueda estar en otros Juegos Olímpicos”.

En Río 2016 Silvia vivió una experiencia única, como nos relata: Fuimos una de las primeras selecciones en llegar a la villa y no estaba todo muy acabado. De todas las jugadoras que estábamos, sólo cuatro ya habían sido olímpicas, en los Juegos de Pekín, así que para ocho todo era nuevo y estábamos en una bomba de emociones y todo nos impactaba. Luego ya, en el momento en que entramos en competición estábamos un poco más centradas”. Como anécdota nos cuenta que, hartas de esperar su ropa limpiada en la lavandería de la villa olímpica, fueron las mismas jugadoras en ir a recogerla “porque veíamos que eso no arrancaba ya que el tema de la lavandería era muy caótico en Río”

Como mencionamos, la selección española se enfrenta a la dificultad añadida de tener muy dispersas a sus jugadoras, debido a la búsqueda de mejores salarios en el extranjero y a vivir la experiencia de jugar ligas mejores. Sin embargo, Silvia Domínguez también es optimista en ese aspecto: “Este año vamos a empezar a recuperar a algunas para la liga española con la llegada de Valencia Basket y la liga va a ir creciendo más poco a poco y va a ser mejor. Yo creo que dentro de unos años tendremos una liga mucho más competitiva y con muchas jugadoras de la selección en ella”.

Publicado en Entrevistas | Etiquetado , , , | Deja un comentario

JOHN CURRY: EL “NUREYEV” DEL PATINAJE QUE LO REVOLUCIONÓ DANDO MÁS PESO A LA PARTE ARTÍSTICA

Es hora de recordar (o de dar a conocer, según sea el caso) a uno de si no entre los mejores patinadores de la historia, sí uno de los más elegantes: el británico John Curry, que lograría ser campeón olímpico. Curry en realidad de niño quería ser bailarín de ballet, pero su padre no lo veía con buenos ojos. Le “permitió” dedicarse, en su lugar, al patinaje artístico al ser considerado un deporte. A los siete años comenzó en este duro deporte pero es indudable que gracias a sus capacidades y su cuerpo, claramente más apropiado para el ballet, impregnó su patinaje de una pátina artística tal hasta el punto de ganarse el apodo de “el Nureyev del patinaje”. Curry no podía esconder su tendencia más artística, sin dejar de lado la técnica, ya que su cuerpo le dotaba, por ejemplo, de una gran capacidad de salto.

Los comienzos en su preparación en el patinaje no fueron fáciles. Tenía que entrenar en una pista pública esquivando a los patinadores aficionados, pero el inglés iba mejorando y consiguiendo campeonatos. Su debut olímpico se produjo en Sapporo 72, donde conseguiría un discreto undécimo puesto, pero allí fue descubierto por un millonario estadounidense -Ed Moseler- que le acogió en su ala patrocinándole y proporcionándole un entrenador de renombre (Carlo Fassi) e inmejorables instalaciones para entrenar en Denver, Colorado. Los esfuerzos económicos del mecenas Moseler fueron ampliamente recompensados con los títulos de mayor peso por parte de John Curry: en orden cronológico bronce en el Europeo de 1974, bronce en el Mundial de 1975, plata en el Europeo de ese mismo año y ya un 1976 espléndido con oros tanto en el Europeo, como en el Mundial y en los Juegos Olímpicos de Innsbruck (primer patinador masculino que conseguía el triplete en un mismo año) Ello le conllevó ser votado por la BBC como la Personalidad Deportiva del año, además de tener el honor de ser el abanderado olímpico británico en los Juegos de Innsbruck.

John Curry

Centrémonos en los Juegos que le proporcionaron el oro (el primero del patinaje británico a nivel olímpico). En el programa libre realizó a la perfección un triple toe loop, un triple Salchow y un triple loop. Logró la mayor puntuación de la era de los 6.0 puntos como puntuación máxima. De 108 puntos posibles conseguiría 105.9. Curiosamente sólo los jueces soviético y canadiense no le colocaron en primera posición…al fin y al cabo los patinadores Vladimir Kovalev y el canadiense Toller Cranston estaban en la puja por ganar medallas. Para los Juegos que le consagraron John Curry se vio “obligado” a “masculinizar” algo su estilo para dar gusto al juez soviético. Ya hemos visto que en ese sentido su esfuerzo fue en vano. Y es que Curry se caracterizaba por un patinaje muy influido por el ballet, en una época en la que imperaba el modelo de “bailarín cosaco” y no tan sensual como los movimientos de Curry. El patinador inglés dominaba como pocos su cuerpo, logrando una gran extensión. Se puede afirmar sin temor a equivocarnos que revolucionó el estilo del patinaje, dando más peso a los aspectos artísticos, elevado a un altísimo nivel por él gracias a sus capacidades. Eso sin dejar de lado la parte técnica de los saltos, ya que poseía una gran capacidad de salto, como hemos comentado. Otra curiosidad de este patinador es que realizaba los saltos en dirección contraria a las agujas del reloj mientras que las piruetas las hacía en dirección a las agujas del reloj.

La noche en que se proclamó campeón olímpico John Curry declaró abiertamente su homosexualidad, aunque otras fuentes afirman que lo publicó primero el diario sensacionalista alemán Bild-Zeitung. En ese sentido, se convirtió en el primer deportista de élite en confesarlo. Acabados los Juegos pasó a dedicarse al patinaje profesional formando una compañía de patinaje a la manera de las compañías de ballet. Creó coreografías, en ocasiones por encargos de gente del ballet de la talla de Twyla Tharp. Incluso llegó a patinar con su compañía en una pista de hielo colocada en la Ópera Metropolitana de Nueva York.

La vida personal de John Curry no fue fácil. Se le ha acusado de ser un brillante a la vez que atormentado artista con una personalidad compleja. No faltaron las disputas con su propia compañía y luchas en la financiación de la misma. También se ha llegado a decir de él que era arrogante, ambicioso y clasista. Sea como fuere, en 1987 se le diagnosticó SIDA, muriendo con tan solo 44 años de un ataque al corazón relacionado con dicha enfermedad tres años después de detectársela.

El Nureyev del patinaje no solo consiguió el oro olímpico, sino -lo que es más importante- dejar una impronta que revolucionó su deporte y atrajo a muchos aficionados ante sus magníficas interpretaciones.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario