ANA GUEVARA: LA MEJOR ATLETA MEXICANA, AL FRENTE DEL DEPORTE DE SU PAÍS

Ha ganado la única medalla olímpica del atletismo en pista de un gran -y populoso- país como es México. Aquel 24 de agosto de 2004 quedará grabado en la memoria del deporte mexicano. Fue cuando Ana Gabriela Guevara se hizo con la plata en la prueba de los 400 metros lisos. Una plata que debió ser un oro, dada el espectacular ciclo de victorias que matuvo la atleta americana, invicta desde agosto de 2001, pero que se vio truncado por una inoportuna (más que nunca) lesión, en su caso en el tendón de Aquiles, precisamente en el año olímpico en que se iban a disputar los Juegos en Atenas. Con sólo 100 días de entrenamiento, Guevara pudo no solo competir, sino subirse al podio haciendo además que la ganadora, Tonique Williams, tuviera que luchar al máximo para poder superar a la mexicana.

Ana Guevara se inició, no obstante, en el baloncesto. En 1996, con 19 años de edad, ganó su primer oro en atletismo (en la Olimpiada Nacional Juvenil de su país), sin experiencia alguna sobre el tartán. Era oro puro y, afortunadamente para el deporte de su país y los aficionados al atletismo a nivel general, no fue desaprovechada. Entrenada durante toda su carrera por el cubano Raúl Barreda, Ana fue despuntando y ganando competición tras competición. Especializada en la distancia de los 400m pero corriendo también las de 800 y 300 (esta última no olímpica pero sobre la que ostenta un récord mundial que aún no ha sido superado) la lista de sus éxitos y medallas es demasiado larga para que la detallemos aquí, destacando sus oros en Juegos Panamericanos, Centroamericanos y del Caribe, Iberoamericanos, Pruebas de la Copa del Mundo y, por descontado, el Campeonato Mudial. Siempre en los 400m, Ana Guevara se proclamó campeona del mundo en los de París celebrados en 2003 y logró sendos bronces en los de Edmonton 2001 y Helsinki 2005. A esto hay que añadir otros méritos, como la Golden League de 2002 o el hecho de batir a la entonces campeona olímpica Cathy Freeman en una carrera disputada en 2003.

A nivel olímpico además de la citada e histórica medalla de plata en los Juegos de Atenas (unos Juegos a los que llegó a dudar de poder participar siquiera debido a la citada lesión) la atleta mexicana compitió también en cita olímpica de Sidney 2000, donde fue finalista en su prueba preferido obteniendo el quinto lugar. Estaba previsto que Ana Guevara fuera olímpica por tercera vez en los Juegos de Pekín 2008, pero la atleta decidió retirarse a inicios de ese año al oponerse a la política llevada a cabo por el entonces presidente de la Federación de atletismo de México, Mariano Lara. La atleta le hizo responsable de los malos resultados del atletismo de su país en el Mundial celebrado en Osaka. No sólo le acusó de incompetencia, sino también de corrupción. Existió en ese momento la posibilidad de que la medallista olímpica participara como atleta independiente, pero eso es algo a lo que siempre se negó Ana Guevara.

Foto de Imago 7

Una vez retirada como atleta Ana Gabriela Guevara se dedicó de pleno a la política, habiendo ejercido varios cargos de importancia, como el de senadora o el actual, al frente de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE), entre otros cargos ejercidos. Es decir, Ana Guevara es actualmente la máxima responsable del deporte de su país y como tal está llevando a cabo un “nuevo modelo del deporte mexicano” que se basa en el seguimiento de talentos hacia las competiciones más importantes: Juegos Olímpicos, Juegos Panamericanos y Juegos Olímpicos de la Juventud. Se pretende que el cambio generacional dé sus frutos detectando a jóvenes que muestran capacidades en el deporte. El tiempo mostrará si esta política da sus frutos para una nación tan ávida de éxitos deportivos. De momento el país ha conseguido 45 plazas y 86 deportistas clasificados para Tokio 2020 (49 hombres y 37 mujeres), a falta de concluirse aún el proceso clasificatorio interrumpido por la pandemia mundial del coronavirus.

En un país tan convulso como es el suyo no se ha librado de sufrir un ataque físico directo. Ocurrió en 2016, siendo ella senadora. Yendo en su Harley Davidson un coche impactó contra ella, derribándola. El hecho no acabó allí, pues los autores de la agresión bajaron de su vehículo y la golpearon en cabeza y costillas. La ex atleta hubo de ser operada poniéndole unas placas en el maxilar superior, unos soportes de acero, así como unos tornillos. Guevara posteriormente declaró haber sido agredida cobardemente por su “condición de mujer”. Una mujer que, por cierto, ha dado muestras del esfuerzo y la superación que ha tenido que desarrollar a lo largo de su vida en conferencias públicas. La mejor atleta de la historia mexicana ahora está al frente del deporte en su país. Quién mejor que una leyenda olímpica para encargarse del deporte.

 

 

 

 

 

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

SANDHYA SHETTY: LA KARATEKA INDIA QUE EMPODERA A LAS MUJERES DE SU PAÍS ENSEÑÁNDOLES DEFENSA PERSONAL

Sandhya Shetty tenía todo en contra para ser lo que se ha convertido en la actualidad: un modelo de inspiración para las mujeres de su país, India. Su vida puede dividirse en dos facetas a cuál más opuesta, pero que ella maneja con perfecta armonía: es una actriz y modelo de muchísimo éxito a la par que múltiple medallista en kárate. Pasa de la elegancia de los desfiles a la energía y, si se permite el término, cierto grado de agresividad de un deporte de lucha como es el kárate. A estas dos realidades llegó Shetty de forma casi casual y es una estrella actualmente en ambas.

La propia Sandhya reconoce que de niña era una “chicazo”. Su ilusión era ir al ejército o, cuanto menos, convertirse en policía, pero su sueño se truncó cuando unos amigos la apuntaron para el concurso de Miss India. En ese monento su vida dio un giro de 180º. Ella, que aspiraba convertirse en una mujer poderosa como los chicos que conocía que practicaban kárate, se vio de repente inmersa en el mundo de los concursos de belleza y la posterior profesión del modelaje. Sandhya contó desde pequeña con el apoyo paternal para practicar deportes -algo no muy común en las niñas de su país- y ella, que de hecho los practicaba desde pequeña, no los abandonó cuando empezó su carrera en el mundo del espectáculo. Antes al contrario, Sandhya prioriza el kárate sobre su exitosa carrera como modelo: “Gano dinero como modelo pero lo invierto en el kárate”, ha confesado.

Combinar ambas carrera le ha costado no pocos esfuerzos. En un principio su entrenador llegó a pensar que no daría el 100% por temor a lesionarse o “simplemente” a que un golpe en su cara o cuerpo le provocara heridas visibles que le impidieran el ejercicio de su “otra” profesión. Nada más lejos de la realidad. Shetty se prepara y entrena como el que más, dando el todo por el todo, y si tiene que desfilar en tacones al día siguiente de haberse lesionado en un pie (como le ha llegado a pasar), apechuga con todo: con el entrenamiento a tope y con su trabajo como modelo.

Foto de DNA India

Pese a ser una estrella en su país en el mundo del espectáculo el auténtico sueño de Sandhya Shetty, según confesión propia, son los Juegos Olímpicos. Ahora que su deporte será por primera vez olímpico en los Juegos de Tokio 2020 Shetty acudirá con un buen bagaje a sus espaldas, como el oro en los Juegos de la Commonwealth de 2015, en la categoría de -68 kg de kumite. No era la primera de sus medallas internacionales. En su primer campeonato en 2007 ganó oros y no ha dejado de subirse al podio desde entonces.

No solo supone una inspiración a sus congéneres indias, que tienen más difícil el acceso a la práctica deportiva que en muchas otras partes del planeta. De la teoría Sandhya pasa a la práctica ya que dedica parte de su tiempo, experiencia y habilidades enseñando kárate a mujeres y a niñas de su país para que aprendan defensa personal en casos de acoso. Ella misma admite haber sido víctima de abusos y reconoce que fue el kárate el que la salvó y el que la enseñó a decir “no”. También lucha por su independencia. Con demasiada frecuencia insisten en que se case y tenga hijos, pero ella quiere llegar lejos en su deporte y “lograr más de la vida”.

Shetty no ha recibido apoyos financieros para realizar su deporte, pese a las medallas que ha proporcionado a India a nivel internacional. Es más, ha recibido obstáculos. No ha podido participar en algunos campeonatos internacionales por falta de esos apoyos y, sin ir más lejos, un mes antes de celebrarse los Juegos Asiáticos le comunicaron que no podría acudir por un problema burocrático con la federación. Ese hecho la hundió, llegando a entrar en depresión, pero después se levantó, como buena deportista que es. Sigue luchando, entrenando y ayudando a las mujeres indias. Ha sido invitada en varias ocasiones al Fórum de Liderazgo Asiático-africano, participando en actividades de autodefensa y conciencia. Shetty da conferencias motivacionales, tan necesarias entre las mujeres de su país y su entorno.

Además, uno de sus máximos objetivos en su vida, además de ser olímpica, es “empoderar a mujeres de todas la edades usando el conocimiento y el kárate como una herramienta para erradicar la perversión y la enfermedad de los abusos sexuales así como la injusticia sobre las mujeres”, ha dicho. Para ello ha lanzado la campaña titulada “NoFear” (=SinMiedo) en todo su país donde enseña lo básico del kárate “no solo como autodefensa, sino para estimular respeto a uno mismo”. Sandhya Shetty: más que una deportista con aspiraciones olímpicas.

Publicado en Camino a Tokio | Etiquetado , , , | Deja un comentario

CELINE MARTI: LA HAITANA ADOPTADA POR SUIZOS QUE SUEÑA CON SER OLÍMPICA EN ESQUÍ

Celine Marti pertenece a esa clase de deportistas que no pueden permitirse vivir de su afición -porque no deja de ser una afición para ellos- pero que tienen igual o más ilusión que el más grande campeón en competir en unos Juegos Olímpicos. Su historia es tremendamente humana e increíble, la muestra de que los sueños se pueden cumplir. A ella sólo le queda uno, grande, enorme, por completar: ser olímpica en Pekín 2022.

Celine nació en Haití, el país más pobre del planeta. Siendo un bebé fue encontrada abandonada en las calles de su país por un matrimonio suizo de trabajadores que realizaban en la isla caribeña tareas de voluntariado. Primero la llevaron a un hospital, donde la encontraron tan sumamente enferma que apenas le daban esperanzas de que sobreviviera. El matrimonio suizo, alentados a su vez por su propia hija biológica, se empeñó en adoptarla. Las autoridades locales de Haití llegaron a insistirles para que no lo hicieran, ya que las posibilidades de que sanara eran escasas y les animaron para que adoptaran a otro niño. Afortunadamente para Celine, no siguieron esos consejos. Seguramente no hacerlo le salvó la vida. Ya en Suiza recibió todos los cuidados médicos necesarios llevándola de hospital en hospital y Celine se convirtió en una niña sana.

La historia, con ser bonita, no la coloca como para ser protagonista de un relato olímpico. Celine, como todos los niños en el país helvético, acudía con el colegio a esquiar a las montañas y allí se enamoró del deporte del esquí, eso a pesar de que sus padres no realizaban ningún deporte. Pero Celine cada vez se vio más y más envuelta en el deporte de la nieve acudiendo en sus días libres a la estación de Saint-Cergue. Con el tiempo se unió a un club en Crans-Montana, donde llegó a ser instructora de snowboard primero y de esquí alpino más adelante.

Foto de Getty Images

Aún no ha aparecido en el horizonte nada que se acerque a una dedicación por el esquí de competición y menos aún por la participación en unos Juegos Olímpicos. Pero en 2016 se entera de que el campeonato nacional de esquí de Haití se va a celebrar en Les Gets, Francia, abierto a todo el mundo (incluso a no haitianos). Ese fue el momento y el lugar cuando conoció a una persona que iba a convertirse en fundamental en su carrera como esquiadora: el entrenador Thierry Montillet. Viéndola esquiar la animó a que participara en el Mundial de esquí alpino de Saint Moritz de 2017, donde llegó a ser finalista en las especialidades de gigante y eslálon. El problema para Celine Marti era básicamente económico, además de falta de tiempo. Porque a todo esto Celine Marti ya había entrado de largo en su cuarta década de vida y trabajaba (trabaja aún) como policía en el aeropuerto de Ginebra. Además, no se podía permitir los altos costes del deporte del esquí. Al menos consiguió material gratuitamente cedido por la firma Rossignol, pero apenas podía ir a esquiar los fines de semana que tenía libres. Aun así, consiguió competir de nuevo en el siguiente Mundial, el disputado en Åre en 2019.

Celine Marti no puede ser decididamente profesional del esquí. A su trabajo como policía y sus escasos recursos económicos hay que añadir que tiene una hija, de diez años en la actualidad. La adoptó en su Haití natal, en ocasión de la única visita que ha hecho en su vida. El único entrenamiento diario que puede realizar es trasladarse a su trabajo en bicicleta y hacer un poco de gimnasio tras su turno diario en el aeropuerto. Aún así ha realizado triatlones y hasta pruebas de iron-man y, por encima de todo, está dispuesta a cumplir su sueño de ser olímpica. Si lo logra, lo será en los Juegos de invierno de Pekín 2022, donde lo haría a la edad de 42 años. Sería un sueño no solo personal, sino de su país. Que ondee la bandera de Haití en unos Juegos Olímpicos, y además de invierno, convirtiéndose en la primera persona de su país en hacerlo, es un sueño compartido con sus compatriotas. Parafraseándola: “Si pones tu empeño, puedes mover montañas”.

Con la bandera de Haití. Foto de Alexander Hassenstein/Getty Images Europe

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

TOKIO 2020: CRONOLOGÍA DEL PRIMER APLAZAMIENTO DE UNOS JUEGOS OLÍMPICOS

Mientras que el mundo celebraba la noche del 31 de diciembre de 2019 el comienzo de un año, 2020, que debía ser espectacular a nivel olímpico y los aficionados del deporte nos felicitábamos con un “¡Feliz Año Olímpico!” pocos -o más bien nadie- podía llegar a sospechar que justo un mes antes había iniciado el comienzo del fin (de los Juegos de Tokio, en este caso, como se esperaba que fueran). El Covid-19 había sido identificado por primera vez justo un mes antes en la populosa ciudad de Wuhan, China. El resto, es historia. Una historia que cuando se publique esto ya quedará obsoleta, pero nos ceñiremos hasta el momento en que se declararon aplazados en un año los Juegos Olímpicos de Tokio, repasando la cronología de lo ocurrido hasta ese momento.

El hecho de que el virus empezara en una potencia olímpica como es China ya complicaba las cosas en cuanto a los Juegos Olímpicos se refiere (a los que nos ceñiremos en todo momento, sin tocar otros múltiples aspectos que indudablemente han sido afectados de lleno por la pandemia). Justamente en Wuhan estaba prevista la celebración de varios torneos preolímpicos que debían dar plazas para competir en Tokio 2020. Así, abarcamos en primer lugar la primera cuestión por orden cronológico:

-Suspensión de preolímpicos y otras competiciones que influían en la carrera hacia Tokio 2020=

Sólo habían completado en su totalidad la clasificación olímpica cinco deportes: el hockey hierba, voleibol, hípica, sóftbol y baloncesto femenino. Hasta esos momentos sólo habían conseguido plaza olímpica poco más de la mitad de los deportistas, concretamente un 57%. Estaba previsto que el 47 restante lo hiciera en una serie de torneos, la mayoría divididos en zonas continentales, a lo largo del invierno y primavera de 2020, con finales de mayo como fecha tope para alcanzar la ansiada plaza. Primero se fueron posponiendo los torneos de la zona asiática, claramente afectados por la extensión del coronavirus, especialmente en China, pero también en Corea del Sur, sede de varios preolímpicos. En ese momento se decidió pasar la celebración de algunos de ellos a otras zonas del mundo, incluyendo sin ir más lejos un preolímpico de vela en aguas italianas…que nunca llegó a celebrarse por razones obvias.

El problema asiático pasó a ser, poco a poco, universal. Tras el continente oriental cayeron las pruebas europeas, entre ellas campeonatos continentales que otorgaban plazas. Imposible citar la larguísima lista de todos los campeonatos cancelados (o aplazados en algunos casos en sucesivas ocasiones). Los últimos afectados fueron los campeonatos del continente americano, que tampoco pudieron llegar a realizar sus respectivos preolímpicos.

Sin fechas para acabar la clasificación olímpica la crisis alcanzó su segunda fase:

Foto de Jae C. Hong/AP

-Petición de aplazamiento de los Juegos=

Los Juegos se echaban encima. Aunque la situación en Japón parecía que iba mejorando, incluso en China, persistía el gran problema de encontrar el cómo, cuándo y dónde finalizar los procesos de clasificación olímpica. El último de ellos (el preolímpico de boxeo en la zona europea, celebrado en Londres) hubo de interrumpirse tras sólo dos días de competición por intermediación del COI para que no se agravara la extensión del contagio. Con el tiempo seis participantes han declarado haberse contagiado durante el mismo.

Con ser grave la falta de fechas para los preolímpicos (se llegó a hablar de clasificar según el ránking del momento, a falta de otra solución posible) se sumaba otra igualmente seria: con la progresiva clausura de centros de alto rendimiento en todo el mundo (empezando por España y acabando por Estados Unidos) y las estrictas medidas de confinamiento decretadas en cascada por casi la totalidad de países del planeta, los deportistas de élite, los ya clasificados para los Juegos y los que aún buscaban la clasificación, se encontraron con el impedimento de poder entrenar. Dentro de sus casas apenas podían hacer ejercicios básicos para mantener la forma física, pero en ningún caso contar con el material necesario para una mínima preparación. Algunos deportes lo tenían peor: natación, saltos de trampolín, gimnasia, los deportes de equipo y un largo etcétera. Y aquí es cuando llega la llamada de países como España, donde el presidente de su Comité Olímpico Nacional -Alejandro Blanco- recalca ante el COI las desigualdades que podrían resultar en unos hipotéticos Juegos, puesto que mientras en España los decretos del Gobierno no eximían a los deportistas olímpicos de quedar exentos para poder entrenar al menos al aire libre, en otros países sí que tenían permiso al menos para correr en parques (lo cual tampoco era solución para ciertos deportes). Una encuesta realizada entre sus deportistas de alta competición por el Comité Olímpico alemán mostró unas cifras reveladoras: el 14.8% de ellos habían tenido que interrumpir totalmente los entrenamientos: el 51.6% podía hacerlo pero con muchas limitaciones; el 27.1% lo hacía con ciertas limitaciones y sólo el 6.5% lo hacía como siempre.

Así las cosas, los propios deportistas fueron pidiendo de forma pública el aplazamiento de los Juegos. Desde campeones olímpicos como la española Carolina Marín (bádminton) hasta el tirador de esgrima alemán y campeón del mundo Max Hartung, quien desde su cargo de presidente de la Asociación de Atletas Alemanes había declarado no solo renunciar a portar la antorcha olímpica, sino a participar en los Juegos, pese a haber obtenido ya la plaza. Las críticas arreciaron contra el COI y Thomas Bach por su empeño reiterado en mantener las fechas de celebración. Muchos y muy destacados deportistas de todo el mundo también criticaron las declaraciones de Kirsty Coventry, en la linea del presidente Bach. Habiendo sido deportista -y una de las más grandes de la natación en la historia- a los deportistas les sentó particularmente mal la falta de sensibilidad de la bicampeona olímpica, miembro del COI y presidenta de la Comisión de Atletas del COI.

La cantidad de peticiones de aplazamientos llegó a su punto más álgido cuando varios comités olímpicos nacionales de potencias del deporte como Canadá, Australia y Gran Bretaña llegaron a anunciar que no mandarían a sus deportistas a los Juegos de Tokio 2020 para salvaguardar su salud y seguridad.

-Se decide el aplazamiento de los Juegos=

El COI reacciona, pero según muchos lo hace tarde. Anuncia reuniones telemáticas a varias bandas, donde participan el Comité Organizador de los Juegos, El Gobierno japonés, la Organización Mundial de la Salud, todas las Federaciones Internacionales y los Comités Olímpicos Nacionales. También se tienen en cuenta las voces de los deportistas. En consecuencia, toma la decisión por todos sabida. Aparte de la protección de la salud de participantes y espectadores el COI también tuvo en cuenta un importante factor: las severísimas restricciones en materia de viajes entre países, cuestión nada baladí, puesto que impedía el traslado de las delegaciones a Japón, por no hablar de la finalización de las pruebas de clasificación.

Paralelamente tampoco pudieron tener lugar varias de las pruebas-tests de las instalaciones olímpicas (todas las que faltaban por realizarse). Se llegó al hecho casi esperpéntico de realizar una, la del nuevo deporte olímpico de la escalada, por parte de personal local, para asegurarse de que todas las instalaciones eran seguras. Se paralizó también el proceso de instrucción de los voluntarios olímpicos, así como la venta de entradas, a punto de entrar en su fase final de venta online a todo el mundo.

-Determinar qué fechas definitivas son las más convenientes=

Desde que el COI anunció el aplazamiento de los Juegos el proceso ha cogido velocidad. Si antes se criticó al COI por la tardanza en tomar la decisión final del aplazamiento ahora hay que reconocer que su toma de decisiones ha sido veloz. Y es que desde la organización de los Juegos pedían unas fechas definitivas para minimizar, en la medida de lo posible, el aumento de gastos extra causado por el aplazamiento. Había rumores en dos direcciones: celebrarlos en la primavera de 2021 o en las mismas fechas del verano, ya en 2021, naturalmente. Los deportistas olímpicos se manifestaron en masa, aunque en la mayoría de los casos no inclinaban sus preferencias hacia unas u otras fechas. Fueron pocos días los transcurridos desde una decisión (la de aplazar los Juegos) y otra (la de establecer las fechas definitivas), pero llenos de declaraciones. Una vez decididas las fechas finales, todos los elementos que intervienen en los Juegos Olímpicos han realizado, de nuevo, declaraciones opinando sobre las fechas (en su inmensa mayoría, a favor de la decisión tomada). Entre tanto, otra cuestión: varios deportistas olímpicos han sido contagiados por el coronavirus. El colectivo de atletas de élite no se ha librado, pues, de este mal a nivel mundial que está arrasando el planeta.

Esta cronología acaba aquí, pero continúa -una vez conocidas las fechas finales en verano de 2021- con muchos otros preparativos por determinar: desde determinar quiénes van a pagar los gastos extra, hasta encontrar una solución para evitar la entrega de los pisos de la villa olímpica a particulares, pasando por la celebración de los preolímpicos que restan o la preparación correcta de los deportistas, venta de entradas y un largo etcétera.

 

Foto de Eugene Hoshiko/AP/Shutterstock

Publicado en Camino a Tokio | Etiquetado , , | Deja un comentario

LA SAGA OLÍMPICA DE LOS HAVENS Y EL ORO DEL HIJO QUE RESARCIÓ AL PADRE

Es habitual que el mundo del deporte en general, y del olimpismo en particular, cuente con sagas familiares dedicadas al deporte logrando, además, éxitos. La historia que vamos a contar es una de ellas, aportando un rasgo especial en este caso de “justicia poética”.

Nos remontamos a los años 20 del siglo XX. Dos hermanos se dedican al remo en las aguas del río Potomac en la capital de Estados Unidos. Se trata de Bill y Charles Havens. Ambos forman parte del Washington Canoe Club, el club donde nació el deporte del piragüismo en el país norteamericano. En 1924 el piragüismo formaba parte del calendario de los Juegos Olímpicos como deporte de exhibición, a celebrarse en París. Bill Havens era uno de los máximos aspirantes al oro, pues se encontraba imbatido en todas las competiciones en las que participaba. El equipo que iba a llevar Estados Unidos a esa cita olímpica era potente, con el remero Jack Kelly, los nadadores Duke Kahanamoku y Johnny Weissmuller, por citar sólo algunos de los deportistas de modalidades acuáticas. Bill Havens iba a ser uno más de ellos, otro deportista de élite que, dentro de la lógica, debería regresar con una medalla al cuello. Pero no lo hizo. Y no lo hizo porque decidió no acudir. Puso por delante a su familia y tomó la decisión de quedarse en casa, junto a su mujer, la cual estaba a punto de dar a luz. En efecto, su hijo Frank nacería cuatro días después del fin de los Juegos.

Bill Havens Sr, 2º por la derecha. Foto de la familia Havens

Durante años, décadas, Bill Havens rumió lo acertado o no de su decisión. Pero la redención acabó teniendo lugar de la forma más dulce. Entre tanto tanto su hijo Frank como su otro hijo Bill Jr. se habían convertido en seguidores de su padre en su misma especialidad deportiva y lo hacían con los mismos éxitos y perspectivas que su padre. En los Juegos de Berlín 36 Bill Jr. por poco -un puesto- no acudió, pues acabó en tercer lugar en los trials de su país, cuando contaba con apenas 16 años. Tres años más tarde establecería, no obstante, el récord mundial de los 1.500m en K1. Pero Bill Jr. siguió con su mala suerte ante la cita olímpica pues, tras conseguir tres campeonatos nacionales y ser elegido para el equipo olímpico en los que tenían que ser Juegos Olímpicos de Tokio se encontró con que los Juegos fueron cancelados debido a la II Guerra Mundial.

Acabada la guerra los Juegos vuelven a celebrarse, con la edición de 1948 en Londres. Los hermanos Bill Jr. y Frank participaron en la modalidad de C1. Mientras el mayor acababa quinto en la distancia de 1.000m el menor se hizo con la medalla de plata en la larga de 10.000m. Esa medalla en parte resarcía la que no consiguió en su momento su padre, pero no nos adelantemos, puesto que la verdadera “venganza” aún estaba por llegar.

Los hermanos Bill Jr, y Frank, en el centro. Foto de la familia Havens

Llega la siguiente cita olímpica: la de Helsinki 52. Los hermanos se habían preparado especialmente para estos Juegos, llevando a cabo un intenso régimen de entrenamientos con el único objetivo claro: había que conseguir la medalla más preciada. Sus resultados y récords durante ese ciclo olímpico les colocaba de favoritos. Pero de nuevo la fatalidad se alió con Bill Jr: durante un estúpido accidente ayudando a un amigo a liberar su coche atrapado en la nieve se cortó varios tendones. Frank tuvo que acudir a los Juegos de Helsinki sin la compañía de su hermano. Los “accidentes” no acabaron. Ya en Finlandia, Frank rompió una de sus palas y estropeó las otras dos que le restaban. El resto de palas con las que contaba el equipo de Estados Unidos le quedaban demasiado cortas para su altura. De manera urgente y desesperada, Frank se puso a buscar más palas. La encontró en el equipo canadiense, con cuyo entrenador había hecho buenas migas durante los Juegos de Londres 48. Frank Havens acabó ganando su carrera de los 10.000 metros y estableciendo además un nuevo récord mundial. Dos cosas le quedaban por hacer tras alzarse con el oro. La primera, que hizo acto seguido, fue mandar un telegrama a su padre, que decía: “Querido padre, gracias por haber esperado a que naciera en 1924. Voy a casa con la medalla de oro que tú tendrías que haber ganado. Tu hijo que te quiere, Frank”. La segunda cosa que hizo fue devolver la pala al equipo canadiense, pero su entrenador se la regaló: “Te la quedas. La has ganado”. Años más tarde Frank Havens devolvería la pala al Museo Canadiense del Piragüismo en Peterborough, Ontario, donde sigue.

La pala con la que Frank Havens ganó el oro. Foto del Museo canadiense del piragüismo

Frank Havens compitió en otros dos Juegos Olímpicos más, llegando a ser un firme candidato para ser el abanderado de Estados Unidos en los Juegos de Roma 60. También participó en varios campeonatos nacionales de Canadá, la nación a la que debía tanto, ganándolos. Sigue siendo el único oro de su país en competiciones individuales de piragüismo olímpico. Su oro, sin embargo, supuso mucho más: por una parte una muestra de camaradería y espíritu olímpico -realizado, en este caso, por el equipo de Canadá- y, por otra, el regalo, el premio a su padre, que debió ser campeón olímpico, pero antepuso sus obligaciones familiares. Por cierto, la saga de palistas Havens continuó durante varias generaciones.

Frank Havens, oro en Helsinki 52

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

CHRISTINE “KIKI” CARON: LA ESTRELLA DE LA NATACIÓN FRANCESA REINA DE LA POPULARIDAD EN LOS ´60

Su nombre, Christine Caron, puede que no les suene ahora, pero en los años 60 esta nadadora francesa era el o la deportista del país galo más apreciado, admirado, seguido y hasta idolatrado. No podía salir a la calle sin que una multitud se abalanzara sobre ella para pedirla un autógrafo -sin posibilidad de realizar “selfies” por aquel entonces- e, incluso, le rasgaran la ropa en medio del ímpetu y la pasión que causaba.

Christine -“Kiki”, como se la denominaba- era joven, deportista, exitosa, guapa y con estilo propio. Resultaba un soplo de aire fresco. Para darnos idea del elevado índice de popualridad que gozaba sólo decir que, cuando entraba en las tiendas, directamente le regalaban la ropa…e incluso joyas. Las sacas de correo que recibía con regularidad eran enormes ¡y muchas cartas contenían propuestas de matrimonio!. Llegó a hablarse de “Kikimanía” y es que este modelo de nueva joven, alejada de los patronos hasta entonces impuestos, representaba a la juventud de los 60. “Hice soñar a los jóvenes del momento”, declaró 50 años más tarde al diario “Le Monde”. Nos preguntamos qué habría ocurrido en los tiempos actuales de redes sociales. Pero Kiki Caron además de popular era una gran deportista. De hecho, consiguió para Francia una de las dos únicas medallas en los Juegos Olímpicos de Tokio 64.

Nacida en 1948 llegó a participar en dos ediciones olímpicas: la de Tokio 64 (de la que nos ocuparemos más adelante) y la de México 68. En esta última ocasión se convirtió en la primera mujer francesa en ser la abanderada de su país en unos Juegos Olímpicos. Dada su popularidad y el nada baladí hecho de haber sido medallista en los anteriores Juegos, cualquier decisión que no la hubiera convertido en abanderada habría sido altamente criticada e incomprendida. Christine empezó a nadar desde niña y a los 16 ya era una primera figura. Su hermana mayor Annie se adelantó a ella consiguiendo ser olímpica en los Juegos de Roma 60. Desde muy temprano se vio que Kiki no solo tenía capacidad para ser una nadadora de éxito, sino que se la veía con grandes posibilidades de convertirse en la mejor espaldista del mundo. Si nos atenemos a los resultados finales de su carrera podemos afirmar que el pronóstico se cumplió, pues ganó 14 campeonatos nacionales y batió récords (nacionales, europeos y uno mundial) tanto en espalda como en mariposa (su segundo estilo preferido) en las distancias de 100 y 200 metros. También triunfaba a nivel internacional, destacando el oro europeo conseguido en Utrecht en 1966 en los 100m espalda. Es más, llegó a participar en los campeonatos nacionales de otros países, potencias de la natación, llegando a ganar en las pruebas de Méjico, Australia y Estados Unidos.

Centrémonos en su participación olímpica. Tuvo la desgracia de que en su mejor momento, cuando se celebraron los Juegos de 1964, el calendario olímpico no incluía la distancia de 200m espalda. De haberlo hecho su palmarés habría engordado casi con toda seguridad. Kiki, además de un gran estilo propio y dueña de grandes habilidades natatorias también era una trabajadora sacrificada. Conocedora de que su punto débil era el giro se obligaba a sí misma a practicarlo en exclusiva durante 45 minutos al día. La final de los Juegos de Tokio 64 la enfrentaba a otras tres nadadoras con posibilidades de medalla, así que al menos una de ellas se quedaría sin subir al podio. Pocos meses antes Caron había batido el récord mundial de la mítica Donna de Varona en su prueba favorita: los 100m espalda. Pero las estadounidenses Cathy Ferguson y Ginny Duenkel, además de la estrella local Satoko Tanaka, podían muy bien superarla en la final olímpica. Resultó ser una de las finales más igualadas de la historia. Tres de las nadadoras tocaron casi a la par. Al acabar la carrera ninguna era consciente de su puesto final. Afortunadamente fue la primera vez que se usaron cojines electrónicos en la llegada y éstos fueron los que finalmente determinaron el orden de llegada y los tiempos: Ferguson primera, Caron segunda y Duenkel tercera, con una separación de tres décimas entre primera y tercera, entre el oro y el bronce.

Caron, pues, se llevó la plata -que muy bien podría haber sido el primer puesto- pero arrasó en el índice de popularidad de los Juegos. Su glamour, que se hizo patente incluso desde el aterrizaje de la delegación francesa en la capital nipona, llegó a intimidar de alguna manera a sus rivales, según declaraciones de la propia Tanaka. Fue sin duda la deportista más fotografiada de esos Juegos.

La denominada por su entrenadora Suzanne Berlioux como “temperamental” Caron aprovechó su tirón tras su retirada de la natación. Kiki se dedicó al mundo de la música y el cine, algo que no sorprendió a nadie. También fue modelo, pero su actividad postolímpica más sorprendente fue que llegara a ser piloto y participara en el rally París-Dakar. Resumiendo su vida tras la natación diremos que intervino en tres largometrajes; se realizó un documental sobre ella; grabó discos como cantante; publicó su autobiografía con prólogo de Johnny Hallyday; se creó una linea de piscinas con su nombre; vendió cabañas de sauna; fue madrina del equipo francés de natación durante varias ediciones olímpicas; fue recibida por todos los presidentes de Francia desde De Gaulle y por reyes y jefes de estado de todo el mundo…y sigue recibiendo propuestas de matrimonio (“al menos cinco por semana”, confiesa). Todo un personaje.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

CURIOSIDADES DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS DE SQUAW VALLEY 60

-Aunque parezca increíble en 1960 tuvo lugar una edición de los Juegos Olímpicos de invierno en el estado de Calfornia

-Las ceremonias de inauguración y clausura fueron realizadas por Walt Disney

-Fueron los primeros Juegos de invierno televisados

-Estuvieron a punto de fracasar antes incluso de empezar, cuando cuatro días antes de su inauguración la zona sufrió una “tormenta caliente” con abundante caída de lluvia, granizo y con un fuerte viento que tiró árboles y lineas de electricidad

-El tiempo cálido a la par que húmedo en los días previos complicó los preparativos. Por ejemplo, el aparcamiento de los Juegos se embarró

-La noche de la víspera de la inauguración llegó un aire frío que bajó las temperaturas y convirtió la lluvia en nieve

Foto de Bill Briner

-Cinco años antes del inicio de los Juegos, cuando se concedieron a la localidad estadounidense, no había prácticamente infraestructuras, que tuvieron de construirse a un coste de 80 millones de dólares

-Poco más de diez años antes de la celebración de estos Juegos en Squaw Valley existía apenas un albergue con 50 camas y un telesilla, el más grande del mundo en ese momento, pero que implicó numerosos problemas

-El estado de California empleó un millón de dólares para que Squaw Valley fuera elegida por el Comité Olímpico de Estados Unidos como la candidatura de su país, antes de presentarla al COI. Reno, en el estado de Nevada y Anchorage en Alaska se habían precandidado a albergar los Juegos

-El millonario Alexander C. Cushing, fundador de la estación de esquí, invirtió grandes cantidades para conseguir llevar los Juegos Olímpicos a su estación de esquí de Squaw Valley

-Cushing consiguió dar la vuelta a la decisión del COI, que prácticamente ya había adjudicado la edición de 1960 a Innsbruck. El millonario acudió a París y convenció al Comité Olímpico Internacional

-Los países europeos se contrariaron ante la elección, ya que además de Innsbruck existían otras fuertes candidatas europeas como eran Chamonix (Francia) y St. Moritz (Suiza)

Alex Cushing, promotor de estos Juegos, portada de la revista Time)

-Debutaron en estos Juegos el biatlón y el patinaje de velocidad en su categoría femenina

-Después de que una encuesta revelara que sólo nueve países iban a llevar representación en bobsleigh se decidió no construir la pista dado su alto coste y, por tanto, no incluirlo en el calendario olímpico, la primera vez que este deporte no tomaba parte en unos Juegos

-Hubo un debate sobre la participación de China y Taiwan. Estados Unidos apoyaba a la pequeña isla mientras que la Unión Soviética defendía al gigante asiático

-El debate llegó a ser tan serio que el COI llegó a amenazar al Comité Organizador con quitarle el derecho a celebrar los Juegos en la estación californiana si se negaba a que participaran todos los países miembros del COI. Así, se permitió la participación de China, pero este país siguió exigiendo que Taiwan fuera expulsada del COI, cosa que no ocurrió y provocó la negativa del China de participar en esta edición olímpica

-En la espectacular ceremonia de inauguración participaron 5.000 artistas y se soltaron 2.000 palomas

-En la ceremonia inicial sonaron ocho salvas de cañón, una por cada edición de Juegos de invierno realizada con anterioridad

-La fuerte nevada que cayó justo antes de la ceremonia inaugural causó tantos problemas de tráfico que aquélla hubo de retrasarse una hora

-En patinaje artístico el vencedor en la categoría masculina fue David Jenkins, hermano de Hayes Jenkins, quien a su vez se había proclamado campeón cuatro años antes. La vencedora en la categoría femenina, Carol Heiss, se casó al año siguiente con Hayes Jenkins

-El alemán Georg Thoma se proclamó vencedor en la combinada nórdica, siendo el primer atleta de un país no nórdico en hacerlo

-Gracias a la realización televisiva la organización (en concreto, los jueces) pudo dilucidar si algún esquiador de alpino se había saltado alguna puerta, acudiendo a lo grabado por las cámaras de la CBS

-Llegó a proponerse la participación de un equipo unificado de las dos Coreas, en plena crisis, pero la iniciativa fue rechazada. Finalmente, no participó ningún atleta de Corea del Norte, país que no estaba reconocido por separado por el COI

-Tras mucho tiro y afloja, las dos Alemanias participaron de forma conjunta y bajo una bandera neutral, pese a las reticencias de la RFA ya que en los Juegos de 1956 se había usado su bandera

-El torneo de hockey hielo se realizó bajo la controversia de la participación o no de jugadores profesionales. Países occidentales como Canadá criticaron a los países del Este -principalmente la URSS- porque en realidad sus jugadores se dedicaban por entero al hockey, siendo subvencionados por el Estado con puestos militares que en realidad no ejercían. Sin embargo, el oro final se lo llevó Estados Unidos y la plata Canadá, frente al bronce de los soviéticos

-En esta edición participó, con éxito, el esquiador de fondo sueco Sixten Jernberg, que acabó siendo el deportista con más medallas en Juegos Olímpicos de invierno, con un total de nueve, durante varias décadas

-La pista del patinaje de velocidad, al aire libre y situada en una gran altitud, fue considerada la más veloz del mundo

-La Unión Soviética copó por primera vez en su totalidad un podio en Juegos Olímpicos en esta edición. Lo hizo en la prueba de 10km femeninos de esquí de fondo

-La Unión Soviética acabó primero en el medallero final, seguido de Alemania y del país organizador, Estados Unidos

-El ganador de la prueba de descenso, el francés Jean Vuarnet, fue el primer campeón olímpico en usar esquíes metálicos

-En esquí alpino sólo hubo una persona que ganó más de una medalla: la esquiadora local Penny Pitou , con dos medallas de plata

-El noruego Knut Johannesen batió el récord mundial de los 10.000m (patinaje de velocidad) siendo el primer patinador de la historia en bajar de la barrera de los 16 minutos. Batió el anterior récord en 46 segundos (15:46:6)

-Se llegó a dudar que las pistas del esquí alpino lograsen alcanzar los estándares mínimos exigidos

-La pista de hielo para los deportes de hielo contaba con un techo retráctil

-Fueron los primeros Juegos donde existió una villa olímpica para los atletas

-El matrimonio soviético compuesto por Nikolai Gusakov y Maria Gusakova ganaron un total de tres medallas: él, la de bronce en combinada nórdica, ella un oro y una plata en esquí de fondo

-La firma informática IBM cedió ordenadores para controlar los resultados, siendo la primera vez que éstos se utilizaron con ese uso en unos Juegos Olímpicos

-Fueron los primeros Juegos en los que una mujer -la patinadora Carol Heiss, finalmente campeona olímpica- pronunció el juramento olímpico en la ceremonia de inauguración

-Fueron también los primeros Juegos en usar hielo artificial, algo que se hace desde entonces en todas las ediciones

Publicado en Curiosidades | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

MOMENTOS OLÍMPICOS MÁGICOS 78: JAPÓN-USA DE VOLEIBOL EN BARCELONA 92: LA POLÉMICA Y SU REACCIÓN

Otra historia insólita que se produjo en el seno de unos Juegos Olímpicos. Situémonos en los de Barcelona 92, competición de voleibol masculino. Estados Unidos se enfrenta a Japón. La potencia americana había ganado las anteriores dos citas olímpicas y aspiraba a revalidar una vez más el oro en la ciudad española (sólo había perdido uno de sus partidos jugados desde 1984). Uno de sus jugadores estrella era Bob Samuelson, que acabó liderando las estadísticas de su equipo en bloqueos y aces, además de estar en los primeros puestos de otras. No solo los fríos datos le situaban como un jugador fundamental en el equipo, sino que también lo era por su carácter entusiasta y lleno de energía que a menudo transmitía a sus compañeros hasta llevarlos a la victoria. Un jugador carismático de esos que se echan los partidos a la espalda y son catalizadores del ánimo para portar a sus equipos a la victoria final. Samuelson jugó todos los partidos del torneo, pero vamos a centrarnos en lo que ocurrió en este primero que le enfrentaba a Japón y en el que fue protagonista a su pesar.

Estados Unidos había perdido dos de los tres primeros sets. Con que Japón ganara un set más, se adjudicaba la victoria. El cuarto set marchaba con 14-13 a favor de los nipones -es decir, punto de partido para Japón ya que entonces los partidos se disputaban a 15 puntos- cuando se produjo la jugada polémica: el jugador Bob Samuelson debió de haber recibido una tarjeta amarilla por conducta antideportiva (los gestos le perdían a este sin duda por otra parte gran jugador) La cuestión es que habría sido la segunda, pues ya le habían sacado con anterioridad otra. La roja, tras una segunda amarilla, no solo significaría la expulsión de Samuelson, sino que, de acuerdo con el reglamento, se adjudicaría un punto al equipo contrario. Esto es, en este caso el punto de la victoria. Pero el árbitro Ramis Samedov, de Azerbaiyán, no se la sacó y el encuentro prosiguió…finalizando con victoria de Estados Unidos (eso sí, al límite, tras ganar 17-16 en el cuarto set y 16-14 en el quinto y decisivo).

Foto de Ken Levine/ALLSPORT

Japón, lógicamente, reclamó. Y ganó el recurso. Pese a que la reunión del Comité del Control en cuyas manos estaba la decisión final se alargó por cinco horas, sus 24 miembros votaron unánimemente, concediendo la victoria final a la selección asiática. Lo insólito fueron las explicaciones que se dieron a continuación. El presidente de la Federación Internacional, el mejicano Rubén Acosta, lamentó la decisión y declaró que iba “a herir a mucha gente maravillosa de los Estados Unidos” (sic) añadiendo un innecesario “si pongo la mano sobre la Biblia he de decir que fue una decisión justa”. Las declaraciones del árbitro, causante del entuerto, simplemente no se entienden: “No quería que el partido acabara de esa manera, con un punto por penalización y por eso no saqué la segunda tarjeta amarilla”. ¿Incomprensible? Incomprensible e impresentable. El portavoz de la Federación Internacional declaró que la actuación de Samedov iba a provocar el final de su carrera, tras haber arbitrado en cuatro Juegos Olímpicos.

El propio Samuelson declaró que la decisión tomada les iba a ayudar a estimular de cara al resto de partidos que tenían que afrontar el resto del torneo olímpico: “Vamos a usar esta decisión para impulsar a nuestro equipo lo que queda de los Juegos”. El asunto no acabó ahí. Todos los jugadores de la selección de Estados Unidos, a sugerencia de su estrella Steve Timmons, se afeitaron al cero sus cabezas para igualar la de Samuelson, que padecía alopecia universalis (había sufrido caída de pelo en todo su cuerpo, incluyendo cejas y pestañas). Y, así, Estados Unidos continuó su periplo olímpico en cada partido del torneo de Barcelona 92 con la totalidad de sus jugadores completamente calvos, hasta llegar al partido definitivo que les llevó a conquistar una nueva medalla, aunque en esta ocasión fuera de bronce.

Publicado en Momentos Olímpicos Mágicos | Etiquetado , , , | Deja un comentario

SAM WARD: QUIERE IR A TOKIO 2020 PESE A LAS SERIAS LESIONES QUE SE PRODUJO EN UN PARTIDO DE CLASIFICACIÓN PARA LOS JUEGOS

Como se dice habitualmente, los deportistas están hechos de otra pasta. El británico Sam Ward, olímpico en Río 2016 en hockey, es otro claro ejemplo más de ello. En noviembre de 2019 el atacante inglés jugaba con su selección un partido clasificatorio para los Juegos de Tokio que lo enfrentaba a Malasia. Durante dicho encuentro ya había marcado dos goles, lo que ayudó sin duda a meter a su selección en los Juegos Olímpicos. Pero un lance del partido le cambió la vida: una pelota que volaba a algo más de 80 km/h le impactó en la cara y, literalmente, se la destrozó. El dolor era intenso y la sangre, abundante; el techo de su paladar se movía, debido a la fractura facial. Pese a ello Ward quería continuar jugando porque sus padres estaban entre el público. El cuerpo técnico se lo prohibió rotundamente. Fue llevado de urgencia a un hospital, para sufrir una operación maxilofacial a los pocos días. La intervención fue de las serias: se le implantaron cuatro placas metálicas en la cara, 31 grapas y 31 tornillos. El jugador define la operación como que “básicamente me quitaron toda la cara”, que había sido despegada por el golpe. Las imágenes de su cicatriz, que le recorre toda la cabeza, son espeluznantes. Pero lo peor estaba por llegar: debido al golpe ha perdido la visión de su ojo izquierdo. En realidad le es suficiente para la vida normal (aunque ve en el centro una especie de gran pompa gris), pero se duda de que pueda volver a jugar como antes. Le molesta especialmente a la vista cuando la pelota se pone en movimiento. Ya que el impacto le dio de lleno en el ojo, le produjo siete fracturas y le desgarró la retina. La noticia de que no podría volver a ver como antes fue algo devastador para Sam.

El impacto psicológico le afectó tanto como el físico. Aparte de pesadillas, a Sam le costó poder ni tan siquiera volver a ver un partido de hockey, sobre todo debido al ruido que producen los sticks, ya que el último golpe de stick que recuerda haber oído fue justo antes del impacto en su cara. Para ello está trabajando desde hace meses con psicólogos. Cada vez que realizaba sus primeros intentos de ver partidos in situ, tanto de su club como de su selección, se sentía mal. Pero desde que regresó de sus vacaciones navideñas se puso a trabajar con su fisio para coger fuerza. También ha estado trabajando coordinación ocular. La llamada del hockey era demasiado grande. Lo primero que hizo fue coger un stick, hecho que nos podría parecer baladí, pero prueba de superación psicológica tras sufrir semejante trauma -en todos los sentidos- como el que sufrió Sam Ward. El siguiente paso fue hacer de árbitro en un partido de una liga menor. Poco a poco iba perdiendo el miedo a estar sobre una cancha de hockey. Y llegó el momento en que volvió a entrenar y a jugar con su equipo, los Old Georgians. Le han permitido usar unas gafas especiales para no dañarse más la zona ocular. Sigue acudiendo a sesiones psicológicas, así como que realiza ejercicios especiales para su ojo. Quiere llegar a un paso siguiente muy importante: poder estar en los Juegos de Tokio. Su selección le necesita, pues ha convertido 72 goles en 126 apariciones, aunque aún se duda de no ya tanto su capacidad física, sino de la psicológica. ¿Estará al 100%? ¿Jugará sin complejos ni miedos? ¿La vista, dañada, no le jugará alguna mala pasada? Lo que tiene claro Sam es que quiere cumplir su sueño de una medalla olímpica, al alcance de su selección, la británica. Y también tiene claro que no quiere volver a su antiguo puesto como vendedor de coches. El hockey es su pasión y está dispuesto a correr los riesgos que ahora le supone.

Publicado en Camino a Tokio | Etiquetado , , , | Deja un comentario

EL PRIMER RECUERDO OLÍMPICO DE LOS CAMPEONES DEL DEPORTE V

Seguimos recopilando primeros recuerdos olímpicos de los campeones olímpicos. En esta ocasión les preguntamos a varios olímpicos de distintas generaciones y países y este es el resultado que obtenemos:

El patinador canadiense Jeffrey Buttle quedó impactado por su compatriota Kurt Browning primerísima figura de su deporte con, sin embargo, mala suerte en la máxima cita deportiva: “Le recuerdo en los Juegos de 1982 y 84. Siempre fue mi ídolo desde que era pequeño. Recuerdo que no realizó sus mejores actuaciones en los Juegos y que llegó a pedir perdón a Canadá por televisión. Recuerdo que me partió el corazón”.

La judoca Miriam Blasco, se retrotae alguna edición olímpica anterior: En Seúl 88 estaba viendo todo lo que ponían: judo, atletismo, me encantaba la gimnasia…Vino mi entrenador, Sergio, y me dijo: “Miriam, yo creo que podemos preparar los Juegos y ganarlos”. Yo dije. “¡Uy, pero si los acabo de ver en la tele!”. Me decían si quería volar y yo decía que sí, que quería. En esa época sólo acababa de terminar como campeona de España, así que lo veía como un imposible”. Fueron, pues, los Juegos de Seúl 88 los que primero recuerda Blasco.

Aún más en el pasado se adentra el piragüista medallista olímpico Luis Gregorio Ramos Misioné: “Mi primer recuerdo fueron los Juegos del año 68, viendo a las transmisiones a las 3 de la mañana. Competían dos piragüistas que eran de mi club. Despierto, viéndolo en blanco y negro, como eran los televisores de la época, viendo la final y las semifinales. Por mala suerte no pasaron a las semifinales. K4. Ya me dio ilusión porque ya estaba yo remando por entonces”.

Si el recuerdo del piragüista español es bastante personal, el del atleta alemán David Storl  es más general: “Los primeros Juegos que recuerdo haber visto por televisión son lo de Sidney 2000. Seguía con mucho interés lo que hacían los deportistas alemanes”.

Nils Schumann, uno de los oros olímpicos alemanes en Sidney 2000

El jugador de balonmano José Javier Hombrados recuerda un “clásico” de esta mini sección: “Barcelona, la ceremonia de inauguración y el lanzamiento de la flecha . Ese recuerdo es imborrable. yo creo que muchos de los niños que luego hicimos deporte somos fruto de esas Olimpiadas”.

Por su parte, el atleta Martín Fiz se acuerda de otro colega suyo, de una generación anterior. Y no, no nos referimos al mítico oro de Fermín Cacho en los 1.500 de Barcelona 92 -que marcó a tantos y tantos deportistas españoles-, sino a otra medalla que podría considerarse antecedente de la misma. Ocurrió en los Juegos de Los Ángeles 84: “Final de los 1.500 donde José Manuel Abascal consiguió el bronce. Eso me marcó bastante. Me quedé hasta las tantas de la noche para verle”.

Abascal en Los Ángeles 84

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario